*

X

Las investigaciones paranormales de Sir Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes

Por: Edmée García - 10/05/2015

Sir Arthur Conan Doyle no se veía a sí mismo como novelista, sino como investigador de los fenómenos paranormales --una afición que podemos rastrear hasta su cercana relación con la muerte
arthurconandoyle
 

Para efectos extraños y combinaciones extraordinarias debemos ir a la vida misma, pues es más atrevida que cualquier esfuerzo de la imaginación.

Sir Arthur Conan Doyle

Al escuchar el nombre de Sherlock Holmes nos viene a la mente un detective con grandes poderes de observación, quien a través de un razonamiento impecable resuelve misterios aparentemente inexplicables. Sin embargo, la imagen de este personaje puede ser difícil de conciliar con la de su creador. Los lectores de Sir Arthur Conan Doyle podrían imaginarse que el autor, quien también llevaba una práctica médica —al igual que Watson, el  perenne cómplice de Sherlock Holmes— fue un hombre de agudo ingenio e impecable raciocinio, pero se sorprenderían al saber que el autor y médico militar no enfrentó sus más grandes retos en el campo de la medicina, ni en el de la literatura, sino en el reino de lo sobrenatural.

Su interés en los fenómenos extraordinarios lo llevó a décadas de investigación. A veces su reputación se vio cuestionada por la sociedad victoriana e invirtió significativas sumas de dinero en los viajes que realizó para investigar y promover el espiritismo. Incluso llegó a proporcionar ayuda financiera para la construcción del Templo Espiritista de Rochester Square.

Sin embargo, Sir Arthur Conan Doyle no pasó a la historia por libros como El límite de lo desconocido, publicado en 1930 y en el que abunda en sus experiencias investigando “lo inexplicable”. Tampoco lo recordamos por sus dos volúmenes de Historia del espiritismo (aquí un pdf), escritos en 1924. No, a Sir Arthur lo conocemos por haber creado a Sherlock Holmes, pero de acuerdo con el obituario publicado por el New York Times el día de su muerte: “En sus últimos años con frecuencia expresó el deseo de ser recordado por su trabajo espiritualista, no por sus novelas”. Por cierto, los libros con temas sobrenaturales abarcan un tercio de su obra, ya que a partir de 1918 escribió muy poca ficción.

El autor estaba convencido de que la conciencia podía existir fuera del cuerpo y que era posible establecer comunicación con los muertos. A pesar de que su inquietud por lo extraordinario se desarrolló tempranamente fue después de la muerte de Louisa (su primera esposa) que se unió a la Sociedad de Investigación Psíquica y a la Unión Nacional Espiritualista. Conan Doyle también participó en muchas sesiones mediúmnicas junto a su segunda esposa, Jean, quien clamaba poder comunicarse con el más allá a través de la escritura automática.

sir-arthur-conan-doyle-hablar-muertos

Además, al igual que Charles Dickens, formó parte del Club Fantasma, una organización fundada en Londres en 1862 con el propósito de investigar fenómenos relacionados con fantasmas y apariciones.

Con respecto a las críticas el autor escribió en su Historia del espiritismo lo siguiente:

El mirar a un mundo desconsolado por el dolor y que de manera entusiasta clamaba por ayuda y conocimiento ciertamente afectó mi mente y me llevó a entender que estos estudios psíquicos a los que tanto tiempo había dedicado, eran de inmensa importancia práctica y ya no podían simplemente ser considerados como un mero pasatiempo intelectual o la fascinante búsqueda de investigaciones innovadoras. Fue este entendimiento el que desde 1916 nos llevó a mi esposa y a mí a dedicarnos en gran parte a este tema y a dar conferencias en muchos países y a viajar a Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos y Canadá en misiones de conocimiento.

Hay quienes creen que las muertes subsecuentes de su hijo, dos de sus cuñados, dos sobrinos y su primera esposa fueron  el gatillo que disparó el interés de Conan Doyle por hablar con los muertos. Sin embargo sus intereses databan de mucho tiempo antes ya que en 1885, cuando fungía como médico en Southsea, participó en su primera sesión mediúmnica y durante los siguientes 3 años participó en numerosas sesiones en casa de uno de sus pacientes. En 1902 conoció a Sir Oliver Lodge, cuyas experiencias e investigación lo impactaron al grado de que se convenció de que la telepatía era posible. Al año siguiente, el libro Personalidad humana y la sobrevivencia del cuerpo después de la muerte de F. W. H. Myers lo impresionó profundamente.

