*

X
Estudio de tiempo a escala cuántica llega a una conclusión asombrosamente parecida a la idea platónica de que el tiempo es sólo la proyección de la eternidad, como si fuera una película

La física se acerca a la noción de que sólo existen realmente los momentos y no la continuidad del flujo temporal que viaja del pasado hacia el futuro. Un nuevo estudio sugiere que el tiempo se comporta como un cristal, es decir el tiempo puede verse como una emisión discreta que surge en el espacio y no como una onda continua.

Según publicó un equipo multinacional en el European Physical Journal, la escala mínima del tiempo, también conocida como tiempo Planck debe de ser más grande de lo que se piensa, lo cual permite que se hagan pruebas: esto es una unidad de intervalo de tiempo de 10 a la 17 segundos, lo cual definiría la duración real de los cristales de tiempo. El equipo observó esto midiendo el ritmo de emisión espontánea de átomos de hidrógeno.

Esto significaría que el tiempo es discreto y consta de segmentos regulares que se repiten. Mir Faizal, uno de los autores del estudio, dice:

El universo físico es realmente como una película o una imagen en movimiento, en la que la serie de cuadros fijos que se muestran en una pantalla crean la ilusión de imágenes en movimiento. Esto significa que, entonces, nuestra precipitación consciente de la realidad física basada en la moción continua se vuelve una ilusión producida por una discreta estructura matemática subyacente.

Lo anterior recuerda la famosa frase de Einstein: "La distinción entre el pasado, el presente y el futuro es sólo una persistente ilusión”. Pero lo realmente asombroso es su similitud a la filosofía pitagórica que expone Platón en el Timeo:

Pero dado que la naturaleza del mundo ideal es eterna y esta cualidad no se le puede otorgar completamente a lo generado, procuró realizar una cierta imagen móvil de la eternidad y, al ordenar el cielo, hizo de la eternidad que permanece siempre en un punto una imagen eterna que marchaba según el número, eso que llamamos tiempo. 

Platón nos dice que el tiempo es la imagen móvil de la eternidad; de conocer el cine, seguramente habría utilizado la metáfora de la proyección de una película, de la misma manera que Faizal señala que los "cristales" de tiempo son una especie de fotogramas que crean la ilusión del movimiento. De igual manera que los físicos modernos, Platón también explicaba que el tiempo (esa ilusión de continuidad) es el resultado de una estructura matemática subyacente: "el tiempo imita la eternidad y gira según el número", se dice en el Timeo. La diferencia fundamentalmente es que Platón también explicaba el origen de esta estructura matemática que para la física moderna es una extraña propiedad en el universo, difícil de explicar sin recurrir a una inteligencia trascendente. El tiempo y el número son para Platón reflejos de los arquetipos eternos que existen en la mente de Dios. De la misma manera que para los platónicos el cuerpo es sólo una cristalización del alma (una prisión momentánea), así el tiempo parece ser una cristalización efímera de la eternidad.

 

Twitter del autor: @alepholo

La Tierra es la fusión de dos planetas, según nueva investigación

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/10/2016

Conoce a Theia, el planeta del cual también estamos hechos (y también la Luna)

Un equipo de científicos de UCLA ha determinado que nuestro planeta es el resultado de una colisión con otro planeta, a partir de la cual se produjo una integración de diferentes cuerpos planetarios. 

Investigando cómo se formó la Luna, estudiando rocas de las misiones Apolo en conjunto con rocas del manto terrestre, astrónomos hallaron evidencia de que el impacto fue producido después de que un pequeño planeta chocara con la Tierra hace 4.5 mil millones de años. La enorme fuerza de este choque cósmico hizo que este pequeño planeta, llamado "Theia", acabara fusionándose tanto con la Luna como con la Tierra.

La idea anterior era que, al chocar con la Tierra, Theia lanzó a la Luna en órbita y otra parte se separó y siguió su camino en el espacio. La nueva versión indica que Theia nunca nos dejó, sino que es parte de nuestro planeta.

Los investigadores estudiaron la "huella digital" de las rocas terrestres y lunares buscando isótopos de oxígeno, pues cada cuerpo planetario tiene su propia "huella digital", esto es, una proporción de isótopos de oxígeno. Ello permite identificar, por ejemplo, si una piedra en la Tierra tiene un origen extraplanetario.

La nueva teoría se basa en que las rocas de la Luna tienen la misma composición de isótopos de oxígeno. "Theia se mezcló en su totalidad con la Tierra y con la Luna, y se dispersó entre las dos. Esto explica por qué no vemos una diferente firma de Theia en la Luna, a diferencia de la Tierra", dijo el doctor Young, uno de los autores de la investigación.

Entendiendo los procesos de formación planetaria desde una perspectiva de relación entre el microcosmos y el macrocosmos, el trayecto y la integración de este planeta embrionario puede apreciarse como una forma de inseminación cósmica que seguramente intervino en crear las condiciones para que la vida emergiera en la Tierra.