*

X

Panama Papers: ¿quiénes son los nombres involucrados en el pantano financiero? (aquí una lista)

Por: pijamasurf - 04/03/2016

Investigación periodística de dimensiones históricas pone al descubierto una turbia red mundial de fortunas ocultas por medio de la firma panameña Mossack Fonseca

Los resultados de uno de los más completos y complejos proyectos de periodismo de investigación en la historia han comenzado recientemente a filtrarse. Denominada Panama Papers, esta investigación documenta una monumental red de corrupción mundial que involucra a decenas de figuras políticas, financieras y celebridades, y que presume una gran relevancia política, financiera y fiscal. 

Más de 370 periodistas del mundo, pertenecientes a medios de 78 países, laboraron durante 1 año en el análisis e investigación de 11.5 millones de documentos de una firma de abogados en Panamá, país que junto con muchas otras naciones caribeñas funge como paraíso fiscal para miles de acaudalados personajes. Los documentos llegaron anónimamente a manos del diario alemán Süddeutsche Zeitung, quien los compartió con el Consorcio Mundial de Periodismo de Investigación y así comenzaron las labores de investigación. 

Independientemente de que no es considerado como un crimen valerse de paraísos fiscales, lo cierto es que este modelo es particularmente útil para esconder grandes riquezas, por lo que es uno de los recursos predilectos del crimen organizado y para el lavado de dinero, así como popular destino de fortunas mal habidas asociadas a fraudes, actos de corrupción, evasión fiscal, etc. Sobra decir que estas últimas actividades sí están tipificadas como criminales. 

Al destapar la cloaca, la fetidez resultó el perfume de elección de por lo menos 12 mandatarios, así como conocidos empresarios, funcionarios y deportistas, entre otros. A continuación de presentamos una lista con los nombres de algunos de los clientes y personas relacionadas a la firma Mossack Fonseca, por cierto la cuarta más grande prestadora de servicios financieros offshore en el mundo. El listado total se irá revelando gradualmente a lo largo del mes de abril y principios de mayo.

 

MANDATARIOS

Vladimir Putin (Rusia) / Actual presidente de Rusia y uno de los clientes protagónicos de la firma panameña, con más de 2 mil millones de dólares asociados a él

Sigmundur David Gunnlaugsson (Islandia) / Primer ministro 

Mauricio Macri (Argentina) / Presidente 

Rey Salman bin Abdulaziz (Arabia Saudita)

Califa bin Zayed Al Nahayan (Emiratos Árabes Unidos)

Petro Poroshenko (Ucrania) / Presidente

Bidzina Ivanishvili  (Georgia) / Primer ministro  

Ayad Allawi (Irak) / Primer ministro 

Ali Abu al-Ragheb  (Jordania) / Primer ministro 

Hamad bin Khalifa Al Thani (Qatar)

Ahmad Ali al-Mirghani (Sudán) / Presidente

Pavlo Lazarenko  (Ucrania) / Primer ministro

 

MÉXICO

Alfonso de Angoitia / Vicepresidente ejecutivo de Televisa

Ricardo Salinas Pliego / Empresario

Juan Armando Hinojosa / Empresario ligado al escándalo de la "Casa Blanca", relacionado al presidente Peña Nieto

Edith González / Actriz, quien tiene un hijo con el ex Secretario de Gobernación, Santiago Creel

Miguel Alemán Valdés / Empresario y ex gobernador de Veracruz

Guillermo Cañedo White / Empresario y ex ejecutivo de Televisa

José Antonio Pérez Simón / Empresario ligado al grupo de Carlos Slim

Óscar Fernando Trujano Sandoval / Empleado del Servicio de Administración Tributaria (SAT)

Martín Díaz Álvarez / Empresario y sobrino de Francisco Gil Díaz, ex Secretario de Hacienda 

Ramiro García Cantú / Contratista de Pemex

* Carlos Hank Rhon / Empresario que intentó hacer tratos con Mossack Fonseca, pero su petición fue negada ante la mala reputación de la familia (lo cual es en sí caricaturesco)

* Emilio Lozoya Austin / Ex director de Pemex, quién también trato de establecer nexos con la firma.  

 

DEPORTES

Michel Platini / Ex presidente de la UEFA

Jérome Valcke / Ejecutivo de la FIFA

Hugo y Mariano Jinkis / Empresarios argentinos involucrados en escándalos de corrupción con la FIFA)

Juan Pedro Damiani  / Miembro del comité de ética de la FIFA

Eugenio Figueredo / Ex vicepresidente de la FIFA

Lionel Messi (Argentina) / Futbolista del Barcelona

 

REINO UNIDO

3 miembros del parlamento británico: 

Michael Ashcroft

Michael Mates 

Pamela Sharples

 

ESPAÑA

Pedro Almodóvar / Reconocido director de cine

Pilar de Borbón / Hermana del rey Juan Carlos 

Te podría interesar:

4 errores que tu cerebro comete todo el tiempo (y cómo hackearlos a tu favor)

Por: pijamasurf - 04/03/2016

Nuestra mente incurre en todas estas formas de ver la realidad no porque algo ande mal con nosotros, sino para protegernos: los prejuicios, los errores de cálculo y la falta de empatía buscar proteger al organismo de un medio cambiante. Entérate de cómo funcionan

Desde una perspectiva psicológica y de conducta, la ignorancia puede explicarse como el resultado de una serie de operaciones cognitivas encargadas de ignorar literalmente ciertos estímulos del entorno, de manera que la percepción no se inunde y tu capacidad de respuesta sea más efectiva. De hecho, todo lo que vemos, pensamos o percibimos tiene un ligero retraso (algunos dicen que hasta de 15 segundos), pues somos capaces de registrar una cantidad inimaginable de estímulos que, sin embargo, no necesitamos. Además, la ignorancia te protege de las creencias distintas a las tuyas, y si la mente opera bajo la premisa de que es necesario sobrevivir, todo lo que atente contra la lógica de un mundo terminado y predecible (y por lo tanto, seguro para el organismo) debe ser tratado como una potencial amenaza. 

