*

X

Imágenes de parejas aburridas en una época anterior al smartphone (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 04/04/2016

Esta serie fotográfica de Martin Parr muestra que antes, cuando no existían los teléfonos portátiles, las personas no hacían otra cosa más que vivir su aburrimiento, sin analgésicos, estoicamente

Vivir juntos en el mundo significa en esencia que un mundo de cosas está entre quienes lo tienen en común, al igual que la mesa está localizada entre los que se sientan alrededor; el mundo, como todo lo que está en medio, une y separa a los hombres al mismo tiempo.

Hanna Arendt, La condición humana

Entre los varios usos que tiene actualmente el smartphone (un objeto ya más o menos imprescindible de la vida cotidiana) se encuentra uno que en términos metafóricos podríamos definir como “vía de escape”, una especie de puerta lateral siempre a la mano y disponible para esos momentos en que parece que no tenemos nada qué hacer. Estamos a la espera del transporte público en la calle, o sentados en un lugar porque nos citamos con una persona, quizá incluso cuando descansamos por la tarde o la noche después del trabajo: en esos “tiempos muertos” se ha vuelto un acto reflejo, instintivo, llevar la mano a la bolsa del pantalón para sacar nuestro teléfono, desbloquearlo y sólo por llenar el vacío del instante, revisar nuestras alguna de nuestras redes sociales, quizá jugar algo, ver las fotografías que hemos tomado, etcétera.

Esta situación no ocurre únicamente en soledad. Aunque parezca sorpresivo, incluso cuando nos encontramos en compañía de alguien es posible hacer eso: abandonar el contacto cara a cara y, a cambio, centrar nuestra atención en la pantalla de nuestro gadget. Ahora es más o menos habitual ver que en una reunión de amigos, en una fiesta o en una comida familiar llega el momento en que uno de los asistentes comienza a manipular su teléfono y, como por encanto, este gesto se esparce, otros se contagian y de pronto, en un momento, eso que era convivencia mutua se transforma en aislamiento e individualidad.

¿Por qué pasa esto? Una respuesta posible la encontramos no en documento contemporáneo sino en una serie fotográfica de principios de los 90: L'Ennui a' Deux = Bored Couples, del británico Martin Parr.

Como su título indica, el tema de esta serie es el aburrimiento en una manifestación muy particular: cuando ocurre en pareja. En los retratos de Parr –que conformaron una exposición en la Galerie Du Jour/Agnes B de París en 1993– se observa a dos personas, presumiblemente unidas por un vínculo afectuoso pero que, a pesar de esto, parecen experimentar una aguda sensación de tedio y hastío por estar ahí. Sin embargo, a diferencia de lo que quizá se vería si esos retratos se tomaran actualmente, los protagonistas de esas imágenes no pueden hacer otra cosa más que soportar la situación, se diría que estoicamente, pues no tienen nada con qué disimularla, hacer como que no pasa; por el contrario, muestran su aburrimiento tal y como es para sí mismos y también para su pareja.

Y esa, quizá, es la diferencia entre aquella época en que no existían los smartphones y la nuestra. Entre otros efectos, es más o menos claro que la tecnología portátil llegó a nuestras manos para distraernos, esto es, para sacarnos de nuestro presente, de la realidad que experimentamos subjetivamente –incluso de esa realidad amorosa que, al menos en teoría, debería ser capaz de mantenernos atentos, estimulados, volcados en el placer que surge cuando estamos con otro.

También en Pijama Surf: ¿Mejor solo que mal acompañado? Las virtudes (y desventajas) de la soltería y la vida en pareja (VIDEO)

Esta es seguramente una de las más bellas definiciones de lo que es el arte (cortesía de Kandinsky)

Arte

Por: pijamasurf - 04/04/2016

Kandinsky sobre la función espiritual del arte

Mucho se ha dicho sobre qué es el arte, desde si imita a la naturaleza (o viceversa) hasta si tiene una utilidad o está exento de toda preocupación mundada, incluso moral (como quería Oscar Wilde en su delirio dandy). Actualmente el arte, en su aspecto popular y masivo, parece ser un esclavo del mercado. Quizás ello merece que recordemos la genial definición que hizo el pintor Wassily Kandinsky sobre el arte. En su libro Sobre lo espiritual en el arte, Kandinsky escribe: 

En el gran arte, el espectador siente un gozo correspondiente en sí mismo. Tal armonía o contraste de emoción no puede ser superficial o insignificante; de hecho la tonalidad [Stimmung] de una imagen puede profundizar o purificar aquella del espectador. Esas obras de arte por lo menos preservan el alma de lo burdo; la aclimatan, por así decirlo, para elevarse a una cierta altura, como las claves de entonación a las cuerdas de un instrumento...

Cada imagen encierra la totalidad de la vida, toda una vida de miedos, dudas, esperanzas y alegrías. ¿Hacia dónde se mueve está vida entera? ¿Cuál es el mensaje de un artista competente?... Armonizar con el todo es la tarea del arte. 

Kandinsky agrega que el artista es como alguien que está en la parte superior de una pirámide y ofrece "alimento espiritual" a aquellos que están "en el segmento inmediatamente inferior y que mañana extenderán sus manos entusiastas". Y concluye que "cada hombre que se llena de las posibilidades espirituales de su arte es un valioso ayudante en la construcción de la pirámide espiritual que algún día llegará al cielo".

Para rematar, la definición del compatriota de Kandinsky, el cineasta y poeta Andrei Tarkovsky: "A través de la imagen se sostiene una conciencia de lo infinito: de lo eterno dentro de lo finito; de lo espiritual dentro de lo material, se da forma a lo ilimitado". Entre estas dos definiciones nos podemos acercar al más sublime entendimiento de la naturaleza del arte.