*

X

Sacerdote, rabino y ateo fuman marihuana juntos (VIDEO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/18/2017

¿Podría la marihuana resolver las diferencias que existen entre personas creyentes y ateas?

¿Podría la marihuana, con el estado de tranquilidad al que usualmente induce, solucionar el conflicto permanente entre personas que profesan una religión y otras que no?

En parte, dicha pregunta es la premisa que suscitó este experimento social montado por la productora Cut, que reunió a tres personas en apariencia muy distintas y hasta opuestas: un rabino, un sacerdote anglicano y un joven ateo.

El suyo, sin embargo, no fue un diálogo común, sino uno realizado bajo los efectos de la marihuana (lo cual, por otro lado, tampoco es del todo ordinario).

El encuentro es sin duda interesante, pues de algún modo deja ver que la fe religiosa no es un motivo auténtico de distanciamiento. Dicho de otro modo: dado que todos compartimos la condición humana, todos podemos encontrar un punto en común y de diálogo con el otro, incluso en medio de la diferencia.

Significativamente, hacia el final del video el rabino dice, a propósito de la marihuana:

Si te ayuda a ser una mejor persona, si te levanta y te da algo, una nueva perspectiva de la vida, entonces es algo bueno.

Cabría preguntar si eso mismo puede decirse de las religiones, del ateísmo o de cualquier otra idea con la que nos movemos por el mundo: ¿nos ayuda a ser mejores personas?

 

*Puedes ver el video subtitulado activando la función de "Traducir subtítulos" de YouTube.

 

También en Pijama Surf: 3 mujeres mayores fuman marihuana por primera vez y su experiencia es encantadora (VIDEO)

Te podría interesar:

Ley en Colombia permite trabajar bajos los efectos del alcohol y otras drogas

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/18/2017

Si beber no afecta el desempeño laboral pero en tu país está prohibido, quizá consideres trabajar en Colombia

La relación entre trabajo y consumo de sustancias como el alcohol y otras drogas es ahora impensable, por más que hasta hace algunas décadas fuera usual o al menos tolerada. Periodistas y publicistas bebían alcohol en horas de trabajo, y lo mismo podría decirse de abogados, profesores y quizá alguna otra labor que, como la medicina, podrían exigir mayor lucidez.

Nuestro tiempo, sin embargo, es un tanto más exigente a ese respecto, y escudados en la sanidad y la transparencia se exige que tanto las personas como los ambientes estén exentos de toda posible perturbación.

No obstante, en Colombia esto podría empezar a cambiar, luego de que la Corte Constitucional del país aprobó un amparo mediante el cual un trabajador podría realizar sus tareas bajo los efectos del alcohol u otras sustancias siempre y cuando su rutina y sus labores no se vean entorpecidas.

La polémica decisión deriva de un recurso de inconstitucionalidad que, en 2016, presentaron contra un artículo del Código del Trabajo del país un par de estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad Uniciencia de Bucaramanga. En ese artículo se prohibía a un individuo “presentarse al trabajo en estado de embriaguez o bajo la influencia de narcóticos o drogas enervantes”, lo cual, según los estudiantes, violaba, por un lado, el derecho a la igualdad general protegida por el Estado y, por el otro, la igualdad de oportunidades para todos los trabajadores, ambas garantías consagradas en la Constitución de Colombia.

La Corte atrajo el recurso y sentenció que, en tanto el consumo de dichas sustancias no afecte el desempeño laboral del trabajador ni ponga en riesgo a terceros, el trabajador no puede ser sancionado por el mismo.

Por supuesto la decisión de los jueces ha generado polémica, a medio camino entre la moralidad pública y la discusión legal, e igualmente pone de manifiesto una vieja discusión sobre los alcances de las adicciones y la posibilidad de que ciertas personas sean funcionales gracias al consumo de ciertas sustancias. Cuando es el caso, ¿a ellas se les debería juzgar con el mismo rasero que a todos los demás?