La evolución ha programado nuestra mente para responder a distintos tipos de preferencias, inclinaciones, prejuicios, sesgos, tendencias, polarizaciones y predisposiciones de los que no somos enteramente conscientes y de los que de hecho no podríamos ser conscientes o seríamos completamente disfuncionales en la vida cotidiana: la mente, la conciencia o como queramos llamar a nuestro sistema operativo primario está protegiéndonos todo el tiempo de oleadas inimaginables de información inútil, haciendo que nos concentremos en el aquí y el ahora, y llevándonos por una serie de errores que podemos aprender a identificar para desarrollar compasión por nosotros y por los demás. Sean Sergio categoriza estos errores en cuatro grandes patrones:

 

1) Sesgo de confirmación

Los seres humanos necesitamos tener la razón. En ocasiones esta búsqueda de la razón y la verdad puede alentar a filósofos y políticos a discutir desde diferentes puntos de vista, pero en la vida cotidiana se trata de la necesidad imperiosa de tener la razón en cualquier pequeño conflicto: ¿la luz del semáforo estaba en verde o en rojo? ¿Fue gol o no fue gol? Y a pesar de que muchas de estas dudas podrían ser resueltas con un poco de objetividad, el error de confirmación consiste precisamente en encontrar ejemplos que nos dan la razón por todas partes, sin darnos cuenta de lo irracionales que parecemos. Y es que desde el punto de vista del organismo individual (tú, en este caso), la verdad siempre está de tu lado, porque la verdad del otro se asume como una ficción, una deferencia, o incluso una imposición. ¿No podríamos tener la razón ambos, o todos? Difícilmente: este error se reconoce fácilmente cuando escuchamos que alguien llama a otro "mente cerrada", que a su vez tiene la mente cerrada para el otro, y así al infinito.

 

2) Falacia del costo hundido

Este es el error que te hace justificar tonterías (o errores) del presente con decisiones malas del pasado. Podemos remontarnos tan atrás como sea necesario: ¿tus padres no te quisieron/te quisieron demasiado? ¿No tuviste amigos/tuviste demasiados amigos? No importa, podemos echarle la culpa al pasado, porque éste (lógicamente) es la razón del presente. El problema ocurre cuando utilizamos estas decisiones del pasado para justificar por qué seguimos en relaciones tóxicas o que no van a ninguna parte, o por qué permanecemos en trabajos donde no nos sentimos apreciados o que simplemente no nos gustan. Afortunadamente, las decisiones del pasado también son revocables (hasta cierto punto), o en todo caso no deben servir para justificar la miseria del presente. Volveremos sobre el asunto del huidizo presente un poco más adelante.

 

3) Error de atribución fundamental

Nuestra mente trabaja más rápido de lo que somos capaces de reconocer: cuando alguien nos platica algo, nuestro cerebro ya está haciendo reducciones y generalizaciones que permanecen en un nivel preconsciente, listas para ser activadas en el transcurso de la conversación, o incluso años después. Una generalización o un prejuicio funciona también como un concepto: una etiqueta que nos ayuda a clasificar el maremágnum de cosas que pasan a nuestro alrededor; sin embargo, una etiqueta siempre puede ser parcial, o incluso estar equivocada, convirtiéndose en un prejuicio o error de atribución. El trabajo del cerebro es categorizar todo (rápido y mal) para darnos información suficiente para tomar decisiones y sobrevivir; el problema viene cuando el cerebro aprende a simplificar demasiado. Pasa así con algunas respuestas infantiles a problemas: es claro que si todos dejamos de utilizar hidrocarburos la contaminación se reducirá, pero las cosas no son tan sencillas.

 

4) Heurística de la disponibilidad

Si pudiéramos tener toda la información necesaria para tomar las mejores decisiones, probablemente las tomaríamos --el problema es que casi nunca podemos recabar toda la "información necesaria" y tenemos que actuar sobre la marcha. Diseñados como estamos para responder al aquí y el ahora, nos perdemos en las contingencias y en los problemas del momento sin pensar (ahora sí) en las determinantes históricas. El pasado es un buen punto de referencia si somos capaces de recordar y tener en mente los aprendizajes que adquirimos antes --pero en una situación emocional o estresante es fácil responder desde la víscera y lo contingente. Después de todo, el pasado no está aquí (¿o sí?). En muchos sentidos, nuestro cerebro sigue respondiendo como el de un animal salvaje, con base en amenazas y negociaciones del lugar que ocupamos en la cadena alimenticia: colocarnos en el presente está muy bien para disfrutar del aquí y el ahora, pero en ocasiones conviene recordar que los problemas que nos acosan con urgencia presente ya se nos habían presentado antes en otras formas.

 

¿Te identificas con los sesgos aquí presentados? ¿Puedes identificar otros ejemplos y casos interesantes? Queremos leerlos en los comentarios.