*

X

Borges sobre "Ciudadano Kane" (y Orson Welles sobre la crítica de Borges)

Arte

Por: Samuel Zarazua - 08/04/2015

Para el escritor argentino, "Ciudadano Kane" tenía dos argumentos; el primero le parecía "de una imbecilidad casi banal, quiere sobornar el aplauso de los muy distraídos", y el segundo "une al recuerdo de Koheleth el de otro nihilista: Franz Kafka"

borges_kane_Enfilme_7y570_675_489

Las obsesiones de Borges (1899-1986) son harto conocidas, forman parte de un mundo imaginario único: los laberintos, los relojes de arena, los mapas, los espejos, la tipología del siglo XVIII, el olor del café, la prosa de Stevenson, los infiernos oníricos de Swedenborg, el temor por los espejos, etc. Su literatura fue un entramado entre situaciones improbables (mas no imposibles), seres fantásticos e imaginarios, y sobre todo tiempos inmemoriales. Menos conocida es la afición de Borges por la cinematografía.

A la par que devoraba libros o hacía sus escritos se dedicaba a hacer crítica cinematográfica sin más que su propia intuición, su pasión de cinéfilo y el erudito bagaje literario que lo caracterizaba.

A principios de 1931 la revista Sur, auspiciada por Victoria Ocampo, se convirtió en una revista emblemática, según ella misma: "De los que han venido a América, de los que piensan en América y de los que son de América". En la edición del mes de agosto de 1941 (Sur Nº83) fue publicada la crítica que Borges hizo de Ciudadano Kane (Orson Welles, 1941).

La ejecución es digna, en general, del vasto argumento. Hay fotografías de admirable profundidad, fotografías cuyos últimos planos (como las telas de los prerrafaelistas) no son menos precisos y puntuales que los primeros.

Me atrevo a sospechar, sin embargo, que Citizen Kane perdurará como "perduran" ciertos films de Griffith o de Pudovkin, cuyo valor histórico nadie niega, pero que nadie se resigna a rever. Adolece de gigantismo, de pedantería, de tedio. No es inteligente, es genial: en el sentido más nocturno y más alemán de esta mala palabra.

La crítica de Borges, que puede leerse aquí en su totalidad, es mixta; por una parte celebra la grandilocuente ejecución técnica de Welles y evoca una serie de notables analogías con uno de sus temas favoritos, los laberintos, y por otra parte, se muestra molesto por el desorden y la vanidad de Welles.

En My Lunches with Orson, una compilación de entrevistas realizadas por Henry Jaglon en 1983, Orson Welles contestó a la crítica borgiana:

Siempre supe que al propio Borges no le había gustado. Dijo que era pedante, que es una cosa muy extraña de decir al respecto, y que se trataba de un laberinto. Y lo peor de un laberinto es que no hay manera de salir. Y esta es una película de laberinto sin salida. Borges es medio ciego. Nunca olvides eso. Pero sabes, yo podría entender que él y Sartre simplemente odiaban Kane. En sus mentes, ellos veían –y atacaban– algo más. El problema son ellos, no mi obra.

También en Pijama Surf:

Orson Welles anticipa el estado policial 

Libros digitalizados de Borges libres para descargar

"Complot para la paz" cuenta la historia de Jean-Yves Ollivier, empresario francés cuya participación en el conflicto sudafricano llevó a la liberación de cientos de prisioneros, terminó la guerra de Angola, selló la independencia de Namibia y contribuyó decisivamente a la liberación de Nelson Mandela
[caption id="attachment_98483" align="aligncenter" width="694"]Imagen de: http://www.plotforpeace.com/premiere/success-london-premiere-curzon/attachment/23/ Imagen de: http://www.plotforpeace.com/premiere/success-london-premiere-curzon/attachment/23/[/caption]

De los archivos de una fundación privada para preservar la historia oral del continente africano surgió un personaje emblemático de una época vital para la región, cuya identidad estaba resguardada tras un velo de misterio. Mandy Jacobson, codirectora y productora de Complot para la paz (Plot for Peace), dio con un francés conocido como Monsieur Jacques, condecorado por el gobierno sudafricano del apartheid de P. W. Botha por haber ayudado a la liberación de prisioneros de guerra. Con esa información en la mente el nombre volvió a aparecer, ahora siendo condecorado por el presidente Nelson Mandela por su colaboración en la caída del régimen de segregación racial. Fue la única persona reconocida por ambas facciones antagónicas. Pocos sabían quién era ese hombre, ajeno al país, olvidado por la historia de varias naciones en las que jugó un papel preponderante, siempre tras las sombras. 

