*

X

El reloj astronómico en la catedral de Saint-Jean

Por: pijamasurf - 11/28/2015

Desde el siglo XIV es posible apreciar un espectáculo mecánico en la bella ciudad de Lyon

 KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

La ciudad de Lyon es considerada por muchos la capital gastronómica de Francia, aunque éste es uno de los tantos títulos constantemente en disputa con la capital del país. Existen muchas diferencias entre ambas ciudades, pero una de las más representativas son sus catedrales.

La catedral de Saint-Jean-Baptiste de Lyon se distingue de Notre Dame por albergar uno de los relojes astronómicos más antiguos de Europa. El reloj indica de manera exacta la fecha y la posición de la Luna, el Sol y la Tierra, así como de las estrellas sobre el maravilloso cielo lyonnais.

El primer registro documentado del reloj data de 1383. Desde entonces, ha sido testigo de los principales acontecimientos históricos de la ciudad. En 1562 fue destruido casi en su totalidad durante las Guerras de Religión, es decir, el enfrentamiento civil entre protestantes calvinistas y católicos. La reconstrucción fue hecha en 1661 por el maestro relojero Guillaume Nourrisson.

Durante la Revolución Francesa fue eliminado cualquier elemento que aludiera a la realeza, como la flor de lis o los escudos de armas. La última restauración hecha al impresionante aparato se realizó en 1954.

El reloj fue diseñado durante la época en la que predominaba el geocentrismo, por eso el Sol aparece girando alrededor de la Tierra. Sin embargo, el majestuoso aparato, con sus 9m de altura, seguirá marcando la hora de forma precisa hasta el año 2019.

La catedral de Lyon es una obra arquitectónica magnifica por sí sola pero el reloj ofrece un incentivo maravilloso para sus visitantes, al contar con una serie de figuras autómatas que se mueven a diferentes horas durante el día.

Además, las figuras cambian dependiendo de los días de la semana: el domingo es posible apreciar la resurrección de Jesús, el lunes su muerte, el martes se ve a Saint Jean-Baptiste, el miércoles a Saint Étienne, el jueves a un niño sosteniendo un cáliz, el viernes se representa a la crucifixión y el domingo la protagonista es la Virgen María.

Así, el espectáculo que ofrece el reloj puede finalizar contemplando la hermosa vista panorámica de la ciudad desde la ubicación privilegiada en la cual se encuentra localizada esta catedral. 

Somos seres en perpetua transformación, pero ¿cómo lograr un cambio en nuestras vidas?

Por: pijamasurf - 11/28/2015

¿Cuáles son los pasos para lograr el cambio deseado en nuestras vidas? Toma las riendas de tu propio destino

 Man-in-Tunnel

Existen muchas maneras de generar cambios importantes en nuestra vida en algún momento de crisis. Las crisis personales son un importante propulsor para la toma de decisiones, parteaguas fértiles para la transformación individual; algunas de ellas quizás se conviertan en pilares por el resto de nuestros días.

Las siguientes recomendaciones se resumen en tres pasos que podrían ayudarte a transformar tu escenario interior –y por ende el que te rodea: 

Primero hay que volver a orientar los pensamientos hacia el enfoque racional. La mayoría de las veces lo que pareciera ser resistencia es simplemente falta de claridad, por lo tanto, es buena idea realizar una especie de guión o lista para poder contextualizar la situación en tareas específicas a desarrollarse, en vez de intentar hacer el “gran cambio”. Recordemos que micro es macro, y que una secuencia de pequeñas pero acertadas decisiones puede bastar para fertilizar la transformación.

El segundo paso se basa en dejar aflorar nuestro lado emocional. Las emociones, al ser un constructo social impregnado de valores y normas de conducta, son capaces de influir de manera positiva en la acción. Enfocarse en las emociones solía estar asociado con tomas de decisiones impulsivas y poco reflexivas. Sin embargo, centrarse en el aspecto emocional puede ayudar a cultivar un sentido de identidad fuerte que genere mayor determinación para llevar a cabo el cambio deseado.

El tercer paso a seguir, pero no por eso menos importante, consiste en trazar el camino, moldearlo de acuerdo a rutinas o hábitos con la finalidad de ordenar los pensamientos en torno a una dirección. Los cambios son más sencillos cuando se tiene una meta o un objetivo en mente para lograrlos.

Para terminar sólo resta enfatizar en que, si bien no existen fórmulas estáticas para lograr algo importante en nuestras vidas, lo cierto es que este tipo de protocolos pueden orientarte o al menos inspirarte a diseñar tu propio mapa de acción y así asumir el papel que te corresponde en la vida: a fin de cuentas, tú eres el narrador único de tu propia historia.