*

X

Matrimonio cuántico: nuevas perspectivas sobre las metáforas amorosas

Por: pijamasurf - 10/25/2015

Un interesante experimento que mezcla física cuántica y una refrescante teoría sobre el amor

 Via Deviant Art (gravesghastly)

Vía: Deviant Art (gravesghastly)

El amor entre dos personas y la física de partículas no parecerían tener mucho en común, hasta que llamamos a escena a uno de los filósofos y artistas conceptuales más interesantes de nuestros días. En el fondo, tal vez Jonathon Keats es un romántico que se propuso un sencillo cambio de paradigma para adquirir algo de perspectiva cuando estaba a punto de casarse. El cambio se explica como sigue:

Los matrimonios y las ceremonias para ser efectuados pueden estudiarse desde perspectivas sociales, legales y religiosas en todas las sociedades humanas. Una definición abreviada del matrimonio es la unión social de dos (o a veces más) personas, de acuerdo a las reglas convenidas por una comunidad de sentido. Estas "comunidades de sentido" pueden ser nuestros amigos y familiares, las autoridades eclesiásticas o las leyes de un país. ¿Pero qué pasa cuando las leyes bajo las cuales contraemos matrimonio no bastan para la pareja o cuando ésta no se siente representada por ellas? Dicho de otro modo, ¿cómo podríamos casarnos por una ley "natural", que no obedeciera ni a las leyes del gobierno ni a las caprichosas leyes de la religión?

El experimento de Keats consistió en hacer una lectura un poco ecléctica del concepto de "entrelazamiento cuántico" (quantum entanglement), por el cual dos partículas que han estado unidas lo estarán siempre y todo lo que le ocurra a una afectará inmediatamente a la otra, no importa que se encuentren en extremos opuestos del universo. 

Bajo esta premisa, Keats pensó que ese tipo de unión, si pudiera efectuarse entre dos personas, estaría más allá de cualquier acuerdo convencional humano. ¿Cómo podría efectuarse algo así? Se le ocurrió que podía caminar con su futura esposa no rumbo a un altar sino rumbo a un cañón de fotones que los bombardearía de luz (puedes leer los detalles técnicos de este experimento aquí). La paradójica belleza de esta unión corresponde con otro aspecto del entrelazamiento cuántico: cuando se quiere comprobar que dos partículas están entrelazadas, las partículas automáticamente se desenlazan.

Se trata de un remix de aquella frase de San Agustín: "¿Qué es, pues, el tiempo? Si nadie me lo pregunta, lo sé; si quiero explicarlo a quien me lo pide, no lo sé". Del mismo modo, si nadie nos pregunta qué es el amor podemos experimentarlo, sentirlo, saberlo incluso en lo más profundo de nosotros mismos, pero en el momento en que debemos dar explicaciones al respecto nos quedamos mudos. Si buscamos el enlace que nos une con otra persona, probablemente debamos recurrir a metáforas o razones redundantes acerca del concepto del amor o sobre las experiencias compartidas con el ser amado, pero no podemos reducir el amor a su explicación. Si el experimento de Keats pudiera someterse a comprobación tal vez veríamos que él y su pareja lograron trascender aquella cláusula bajo la cual el matrimonio permanece unido "hasta que la muerte los separe", pues aunque sus átomos se disgreguen siempre permanecerán, al menos en la teoría, entrelazados.

Aquí el video en el que Keats explica cómo una lectura literal de ciertas metáforas amorosas puede hacernos ver el amor desde una perspectiva completamente diferente.

Las visiones multimedia de Nam June Paik

Por: pijamasurf - 10/25/2015

Las piezas de este creador han inspirado sorprendentes obras interdisciplinarias durante las últimas décadas

edinburgh-highlights-6

Frente al vertiginoso y descarrilado avance de la tecnología en ese tiempo, diversas voces han proclamado el fracaso de las vanguardias del siglo XX. La reproducción de la imagen llevó al cine, la fotografía y la animación a superar en difusión y en méritos innovadores a cualquier otra forma de arte. El cine se colocó como “el arte más querido por todos”, según André Bazin. La tecnología de los materiales fotosensibles propulsó la manera de ver la imagen y el sonido.

Las vanguardias artísticas del siglo XX son un punto crucial en la historia que se emparenta con vanguardias literarias, políticas y tecnológicas. ¿Pero, es verdad que fracasaron, o es que no se actualizaron a tiempo? Eric Hobsbawm advierte que “Una cámara sobre rieles puede comunicar la sensación de velocidad mejor que un lienzo futurista de Balla”. Pero en la posmodernidad el arte parece estar estrechamente asociada con diversos campos de estudio: biotecnología, física, diseño industrial e ingenierías. ¿Acaso estas nuevas relaciones interdisciplinarias son una actualización seria en la forma de percibir el arte?

Muchas son las voces que desde Hegel han vaticinado la muerte del arte, empobrecido por las dinámicas comerciales que le son agresivas, opacado por el brillo tecnológico, desconectado en muchos casos del espectador. Sin embargo, la segunda mitad del siglo XX comenzó a echar luz en el tema del arte y la tecnología, y sin lugar a dudas uno de los rebeldes que encabezaron este fenómeno fue el surcoreano Nam June Paik (1932-2006). Sus obras de videoarte, instalaciones y música fueron una inclusión revolucionaria en este campo: la relación entre los medios portátiles de video, la televisión, la tecnología satelital, la música y la electrónica.

Web-of-TVs-Paik316-for-website

La estatua de Paik titulada Pre-Bell-Man, que yace delante del Museum für Kommunikation en Frankfurt, es una cómica metáfora sobre el binomio arte/tecnología: el jinete es un robot geométrico compuesto de aparatos de radio y televisión, el caballo pintado de verde y pobremente enriquecido refleja un cambio en la percepción del arte. El jinete alza la mano victorioso encerrando el espíritu de la época, la visión de Paik, probablemente el primer videoartista junto con Wolf Vostell, proviene del espíritu del Fluxus y su incursión multimedia en el arte –un acto revolucionario a pesar de las premisas en contra de la revolución en el arte durante esos años.

Fluxus retoma el movimiento dadá y se inspira en la figura de John Cage; la pasión por la experimentación del compositor y sus constantes transgresiones de fronteras antes infranqueables en la música fueron un motor constante para la agrupación. Un personaje clave que influenció profundamente a Paik y sus colegas es el enigmático y elusivo Marcel Duchamp; el espíritu crítico y metairónico que caracterizó a este hábil jugador de ajedrez también impulsó a estos rebeldes a seguir su camino.

La grabación que realizó Paik en  Nueva York durante la visita del papa Pablo VI en la década de 1960 encierra los paradigmas que han estado en juego en la historia del arte: lo divino, el hombre, la técnica y la tecnología. Contenidos en esa cinta están la urbe consumista cotidiana y un vertiginoso viaje hacia la posmodernidad. 

nam-june-paik-tv-cello