*

X

TRANSMISIÓN EN VIVO: ve completo el eclipse total de sol del 8 de marzo

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/07/2016

Sigue la transmisión en vivo en Internet del eclipse solar completo de este 8 y 9 de marzo de 2016

El eclipse total de sol de este próximo 8 de mayo de 2016 será sin duda uno de los más importantes acontecimiento astronómicos del año. Sin embargo, pocos son los que en esta ocasión podrán disfrutarlo ya que sólo será visible en ciertas regiones de la India, China, Australia y el sur de Asia. De hecho, la totalidad de la coyuntura solar-lunar sólo podrá observarse desde Sumatra, Borneo, Sulawesi y algunos pocos puntos del océano Pacífico.

Por lo anterior cobra aún más valor la posibilidad de presenciar este eclipse total de sol en una transmisión. Y es que si bien, como ocurre con cualquier otro espectáculo de la naturaleza, lo ideal sería vivirlo en persona, la relevancia y estética de este fenómeno bien vale la pena seguirlas aunque sea a través de nuestra cotidiana pantalla. 

El eclipse comenzará en su primera etapa (fase penumbral o P1) a las 23:19UTC del 8 de marzo,  mientras que el eclipse total se registrará  a las 01:59UTC del día 9 de marzo (19:59 horas en la Ciudad de México); el Sol estará completamente oculto durante 4 minutos y 9 segundos.

* Estos horarios son UT o UTC. Para consultar la hora específica en tu país sólo revisa esta tabla de husos horarios y con un simple cálculo de suma o resta sabrás a qué hora será visible desde tu zona geográfica (p. ej., si vives en Chile, en la Isla de Pascua, en la tabla dice que el huso horario de este lugar es UTC -6:00, por lo que si el eclipse total es a las 21:02:42, significa que estará ocurriendo a esa hora menos 6, es decir a las 17:02:42...).

 

Conoce por qué ocurren los eclipses y las interpretaciones astrológicas del eclipse del 8 y 9 de marzo

Asiste a un choque de titanes en la lucha libre vudú de Senegal (FOTOS)

Por: pijamasurf - 03/07/2016

En África la lucha libre es uno más de los umbrales entre el mundo de los mortales y el de lo divino, pero el mortal que pueda inclinar a su favor la balanza puede llevarse entre 10 mil y 300 mil dólares por combate

(Todas las imágenes: ©Christian Bobst/The Guardian)

En la costa atlántica de África, en la ciudad de Dakar, Senegal, tiene lugar un tipo de competencia/deporte/arte marcial que conjuga la fuerza y habilidad física de los luchadores con un sentido ritual. Observar el ensayo fotográfico de Christian Bobst publicado en The Guardian nos hace preguntarnos qué sentiríamos si en México o en la liga estadounidense un luchador se bañara con leche y ofreciera una ofrenda a una deidad del panteón vudú. La multitud de estos eventos alcanza el rango de lo masivo para los estándares locales, y los apostadores están a la orden del día.

2000 (2)

Y es que los gris gris rescatan algo sobre las artes marciales y el combate de competencia que los griegos tenían muy claro: los cantos que los poetas componían en honor de los vencedores en las olimpiadas los comparaban con Hércules en fuerza y con leones en ferocidad. Existe algo muy primordial en el hecho de que el combate en Senegal siga teniendo una vinculación tan inmediata con lo religioso, pues nos permite tomar perspectiva respecto al combate como espectáculo (sin descrédito alguno de este sano y brutal entretenimiento) donde los luchadores se relacionan de otra forma con las mitologías locales y con el consumo.

2000 (1)

1000

1000 (6)

1000 (5)

Pero haríamos mal en ver a los gris gris como una curiosidad exotista más (el llamado "occidente" no es mucho menos violento en cuanto a deportivizar la guerra): este es el deporte nacional (y no sólo de Senegal, también del Congo) y un buen luchador obtiene algo más que un guiño de las divinidades cuando alcanza la victoria: la carrera de luchador no es larga, pero el vencedor será respetado siempre, e incluso puede aspirar a abrir un gimnasio y enseñar a otros luchadores. Y eso puede hacer la diferencia para muchos jóvenes en un país con oportunidades limitadas por la geografía y la tensión política. 

 

(Visita la galería completa en The Guardian)