*

X
No es muy descabellado imaginar un futuro relativamente cercano en el que los hospitales ofrezcan a los pacientes terminales hongos mágicos, LSD o ayahuasca, y no sólo morfina y otros analgésicos

En lo que parece ya el principio de una "revolución de la medicina psicodélica", después de décadas de tabú y prohibición en el estudio médicos de los psicodélicos, buena parte de la investigación que se está haciendo es con pacientes terminales y personas que sufren de trastornos postraumáticos. Una de las virtudes principales que la medicina moderna está reconociendo en estas medicinas psicodélicas es su capacidad de ayudarnos a lidiar con las enfermedades, aceptarlas e incluso relajarse en ellas.

El primer caso de éxito de esta nueva etapa de la medicina psicodélica fue el realizado por Roland Griffiths en la Universidad Johns Hopkins, administrando psilocibina a pacientes terminales. Griffiths cree que si la psilocibina ha demostrado ayudar a las personas que están muriendo, esto significa que debería hacerse disponible, técnicamente, para todos. (Si bien en esta disponibilidad existe una paradoja: "Todos somos terminales. Todos estamos tratando con la muerte. Esto será demasiado valioso para limitarlo sólo a las personas enfermas", dice Griffiths).

Otro estudio importante, fondeado por la Multidisciplinary Association for Psychedelic Studies (MAPS) y realizado por Peter Gasser, administró LSD y brindó sesiones terapéuticas a 12 personas seriamente enfermas, a las cuales siguió entre 2007 y 2012. Los resultados fueron altamente positivos, con una tendencia general a eliminar la ansiedad producida por la cercanía de la muerte. Uno de los participantes explicó: "Mi experiencia con LSD me regresó muchas de las emociones que había perdido, muchas epifanías psicológicas, y momentos sin tiempo en los que el universo ya no parecía una trampa, sino como una revelación de belleza absoluta".

Un caso muy ilustrativo es el de Mara Howell, una mujer de 33 años que murió de cáncer pero que en su etapa terminal logró realizar un importante cambio de conciencia, según su madre, quien se ha convertido en activista a favor de la terapia psicodélica. Mara empezó a tomar MDMA y LSD antes de morir y logró cambiar el foco de su atención a la belleza del mundo e influir positivamente en sus relaciones, mientras que el proceso antes de esto había sido sumamente doloroso y traumático. La enfermera que brindó estas sustancias a Mara se inspiró en los últimos días de Aldous Huxley, el escritor británico, quien tomó LSD durante su muerte y que utilizó esta sustancia para ayudarle a lidiar con la enfermedad pero también para exaltar la experiencia consciente de la muerte. 

Existen dos razones importantes que merecen resaltarse aquí sobre por qué los psicodélicos pueden funcionar para asistir en el período preliminar a la muerte. Una es que pueden considerarse como pequeños ensayos relativamente controlados para una psiconáutica de la muerte, es decir, para que la mente se entrene en la disolución de su personalidad o en la trascendencia de la  identificación egóica. No es casualidad que el libro que creó un protocolo para las experiencias psicodélicas en un principio, The Psychedelic Experience, escrito por tres profesores de Harvard en 1964 (entre ellos Tim Leary), fue modelado justamente a partir del Libro tibetano de la muerte. Leary y sus colegas eran conscientes de que la experiencia psicodélica, como un pequeño viaje al inframundo de la mente con su posterior resurgimiento, con su acceso a gran cantidad de información inconsciente y con la disolución de las barreras de la personalidad, emulaba en muchos sentidos a la muerte. El potencial sanador de los psicodélicos estaba fundamentalmente en hacer que las personas tuvieran una simulación de la muerte y, gracias al conocimiento de la muerte, encontrarán vitalidad. 

La otra razón, que en parte contradice a la primera, es que los médicos modernos podrían estarse volviendo muy diestros en producir experiencias místicas o espirituales dentro del laboratorio (incluso tienen ya una playlist para producir experiencias religiosas bajo la psilocibina). La ciencia y el confort de la medicina moderna pueden de alguna manera asegurarse, con la ayuda de las plantas psicodélicas, de que las personas tengan experiencias mayormente placenteras y enriquecedoras. Digo que esto puede contradecir el primer punto puesto que lo anterior podría en algunos casos llevar a que las experiencias de encuentro con lo más sombrío de la personalidad, los demonios y las muertes simbólicas de los psicodélicos --o los también llamados malviajes-- y los aspectos más insondables e impredecibles de los psicodélicos sean eliminados y sanitizados bajo el control médico. Probablemente esto quitaría también cierto poder medicinal a los psicodélicos, cuya agencia siempre es relativa a lo que Leary llamó el set and setting, el entorno y el programa y la intención que se infunda a la experiencia. 

*          *          *

El uso de los psicodélicos para morir mejor es una cuestión que probablemente sea más discutida y aceptada en los próximos años, pero no sólo porque hay una mentalidad más progresiva, a la luz de la evidencia de que las plantas psicodélicas y sus derivados farmacológicos tienen usos medicinales, sino también porque ante una sociedad cada vez más secular y alejada de las experiencias religiosas y del soporte de una filosofía mística, la muerte suele presentarse de manera traumática en tanto que no logramos codificarla dentro de un plano de significado. Si la muerte no significa nada, entones es imposible entenderla o aceptarla y entonces es común resistirse a ella; es la resistencia lo que genera sufrimiento, el aferrarse ciegamente a la vida, sin comprender su naturaleza cíclica e impermanente, sin fe en la supervivencia de la conciencia o al menos en el rol que jugamos dentro del gran esquema cósmico. En este desierto de significado ante la muerte que suele ser la condición en la que se mueve la sociedad secular, los psicodélicos son una herramienta que permite encontrar sentido, reencantarse con la vida-muerte como proceso o simplemente aflojar al final, entrando en un estado de paz con lo que somos.

