*

X

Científicos descubren que las telarañas son complejos instrumentos de vibraciones musicales

Ecosistemas

Por: Pijamasurf - 09/14/2016

La arquitectura es música congelada y las arañas tejen un instrumento musical para vivir en una casa de vibraciones que es una sofisticada red de información

Esto es realmente fascinante, las arañas no sólo tejen sus telarañas como instrumentos para transmitir todo tipo de información a través de las vibraciones que se emiten en las telas, sino que usan esta especie de tensión musical para ver y navegar en un oscuro mundo.

Científicos de Oxford habían revelado hace dos años que cuando se hacen vibrar las telarañas, como si fueran cuerdas de guitarra, transmiten vibraciones a un amplio rango de frecuencias, las cuales comunican información sobre presas, parejas e incluso la integridad de la estructura de la telaraña –una arquitectura sutil de vibraciones es lo que soporta su mundo–. Y esta semana se ha publicado el seguimiento a este trabajo, en el que se informa sobre el descubrimiento de que las telarañas son instrumentos minuciosamente afinados para la transmisión de vibraciones, y que el tipo de información que se transmite puede ser controlado por ajustes en la tensión y dureza de la seda de sus telas. 

El boletín de prensa de la Universidad de Oxford señala:

Las arañas que habitan en telarañas tienen una vista muy pobre y dependen casi exclusivamente en las vibraciones de sus redes para "ver" el mundo. Los patrones musicales que emergen de sus telarañas afinadas les proveen información crucial sobre el tipo de presa que han atrapado, los predadores que se acercan, así como las cualidades de sus posibles parejas. Las arañas cuidadosamente ingenian sus telarañas de un rango amplio de sedas para controlar su arquitectura, tensión y dureza, análogo a construir y afinar un instrumento musical. 

Así que en cierta forma podemos concluir que las telarañas son realmente instrumentos musicales, que las arañas viven en una casa de vibraciones y hasta probar la famosa frase atribuida a Goethe de que "la arquitectura es música congelada" o incluso aquella de Pitágoras: "hay geometría en el zumbido de las cuerdas, hay música en el espaciado de las esferas”.

Los científicos lograron hacer estas mediciones utilizando rayos láser de alto poder con los que midieron las pequeñas vibraciones que emiten las telarañas. La Dra. Beth Mortimer dijo que "las telarañas en forma de orbes [de la araña Araneus diadematus] son estructuras multifuncionales, en las que tanto la transmisión de vibraciones como la captura de la presa son importantes". Los investigadores creen que esta tecnología arácnida podría enseñarnos algo sobre lo que llaman "visión virtual".

Hace algunos años se realizaron unos experimentos en los que se dosificó a arañas con diferentes drogas, entre ellas LSD, para observar cómo esto modificaba la arquitectura de sus telarañas. Esto nos lleva a formular una pregunta quizás un poco absurda, pero que suena interesante: ¿A qué suena una telaraña construida por una araña en LSD?

 

El cielo tiene preciosos regalos para quienes dedican unos momentos a observarlo; aquí una muestra

Kagaya1

 

Con frecuencia el cielo tiene obsequios para aquellos que dedican algo de tiempo a observarlo –una práctica cada vez más rara. Esto hemos podido comprobarlo desde tiempos inmemorables, ya que estos regalos de estética celestial han sido registrados a lo largo de la historia. 

La anterior reflexión la retomamos luego del que el fotógrafo y artista digital Yutaka Kagaya tuvo la oportunidad de capturar un extraño fenómeno en el cielo, gracias no sólo a que estaba en el momento y lugar oportunos sino porque además gusta de mirar la bóveda celeste. En la imagen podemos ver nubes iridiscentes estratificadas en una especie de ondas, mientras un avión las atraviesa y se lleva consigo una brisa de ese psicodélico lienzo. 

Kagaya2

Y si quieres más dosis de nubosa psicodelia, te invitamos a ver esta galería de nubes tornasoles coloreadas por brillantes arcoíris.