Complot para la paz cuenta la historia de Jean-Yves Ollivier, conocido con el alias de Monsieur Jacques, un acaudalado empresario francés nacido en Argelia antes de la independencia. Su participación en el conflicto sudafricano es doblemente extraordinaria: por un lado, su labor diplomática, sin tener puesto público alguno, llevó a la liberación de cientos de prisioneros, terminó la guerra de Angola, selló la independencia de Namibia y contribuyó decisivamente a la liberación de Nelson Mandela; y lo hizo sin ser partidario de ningún bando, absorbiendo costos económicos individualmente para que el nudo en el que se encontraban varios países fronterizos desapareciera. Los frutos de su participación son enormes. 

A mediados de la década del 80 la Guerra Fría tenía uno de sus escenarios en África. Angola era comunista, apoyado por la Unión Soviética y por tropas y armamento cubano, mientras Sudáfrica era suministrada por Estados Unidos. El campo de batalla era Namibia, bajo el yugo sudafricano. Como el resto de países africanos alrededor de Sudáfrica, Mozambique era uno más de los que estaban en contra del apartheid, apoyando a las fuerzas armadas del Congreso Nacional Africano del que Mandela era parte esencial, aunque no compartiera el método bélico. 

Este es a grandes rasgos el contexto en el que se desenvuelve esta compleja historia, con decenas de aristas y varios personajes que la cuentan en primera persona. Con el objeto de llegar a un público más amplio que un documental tradicional, Jacobson se asoció con Carlos Agulló para cubrir el recuento histórico de una narrativa clara y contundente, con herramientas prestadas de la ficción. Complot para la paz se asemeja más a un thriller político o a una cinta de espías que a un documental sobre un fragmento de la historia de África. Es una suerte de versión real de Juego de espías más que algo similar a ABC África. Y aquí hay otra cuestión doble: la historia que se rescata es increíble, pero también lo es que haya salido a la luz. Si algo caracteriza a Ollivier es su facultad para permanecer en la oscuridad, lejos de cualquier reflector, nunca en busca de crédito. Es un hombre de acción que con eso se conforma. Sin embargo Jacobson y su equipo no sólo lo convencieron a él, sino que lograron que el resto de los involucrados contaran también su parte, desde ex presidentes a agentes extranjeros de Estados Unidos, Sudáfrica, Angola o Cuba, una trama tan intrincada que ninguno de ellos la conocía en su totalidad, quizá ni siquiera Ollivier. Por la apariencia de los entrevistados en sus distintas contribuciones es evidente que el equipo de filmación regresó varias veces con algunos de ellos para clarificar tal o cual tema, tal o cual detalle, un método de investigación corroborado por Jacobson. 

“Fue como armar un rompecabezas”, uno cuyas partes estaban regadas por el mundo. Hubo equipos de rodaje en Johannesburgo (Sudáfrica), París, Nueva York, Washington D.C., Marrakech (Marruecos), Oyo (Nigeria), Brazaville (Congo), Pretoria (Sudáfrica), Timbavati (Sudáfrica), Luanda (Angola), La Habana, Lisboa, Maputo (Mozambique) y Madrid, y está hablada en francés, inglés, portugués, español y afrikáans. Los políticos que aparecen en las imágenes de stock van del citado Mandela a Ronald Reagan, Jacques Chirac y Fidel Castro. Todos tienen su parte en este drama de intriga internacional en el que un solo hombre cambió el destino de millones de personas sin que nadie más que un puñado de enterados lo supiera. Hasta ahora. 

Lo que no cuenta Complot para la paz son los intereses económicos que llevaron a Ollivier a meter su cuchara en África de la forma tan intrusiva como lo hizo. Desde un inicio confiesa que los hubo, pero no se indaga en ellos. Es harina de otro costal que podría ser un buen pie de página, porque sería difícil igualar la historia que sí cuenta. 

El multipremiado documental se exhibe a partir del 14 de agosto en la ciudad de México en la Cineteca Nacional, y posteriormente en Cine Tonalá, Casa del Cine y Cinemanía. 

 

Twitter del autor: @jpriveroll