*

X

La ciencia explica por qué los introvertidos son diferentes (tienen cerebros muy distintos)

Salud

Por: pijamasurf - 06/19/2016

Existen varias diferencias entre los cerebros de los introvertidos y los extrovertidos; al parecer procesan neurológicamente la realidad de manera muy distinta

Desde la relativamente arbitraria clasificación que hizo Carl Jung en la década de los 20 entre introvertidos y extrovertidos, estas dos tipologías psicológicas han polarizado al mundo. Ahora los científicos, siguiendo esta demarcación (que debemos mencionar que no es para nada absoluta o determinista, es sólo una tendencia), han encontrado características específicas que diferencian a los cerebros de los introvertidos.

Con esta tendencia de la neurociencia de todo localizarlo en cierta zona o en ciertas funciones del cerebro, reduciendo el significado y la qualia existencial a excitaciones cerebrales, se ha descubrierto que los introvertidos tienen cerebros que funcionan de manera muy distinta a los de las demás personas. Por ejemplo, en el caso de los introvertidos el circuito de la dopamina, el neurotransmisor de las recompensas, no está tan activo como en los extrovertidos, según señala Scott Barry Kaufman. Esto hace que un estímulo como un evento social le dé placer a un extrovertido y lo haga sentirse bien, mientras que el mismo puede abrumar a un introvertido. Ello se debe a que, si bien ambos tienen la misma cantidad de dopamina, el cerebro del extrovertido está más activo y lo engancha en su ciclo. 

Otro aspecto a considerarse es la acetilcolina; esto lo explica Christine Fonseca en su libro Quiet Kids: Help your introverted child succeed in an extroverted world. De acuerdo con Fonseca, los introvertidos recaen más en la actividad de dicho neurotransmisor, que genera placer pero de una forma más interna y provee la habilidad para enfocarse en una tarea individual por períodos más largos. Esto es más sencillo en ambientes tranquilos; es por ello que los introvertidos intentan limitar los estímulos externos. Al recibir su bienestar del mundo interno, se busca anular el mundo externo.  

En este atlas de diferencias neurológicas se incluye la posibilidad de que los introvertidos funcionan más o mejor en la actividad del sistema nervioso parasimpático, el cual se opone al sistema simpático, que está relacionado con la respuesta "huir o pelear". Esto es altamente hipotético, pero se cree que los aspectos de relajación ligados a la acetilcolina y el sistema parasimpático son más cómodos para los introvertidos, quienes, si bien reaccionan también con el sistema simpático cuando son estimulados fuertemente, no logran moverse con naturalidad en estas reacciones más vehementes.

Otros estudios han descubierto que los introvertidos tienen más densidad de materia gris en el neurocórtex prefrontal, un área ligada al pensamiento abstracto y a la toma de decisiones. Esto sugeriría que los introvertidos están mejor equipados para dedicarse a la reflexión y los extrovertidos a la acción y a vivir en el presente.  

Por último, se cree que la información producida por estímulos externos viaja por vías neurales más largas en el cerebro en el caso de los introvertidos, quienes reaccionan menos o más tarde. Esta vía neural incluye el cerebro insular frontal derecho, el área de Broca, el lóbulo derecho e izquierdo y el hipocampo izquierdo. 

 

(Con información de Lifehack)

¿Quieres aprender a detectar tus procesos mentales inconscientes? Aprende a meditar

Salud

Por: pijamasurf - 06/19/2016

Libérate de la tiranía del inconsciente aprendiendo a meditar

El psicólogo Carl Jung consideraba que una de las claves en el proceso de individuación --el "Santo Grial" de su psicología-- era hacer conscientes aspectos de la mente inconsciente que determinan nuestra conducta de manera permanente por definición, sin que podamos percibirlo. Para ello Jung desarrolló diversas técnicas, incluyendo el uso de mandalas; un método probado por la religión y ahora por la ciencia es la meditación.

Un famoso estudio sobre el libre albedrío realizado en 1983 por el neurocientífico Benjamin Libet pidió a varios voluntarios que apretaran un botón en el momento en el que ellos así lo quisieran, mientras miraban un reloj especial que les permitía observar el tiempo con mucha precisión. Comúnmente la personas pensaban que estaban decidiendo apretar el botón 200 milisegundos antes de que sus manos se movieran --sin embargo, los electrodos revelaron que la actividad en el cerebro que controla el movimiento ocurre 350 milisegundos antes de que se tome una decisión, lo cual sugiere que nuestra mente inconsciente es la que lleva el mando y "decide" cuándo apretar el botón. 

Una nueva versión del experimento probó algo similar con un grupo de 57 voluntarios, 11 de los cuales practicaban meditación. El experimento notó que  los meditadores manifestaron un lapso de tiempo mayor entre cuando sentían que decidían mover las manos y el momento en el que se movían físicamente --esto fue 149 milisegundos contra 68 milisegundos en las demás personas. 

Lo anterior apunta a que los meditadores son capaces de percibir la actividad inconsciente de su cerebro antes que la mayoría de la gente. Según comenta la revista New Scientist, esto fue predicho por el académico budista Georges Dreyfus y afirma la noción de que la meditación permite ser más consciente de los procesos corporales internos. Esto último es de hecho uno de los aspectos esenciales que enseñó Buda y que actualmente se conoce como "mindfulness", el estado de observación del presente, de la respiración, del aquí y el ahora. 

 

En Pijama Surf:

Cómo meditar (una sencilla guía para principiantes)

Guía práctica para aclarar la mente durante la meditación