*

X

Escéptica expone los "errores" de los cazadores de fantasmas

Por: pijamasurf - 09/15/2015

Hayley Stevens es una apasionada que da conferencias a favor de la investigación racional de los fenómenos paranormales, como las apariciones de fantasmas

tlmd_shutterstock_106336700

En estos tiempos la palabra "escepticismo" se ha convertido, tristemente, en sinónimo de proselitismo sarcástico, a favor de una determinada visión del mundo que tiende a evitar y minimizar las cosas que yacen en la periferia de la ciencia convencional.

Hayley Stevens (“Geek Ghost”) es una escéptica, pero del tipo que restaura el sentido propio del término.

Stevens a menudo incurre en la "herejía" de aplicar el pensamiento crítico a las reclamaciones o las actitudes de los llamados "escépticos", y por ello ha sido cuestionada por la gente que alguna vez consideró colegas apasionados.

La crítica no ha silenciado a Stevens, quien sigue hablando y dando conferencias a favor de la investigación racional de los fenómenos paranormales, incluyendo las apariciones de fantasmas.

En el vídeo de que viene a continuación, Stevens señala muchos de los errores que ella percibe en los llamados “cazadores de fantasmas” aficionados cuando van al interior de las casas encantadas o a otros lugares en los que estas supuestas manifestaciones sobrenaturales han sido reportadas.

La particular visión del mundo de Stevens puede hacer que no estemos de acuerdo con sus conclusiones.

En una discusión el año pasado, en los comentarios de una de las entradas de su blog titulada "3 Weird Things That Happened To Me (& Why I Still Don’t Believe In Ghosts)", Stevens escribió:

Yo solía creer que los fantasmas eran los muertos y que nuestro espíritu (la energía vital) sobrevivía después de la muerte, pero ahora esto no me parece suficientemente convincente como para creerlo.

 

Una alegoría ilustrada del siglo XIX sobre cómo circula el ch’i, la energía vital

Por: pijamasurf - 09/15/2015

Un carnaval alegórico que ilustra la circulación de la energía vital se condensa en esta ilustración del siglo XIX

 20673962592_1363ae68cc_o

De acuerdo con la tradición china, todas las cosas vivas comparten una fuerza a la que se llama ch’i o qi. Literalmente el término se traduce como "aliento" o "aire", y se trata de un flujo indivisible que da cohesión a todo aquello que vive. 

Esta energía vital circula incesantemente a través y alrededor de nosotros, y con la ayuda de diversas técnicas se puede incidir en su circulación. La acupuntura, el qigong o el tai chi son sólo algunos de los modelos diseñados para controlar el ch’i, para favorecer su circulación y con ello obtener diversos beneficios, por ejemplo una condición más saludable, mayor potencia física o incluso claridad espiritual. 

La imagen que puede observarse aquí corresponde a una ilustración en tinta del siglo XIX, obra de un artista chino cuya identidad se desconoce. Originalmente esta pieza fue parte de una placa descubierta en el templo taoísta Nube Blanca, en Beijing.