Es posible que las inquietudes del galeno y escritor no fueran tan disparatadas después de todo, sino que respondían a las inquietudes humanas frente a la muerte. Tarde o temprano todos debemos encarar nuestra mortalidad y la de nuestros seres queridos, y gracias a su labor médica la muerte no le era ninguna extraña. En el siguiente audio grabado durante una conferencia previa a su muerte --acontecida el 7 de julio de 1930-- se le puede escuchar decir:

La gente pregunta, ¿qué es lo que obtienes del espiritismo? Lo primero que obtienes es que borra absolutamente todo miedo a la muerte. Lo segundo es que concilia la muerte para esos seres queridos que podemos perder. Necesitamos no tener miedo de llamarlos de vuelta, ya que todo lo que hacemos es crear condiciones que, como la experiencia nos ha enseñado, los capacitarán para venir si ellos quieren. Y la iniciativa será siempre de ellos.

6 días después de su muerte, en una reunión realizada en el Albert Hall de Londres, una silla fue dejada vacía en honor a Sir Arthur Conan Doyle. Una de las asistentes era una reconocida médium de nombre Estelle Roberts, quien manifestó que durante el evento vio al autor en la silla designada para él y le ofreció un mensaje privado a los miembros su familia, quienes claramente lo tomaron como una señal.

 

Twitter de la autora: @diosaloca

Kit para el Apocalipsis que vendrá: resortera con forma de Cristo

Por: Alejandro Albarrán - 10/05/2015

El artista Jaybo Monk crea una resortera con la figura de un Cristo para su exposición titulada 'Inútil'
[caption id="attachment_101215" align="aligncenter" width="465"]002jcslingasart87654vbn002 Imagen: “Useless”, Jaybo Monk[/caption]

Aunque no queramos, la imagen de Cristo sigue teniendo un valor semántico cuasi incorruptible. Aún hoy, muchas personas dotan a la imagen doliente del “hijo del hombre” (reproducida, almacenada, distribuida y vendida descaradamente hasta la saciedad) de un valor sagrado que no puede mantenerse estático en el tiempo. Y tal vez justo ese sea uno de los mayores valores del arte que trabaja con el concepto del objeto, con su uso y su función. Este arte, en los mejores ejemplos, al cuestionar la función del objeto (desde La fuente de Duchamp --repetida también hasta la saciedad), le agrega otra función, una que hace una relectura crítica del objeto en su contexto actual, así recontextualiza (resignifica) el objeto: su concepto.

En un fragmento del libro INRI del poeta chileno Raúl Zurita se pueden leer líneas y líneas que evocan impactantes imágenes que contextualizan la imagen de Cristo de manera muy particular, dotándolo de una estética de acumulación semántica y sonora (la repetición de varias palabras en diversas sintaxis escalofriantes):

Caen sorprendentes Cristos en poses extrañas sobre las cruces del mar. Sorprendentes carnadas llueven del cielo: llueve un último rezo, una última pasión, un último día bajo los hosannas del cielo. Infinitos cielos caen en raras poses sobre el mar.

De manera similar opera el trabajo del artista de ascendencia francesa y radicado en Berlín, Jaybo Monk, en su exposición Useless (Inútil), aunque, a diferencia del poeta chileno, Monk trabaja con el objeto mismo y no sólo con su nombre.  

Jaybo Monk toma la imagen de un Cristo y le amarra de las manos resortes de una también llamada “tirachinas” y lo cuelga de una pared, resignificando el contexto por medio del juego y la ironía, pues Cristo colgado en una pared siempre ha significado protección. Aunque atribuye una falsa utilidad al objeto (falsa porque fue expuesto como objeto de arte): puedes romperle la cabeza a alguien con el poder de tu Cristoresortera. 

En el texto de la exposición escrito por Teresa Köster se puede leer acerca de la palabra "inútil" y sus distintos sinónimos:  

Estas palabras tienen connotaciones cada vez más negativas. Pero ¿y si nos liberamos de esta determinación socio-contextual?

¿La negación de una función necesaria no nos concede mayor libertad de ser creativo y romper los patrones de clasificación normativos con el fin de crear algo nuevo, experimentar y, finalmente, redefinir el término "uso"? En su exposición individual USELESS, Jaybo Monk da un vistazo más de cerca exactamente a la disolución de este término, con el fin de organizar los objetos familiares en un nuevo contexto en la tradición dadaísta.

En la iconografía medieval la cruz es representada muchas veces como un árbol, incluso como una Y con vetas y labrada en madera, justo como las resorteras que usábamos (los que nos somos millennials) de niños. Aunque no estoy seguro de que el artista haya tenido esa referencia en cuenta al momento de profanar (en el sentido agambeniano de la palabra) la imagen de Cristo.  

En una nota publicada en el portal Dangerous Minds aseguran que, además de la Cristoresortera de Jaybo, My Left Behind Toys acaban de lanzar otra resortera con la forma de Cristo.

001jcsling3456789001
Todas estas basadas, según la misma nota, en el diseño de portada del álbum de 1985 To Mega Therion de la banda de metal alemana Celtic Frost. Aunque en lo particular, con la sola idea muchas veces basta.  

To_Mega_Therion_-_Celtic_Frost

 

Twitter del autor: @tplimitrofe