*

X

¿Necesitas tomar una decisión? Sigue el diagrama de flujo de los estoicos

Por: pijamasurf - 12/22/2015

Si estás por tomar una decisión importante en tu vida, quizá te sirva conocer un poco de lo que los estoicos pensaban al respecto.

seneca1

La filosofía estoica es quizá una de las más influyentes en la ideología de Occidente, en buena medida porque varios de sus preceptos y elementos fundamentales encontraron resonancia con el Cristianismo, en específico en la teología que poco a poco y a fuerza de páginas y argumentos elaboraron los Padres de la Iglesia. Por su elevado sentido de la ética y la virtud, por su idea del desapego, por el propósito de forjar una buena vida a partir de lo más esencial, el cristianismo absorbió parte del estoicismo y a lo largo de los siglos lo incorporó a la ideología dominante de Europa. Todavía hoy el adjetivo “estoico” se encuentra de vez en cuando en el habla cotidiana para significar aquello que implica fortaleza, particularmente ante la desgracia.

En dicha escuela de pensamiento, la idea de decisión ocupa un lugar preponderante. Más allá de la filosofía, tomar una decisión es a veces enfrentarse a una encrucijada cuyos caminos o son inciertos o parecen todos tener ventajas que quisiéramos para nuestra vida. Cambiar de trabajo, iniciar o terminar una relación amorosa, independizarnos, dejar una vida en apariencia satisfactoria por una alternativa que implica menos comodidades… todos estos son ejemplos de decisiones que pueden presentarse en nuestra vida y ante las cuales no siempre sabemos bien a bien qué hacer. ¿Y qué si renunciamos y no encontramos trabajo pronto? ¿No es más pesarosa la soledad en vez de una relación, aunque esta no sea satisfactoria? ¿Qué tal si me saldo de casa de mis padres pero mis ingresos no son suficientes para sostener mi vida independiente? ¿Qué hacer con esa angustia?

Según los estoicos, temer lo peor. Temer no encontrar trabajo, no tener ingresos, pasar el resto de la vida sin pareja o sin amigos, perder casa y sustento. ¿Por qué? Porque imaginar el peor escenario posible nos puede revelar dos cosas: que somos más fuertes de lo que creemos y que necesitamos menos lo que creemos para ser felices. Ese es el ideal de vida estoico, una existencia en donde tenemos la fortaleza suficiente para arrostrar sus dificultades y también la sobriedad para encontrar la felicidad en lo más esencial de la vida. Al respecto, este video de The School of Life es bastante didáctico:

 

¿Pero cuál es la brújula de los estoicos para tomar una decisión? ¿Existe alguna recomendación que, basada en esta filosofía, nos facilite resolvernos por una opción u otra?

En el blog How To Be a Stoic encontramos una entrada dedicada al “algoritmo para toma de decisiones de los estoicos”, sin duda una síntesis creativa de dicha filosofía para hacernos reflexionar sobre aquello que está implicado en una resolución de vida. 

stoic-decision-making

El diagrama comienza por la sencilla pregunta de si el dilema existencial al que nos enfrentamos está o no bajo nuestro control. Si no, no hay nada qué hacer; si en parte, hay que saber distinguir qué concierne a nuestro horizonte de decisión, si el intento o el resultado; si nos involucra por completo, la siguiente pregunta es si la decisión involucra a la virtud; si no, es en cierta forma indiferente para nuestra existencia y, si acaso el único momento de dilema es si dicha decisión entra en conflicto con la sabiduría, la justicia, la templanza o la valentía; si es una decisión que concierne de lleno a la virtud, un estoico te recomendaría tomarla para ejercer estos mismos valores.

Al final, esto último es lo más sustancioso. Ante una decisión pregúntate si tomarla requerirá de tu sabiduría, tu sentido de la justicia, tu templanza o tu valentía, o si una vez tomada serás más sabio, más justo, más ecuánime o más valiente. Si la respuesta es afirmativa, ¡toma la decisión! Probablemente después descubrirás que hacerlo valió la pena, que tus temores no eran tan terribles como lo supusiste y, lo más importante, que seguramente tu carácter es más fuerte de lo que creías.

También en Pijama Surf:

La vida nos parecerá breve si no hacemos lo que realmente deseamos (sobre un fragmento de Séneca)

Amor fati: si amas tu vida, no tendrás nunca de qué arrepentirte

El poder del pensamiento negativo

¿Te has preguntado quién vive arriba o debajo de ti? Estas fotografías despertarán tu curiosidad al respecto

Por: pijamasurf - 12/22/2015

Este ejercicio fotográfico da cuenta de cómo el mismo espacio puede habitarse de manera radicalmente distinta

¿Qué puede llevar a alguien a vivir a un lugar? En las ciudades y, específicamente, en los edificios de departamentos, esa respuesta está dominada por el azar. Si bien las urbes tienden a establecer sus propios patrones e instaurar una división clara entre barrios de distinta clase social, a veces también bajo un criterio religioso o de actividad económica, lo cierto es que aun en esa dinámica se presenta la casualidad de aquel que, sin pertenecer a una zona residencial específica, se descubre de pronto ahí. La gentrificación hace que las clases bajas se vean de pronto rodeadas por un barrio rico; también pasa que un joven se muda a un suburbio donde abundan retirados y gente mayor; a veces estudiantes y obreros conviven en el mismo barrio. ¿Y quién puede decir qué reglas rigen ese flujo vivo y cambiante?

En una clara muestra de la diversidad que impera en los movimientos residenciales, el fotógrafo Bogdan Girbovan realizó el ejercicio visual de capturar el equivalente a la misma habitación en un edificio de 10 pisos, esto es, una suerte de paneo vertical y paralelo a través de las distintas capas habitacionales de un mismo punto. Girbovan mismo es vecino del edificio, residente del 10° piso.

[caption id="attachment_104371" align="aligncenter" width="480"]10 10° piso[/caption] [caption id="attachment_104370" align="aligncenter" width="480"]9 9° piso[/caption] [caption id="attachment_104369" align="aligncenter" width="480"]8 8° piso[/caption] [caption id="attachment_104368" align="aligncenter" width="480"]7 7° piso[/caption] [caption id="attachment_104367" align="aligncenter" width="480"]6 6° piso[/caption] [caption id="attachment_104366" align="aligncenter" width="480"]5 5° piso[/caption] [caption id="attachment_104365" align="aligncenter" width="480"]4 4° piso[/caption] [caption id="attachment_104364" align="aligncenter" width="480"]3 3er piso[/caption] [caption id="attachment_104363" align="aligncenter" width="480"]2 2° piso[/caption] [caption id="attachment_104362" align="aligncenter" width="480"]1 1er piso[/caption]

 

El resultado es sorprendente, pues en un vistazo da cuenta de las diferencias que pueden coexistir casi en el mismo punto, separadas apenas por unas paredes delgadas y un techo de pocos centímetros de grosor. El hombre que vive con lo mínimo indispensable, la anciana de cuartos sobrios, el profesional minimalista, la mujer de muebles traídos de otra época… todos viviendo su propia vida sin advertir que arriba o abajo se desarrolla otra que puede ser completamente distinta a la suya, o imprevisiblemente parecida…

 

También en Pijama Surf: La penuria de los apartamentos en Hong Kong vistos desde una paradójica perspectiva celeste (FOTOS)