Pijama Surf

El poder del pensamiento negativo

El pensamiento negativo como camino a la felicidad podría ser una alternativa para aquellos escépticos del pensamiento positivo y sus clichés.

Por: pijamasurf - 11/12/2012 a las 13:12:47

Vivimos en una sociedad que privilegia el pensamiento positivo, hasta el punto de adherirle propiedades mágicas. Por una parte parece que la mente humana es muy sugestiva, y como una especie de placebo psíquico, es capaz de transformarse con el poder de la intención o la imaginación. Por otro lado también es cierto que existe uns búsqueda del principio de placer y un rechazo de todo aquello que produce dolor, que cuesta más trabajo o que es relacionado con la oscuridad. 

Para algunas personas esta disposición al pensamiento positivo sin tener una conciencia crítica de cómo es que funciona, si acaso es que funciona,  es visto como un signo de pensamiento poco desarrollado e infantiloide. Un ejemplo de esto son las personas que hacen un esfuerzo por aparentar estar alegres en las fiestas navideñas, cuando en realidad no sienten esa felicidad –sólo porque se les ha dicho que deben “pensar positivo”.

Oliver Burkeman sostiene en esu libro The Antidote: Happiness for People Who Can’t Stand Positive Thinking que el pensamiento positivo no es en ninguna medida el único camino a la felicidad o al bienestar.  Brukeman hace referencia a que desde hace 6 décadas Norman Vincent Peale con su libro The Power of Positive Thinking ya estaba repartiendo esta dosis ideológica no necesariamente con grandes resultados.

Burkeman plantea que en vez de proyectar hacia el porvenir el deseo de que todo esté bien, pensar sobriamente sobre los peores escenarios posibles puede ayudar a despojar al futuro de su efecto de ansiedad. Tanto la filosofía antigua como la psicología moderna contemplan métodos contraintuitvos que podrían llamarse el “camino negativo a la felicidad”. Según Burkeman esto ayuda a explicar porque ciudadanos de países con ecomonías más inseguras reportan muchas veces mayor índice de felicidad que los de países más ricos o por lo que algunas personas exitosas en los negocios rechazan la idea de fijar metas –como crítica a Brukeman, podemos decir que ciertamente también existen muchas personas exitosas que usan claras metas en su plan de negocios o que algunas personas de países latinoamericanos, por ejemplo, que reportan una felicidad que no refleja su estado económico, se caracterizan por pensar positivamente, más que por una análisis crítico de las situaciones.

Uno de los ejemplos citados es el de Seneca, el estoico, quien recomendaba a las personas que temían perder su riqueza vivir algunos días como si estuvieran contentos con la más mísera cantidad de dinero, vestido y alimentos, mientras se dicen “¿esta es la condición que temía?”? Esto en vez de imaginarse como un hombre rico viviendo suntuosos festines. Los estoicos llamaban a su técnica “la premeditación de los males”. Según la psicóloga Julie Norem, la tercera parte de las personas utiliza esta técnica, también conocida com “permisividad defensiva”. El pensamiento positivo, en contraste, puede provocar la idea de que si las cosas no suceden como un piensa o proyecta, entonces será terrible, creando un margen mayor de pérdida.

En el caso empresarial existen ejemplos de que un método orientado totalmente a los resultados puede tener muchos aspectos fallidos. Por una parte , cuando se presiona a lograr una meta,  cuestiones éticas suelen pasar a segundo plano, lo que a la larga acaba causando problemas para la armonía y el bienestar general de una empresa. O, en otro caso, cuando se llega a la meta se da por satisfecho y no se busca seguir adelante.

Una de las cuestiones más interesantes de esta perspectiva es la importancia de saber lidiar con situaciones de incertidumbre sin fantasear en que todo va salir bien con sólo pensar en ello. Esto es ser capaz de observar e integrar lo negativo también. Según Brukeman la virtud del “camino negativo” es que se acerca más al realismo: el futuro después de todo es incierto y los sucesos suelen ser distintos a lo que queríamos. Esto nos ayuda a estar en un estado receptivo para los sorpresas que vienen y a adapatarnos a los cambios. El cúlmen del pensamiento negativo, es, como Steve Jobs dijera, “acordarte de que vas a morir es la mejor forma de evitar la trampa de que tienes algo que perder” (o en la filosofía de Carlos Castaneda: la muerte es el mejor aliado). Y es que incluso el pensador más positivo no puede alterar el hecho de que va a morir.