Es muy probable que los psicodélicos emerjan como drogas específicas para una terapéutica de la muerte. ¿Acaso no era esta la función de la vida filosófica, a la cual Sócrates definió esencialmente como un entrenamiento para la muerte? ¿Y no era esta también la función que cumplía la religión... los psicodélicos serán ahora el nuevo sacramento de la extremaunción? Sin el conocimiento de los aspectos universales y soteriológicos de la religión y la práctica de una vida filosófica --la filosofía que se convierte en una forma de vivir-- es predecible que recurramos a ciertas drogas, más ligadas a este tipo de experiencias, como recursos para adentrarnos en el misterio. 

 

Twitter del autor: @alepholo

Si tienes un teléfono inteligente no sólo podrías estarlo usando para distraerte, también podría ayudarte a desarrollar tu cognición y tu inteligencia emocional

La popularización de los teléfonos inteligentes ha hecho que casi todos tengamos uno; aquellos tiempos en los que el teléfono sólo servía para contestar y hacer llamadas han quedado atrás y ahora estos dispositivos son minicomputadoras muy portátiles que nos acompañan durante el día. Esto puede ser una espada de doble filo pues en ocasiones puede llevarnos a pasar mucho de nuestro tiempo absortos frente a la pantalla o puede ocurrir que contestar mensajes constantemente nos distraiga del trabajo que deberíamos estar realizando, lo cual puede afectar nuestra productividad. Por otro lado, estos gadgets también nos dan acceso a una serie de herramientas o aplicaciones que pueden ayudarnos a fortalecer nuestra mente, memoria y hasta a mejorar nuestra inteligencia emocional. Si quieres hacer algo más con tus recursos que contestar mensajes o mandar emoticones y desarrollar tu verdadero potencial, estas son algunas de las aplicaciones que podrían ayudarte.

1. Headspace 

La meditación ha probado ser útil para combatir la ansiedad, la depresión y mejorar nuestro sistema inmunológico y la calidad de nuestras relaciones. Además, hay investigaciones que sugieren que puede modificar las redes neuronales y potencializar la cognición. Practicar meditación con frecuencia está relacionado con una mejor concentración, memoria y serenidad. Esta aplicación tiene gráficos muy bien logrados e incluye animaciones sobre los aspectos básicos involucrados en el proceso de meditación que hacen accesible esta práctica a todo tipo de personas. Asimismo cuenta con diferentes programas que pueden ir desde el más básico y gratuito, que consiste en meditar 10 minutos durante 10 días, hasta meditaciones guiadas de mayor longitud y profundidad. También incluye programas para trabajar con la creatividad y las relaciones y una sección de SOS para los momentos más difíciles.

2. Duolingo

Si alguna vez has soñado con dominar más de un idioma o convertirte en un hábil políglota esta aplicación puede ayudarte, pues combina ejercicos de escucha, escritura, conversación y lectura con el propósito de proveer el mayor progreso posible en en el menor tiempo al usuario. Usando Duolingo puedes aprender hasta 13 idiomas, lo cual puede manifestarse en beneficios para tu cognición pues ser multilingüe puede incrementar tu capacidad en este sentido, además de prevenir el declive de las facultades mentales conforme se avanza en edad.

3. Today in History

Como su nombre lo indica, esta aplicación te informa de los eventos que acontecieron cada día en la historia. Esto puede darte un panorama de los nacimientos, muertes y eventos que han moldeado la historia humana. A la par, esta aplicación está relacionada con Wikipedia, de tal manera que si algún tema te resulta particularmente interesante puedes usar esto para informarte con mayor profundidad.

4. Fit Brains Trainer

Este programa fue diseñado por Rosetta Stone con el propósito de estimular y desarrollar la inteligencia o el coeficiente emocional del usuario, así como su coeficiente intelectual. Incluye 50 juegos distintos y más de 500 sesiones para ejercitar tu memoria, agilidad mental, concentración, resolución de problemas, lenguaje e inteligencia espacial.

5. Daily Brain

Expande tu conocimiento y aprende algo nuevo cada día con esta aplicación que contiene una colección sumamente amplia de todo tipo de datos, muchos de ellos poco conocidos o simplemente raros, que pueden expandir tus horizontes.

6. Daily Art

Una de las facultades más distintivas y quizá envidiadas de aquellos bien educados y con una cultura amplia es que frecuentemente gozan de un conocimiento profundo del arte. Esta aplicación te puede mostrar un trabajo de arte cada día y complementarlo con una breve lección de historia del arte. Los usuarios de Daily Art podrán beneficiarse de una dosis diaria de arte, ya que mirar estos objetos parece incrementar el flujo sanguíneo en las partes del cerebro que procesan el placer.

7. Khan Academy

Esta aplicación pone a tu alcance miles de videos y artículos de un amplio espectro de temas que pueden ir de álgebra a música, economía o historia. El proceso de aprendizaje puede mejorar la memoria, reconfigurar las conexiones en el cerebro y aumentar la inteligencia verbal.