*

X

Te presentamos el centro de espiritismo más grande del mundo: Lily Dale Assembly

Por: pijamasurf - 12/26/2015

Se trata de un monumental centro para desarrollar la filosofía de la ciencia y la religión del espiritismo

Forest Temple, Lily Dale Assembly

Durante 134 años Lily Dale, en Nueva York, ha sido la casa de Lily Dale Assembly, una organización religiosa de médiums y sanadores que aseguran transferir comunicación de los muertos a los vivos. Ron Nagy, su historiador, dice que antes de convertirse en el centro espiritista más grande del mundo esta fue un área recreativa de verano para los espiritistas de 1870, quienes compraron 9 hectáreas y adoptaron dicho nombre debido a la abundancia de agua y lirios en el lago. 

En este centro hay dos hoteles, un centro de sanación, tres establecimientos para comer, un templo del bosque, auditorios, una playa, un museo y una librería. Todo ello está abierto a los visitantes que quieran pasar 1 día o un fin de semana comunicándose o sintiendo la presencia de sus muertos queridos.

thumbRNS-LILY-DALE082712a

Lily Dale es una institución seria y cuidadosamente organizada. Los médiums que quieran ser parte de esta comunidad deben someterse a pruebas rigurosas de todo tipo, incluyendo lecturas privadas a otros médiums, para registrarse en la comunidad. De acuerdo con el sitio oficial en Internet, un espiritista es “alguien que cree, como base de su religión, en la continuidad de la vida y la responsabilidad individual. Algunos espiritistas, pero no todos, son médiums y/o sanadores. Los espiritistas se esfuerzan en encontrar la verdad en todas las cosas y vivir su vida de acuerdo a ella”.

IMAG0457El centro ha sido tema de mucha especulación, incluyendo media docena de libros, reportajes de periódicos, un documental canadiense y un especial de HBO, y atrae a más de 22 mil visitantes cada verano. Quizá el solo hecho de dudar sobre la posibilidad de entablar comunicación con alguien que extrañamos sea razón suficiente para llegar a la puerta, o el afán humano de retar el propio escepticismo en aras de encontrar algo valioso, algo que mitigue la soledad, sea bastante impulso. Pero sea lo que sea, Lily Dale se colma de individuos que se quieren sentir rodeados por fantasmas.  

Susan Glasier, directora ejecutiva del lugar, explica la misión de los espiritistas que hay ahí:

Estamos aquí para probar la continuidad de la vida, que la vida sigue; hacerte saber que tus seres queridos están bien, que les importas, que están ahí. No somos entretenimiento. No somos físicos, no leemos el tarot, no leemos las hojas de té. Somos una religión reconocida en los Estados Unidos de América. La parte triste del espiritualismo es que solía ser tan fácil –y seguirá siendo muy fácil-- ser falso. 

¿Puede la música estimular tu inconsciente? ¿Y con qué efectos?

Por: pijamasurf - 12/26/2015

Una niña que despertó del coma en que se encontraba luego de que su canción favorita sonara en la radio, y un grupo de médicos que decidió estudiar los efectos de la música en el cerebro a nivel inconsciente

20131622621_84a47673c3_o

Sabemos bien que la música tiene efectos sobre nuestro ánimo, que una canción puede ponernos de buenas o entristecernos, que la música barroca nos concentra o que, quizá, el reggaetón nos exaspera. ¿Pero qué sucede a nivel inconsciente? ¿Será que también una melodía puede impactar sobre nuestra mente sin que lo advirtamos?

En un caso que podría parecer sorprendente, la escritora y divulgadora de la investigación Alexandra Ossola dio a conocer recientemente la historia de Charlotte Neve, una niña que en 2012, a los 7 años de edad, sufrió una hemorragia cerebral mientras dormía, lo cual la llevó a un coma a pesar de la intervención médica que recibió.

Su recuperación, sin embargo, llegó pronto y a partir de una afortunada casualidad. Un día que su madre estaba con ella en el hospital sonó en la radio que llevaba para acompañar su estancia la canción “Rolling In The Deep” de Adele, una de las favoritas de su Charlotte y con quien la había cantado en varias ocasiones. Y esa vez no fue la excepción: a pesar de estar inconsciente, la madre le cantó a su hija, y para sorpresa suya ¡ella sonrió! Los médicos no lo creyeron, pero quedaron convencidos cuando, un par de días después, la niña salió del coma y comenzó a recuperar casi todas sus habilidades, desde el habla hasta las capacidades motrices.

A partir de este suceso, los médicos comenzaron a investigar al respecto. Por estudios previos se sabe que la música libera dopamina, uno de los químicos más importantes y poderosos tanto para el cerebro como para el sistema nervioso en general, asociado con el buen humor, el bienestar y la sensación de placer. En este caso, la experiencia de Charlotte suscitó un experimento en que los médicos pusieron música a 13 pacientes en coma divididos en dos grupos: con la mitad de ellos se utilizó su música preferida y con el resto un sonido continuo y neutral que permitiera hacerlo un grupo de control. En ambos casos, sus reacciones cerebrales fueron registradas con un encefalograma mientras sonaba la música y alguien decía el nombre del paciente.

De acuerdo con los resultados reportados, la combinación música preferida y nombre propio provocó mayor respuesta cerebral que el nombre con una música sin significado personal para el paciente. En su artículo, los médicos relacionan “las características autobiográficas de la música, esto es, su relevancia emocional y personal” con un incremento en su percepción a nivel inconsciente.

Investigaciones como esta todavía son incipientes y sus resultados podrían parecer elementales, pero sin duda son intentos interesantes por aclarar el misterio del inconsciente y quizá incluso invitaciones a que uno mismo experimente con su propia mente. Si después de todo el inconsciente es subjetivo por antonomasia, quizá nosotros mismos podríamos programar al dormir una canción que nos plazca y otra noche una cualquiera, y notar si acaso algo sucede.

 

También en Pijama Surf:

El efecto Mozart: escuchar música clásica nos hace más inteligentes

Efectos de la música en el cerebro