¿Qué pensar de la postura de Burkeman? Si somos ecuánimes, podemos creer que es una interesante perespectiva que puede funcionar, tal vez como en algunos deportes funciona un estilo precavido y realista, cuando se enfrentan a rivales más poderosos –como lo es el tiempo y el caos. Así como en ocasiones funciona un estilo más ofensivo, atacar y enviar los proyectiles previamente a ser atacados. Es tal vez una cuestión de estilos; no hay duda que el  pensamiento positivo, como el placebo, funciona, pero la crítica feroz, un pesimismo ilustrado, cognitivamente riguroso también puede proporcionar una ventaja

[Wall Street Journal]


Comentarios

  1. Pit dice:

    ¿Y quién dice que enfrentar a la muerte no es positivo?
    Habrá que definir qué es pensar positivo o negativo.

  2. Pablo Klemenz dice:

    Creo que esto se resume en un proverbio popular mexicano: ¡Piensa mal y acertaras!

  3. Tetxi dice:

    Qué felicidad, un artículo donde no citan a Philip K. Dick, Robert Anton Wilson o Aleister Crowley. BRAVO BRAVO BRAVO :’)

  4. Marcela dice:

    La ecuanimidad es el remedio

  5. K yate dice:

    No creo que LOOOL sea una persona tan positiva porque en ese caso le hubiera encontrado algo “positivo” al articulo y no solo cosas negativas. Yo pienso que muchas veces se confunde el optimismo con la estupidez.

  6. Ian Miranda dice:

    Interesante artículo, pero, esos errores en la escritura dan una mala imagen en la seriedad del escrito.

  7. LOOOL dice:

    Quien escribió esto no solo no tiene ni idea de lo que esconde detrás el pensamiento positivo ni del poder mágico de la mente para tornear la realidad, y peor aún ni siquiera releyó el texto, tendría que hacer un esfuerzo superlativo para encontrar una oración sin un error de tipeo.
    Parece más un ensayo para justificar la amargura o el pesimismo que otra cosa. Si no podés, porque no tenés la capacidad, de sostener alegría y optimismo constante, incluso ante el devenir adverso, trabajalo, no te estanque buscando justificar tu discapacidad defendiendo pesimismos.
    O hacé lo que quieras, pero si te gastaras en investigar un poco -en vez de limitarte a citar justamente a los fucking estoicos- verías que esos fanáticos de los “cliches” positivos suelen ser mucho más felices que los que tienen la amargura por norma.

    • Myrmk dice:

      Mas bien, el afán de sostener la alegria y el optimismo todo el tiempo, es un esfuerzo constante por escapar de la riqueza de la dualidad de la vida, esta característica binaria que llena de colores y sabores la experiencia de vida; sin pensar que el intentar suprimir un extremo, es suprimirlos a ambos.
      Ademas, que lastima que estemos llegando al extremo en que el lenguaje (y su uso), se vuelven mas importantes que el mensaje.

      A mi gusto, aunque si un poco básico, es buen articulo, es siempre refrescante un punto de vista alternativo.

      • FABRIZIO dice:

        Concuerdo con usted, creo que este punto de vista alternativo es enriquecedor, principalmente en el penúltimo párrafo con la idea que el pensamiento negativo ayuda a adaptarse a los cambios.

      • Jess dice:

        No se trata de estar felices constantemente ni “mantener la alegría”. Se trata de darte un espacio para estar mal cuando estás mal, pero siempre con vistas a mejorar lo más pronto posible. Es un modo de vida y una cuestión de perspectiva.
        Yo practico el positivismo hace unos años y la verdad es que el cambio radical que ocurrió en mi vida es asombroso.
        Yo acepto que haya personas como vos que no crean en este tipo de energías, solamente te digo que es una cuestión de intentarlo hasta lograrlo. :)

        • kati dice:

          el positivismo es una corriente filosófica del siglo XIX, no tiene nada que ver con ser positivo.
          Y puede ser una perspectiva interesante la del artículo, pero queda sólo en perspectiva porque es demasiado básico, poca investigación, mala argumentación.

    • Menfis dice:

      si me permites en mi opinion el hecho de mantener alegria y optimismo constante es irreal y estupido ademas de antinatural, y quiza solo un poco mas de autoengaño, a mi parecer el que espera lo peor (no siempre claro) al menos estara mas preparado y con pies en la tierra en caso de que eso es lo que suceda.ademas tu forma de comentar no sugiere que eres una persona optimista ni alegre todo el tiempo jajaja, sguro otro fanatico de la ley de atraccion.

      • Manolo dice:

        No mames, como va a ser irreal ser positivo? La vibra positiva rifa cabrones!! hace poco cambié mi estilo de ver la vida y mandé a la chingada la vibra negativa y sabes: Me siento potencialmente infinito, soy el hombre más feliz de la tierra, todo me sale maravilloso. Amo estar vivo.



Comenta

Tu email no será publicado. Datos Obligatorios*