*

X
Un breve repaso por algunas de las más asombrosas artes conductuales o fisiológicas de estos maravillosos insectos

 tumblr_lty87rl5c61r2h5u7o1_1280

Descubrí que si uno mira de cerca este hermoso mundo, siempre habrá hormigas rojas debajo.

David Lynch

Una alfombra coreográfica que funciona a la perfección. Una constelación de diminutos seres que anima un superorganismo inabarcable. Son las hormigas, criaturas preciosas. Si pueden o no considerarse los seres más fascinantes de la Tierra es una interrogante superflua, incluso ridícula. Pero, en todo caso, a continuación seis de las más portentosas conductas o cualidades que estos insectos manifiestan: 

Las hormigas son seres casi insomnes

Su patrón de sueño es uno de los más peculiares. En realidad solo descansan o toman una breve siesta de 8 minutos cada 12 horas. Y en el caso de las hormigas soldado, ni siquiera durante estos fugaces lapsos disminuyen significativamente su actividad cerebral. Su responsabilidad está simplemente por encima de algunas de sus necesidades fisiológicas más básicas. 

Las hormigas cultivan alimento

Casi cualquiera ha visto desfilar hileras de hormigas cargando pedazos de hojas (que superan por mucho su propio tamaño y peso). Pero lo que la mayoría ignoramos es que no se alimentan de esas hojas. En realidad son la materia prima que utilizan para luego, tras almacenarla durante un tiempo, cultivar hongos que servirán de alimento a sus crías. En este sentido ellas son las pioneras del cultivo del alimento, una actividad que llevan realizando desde hace alrededor de 60 millones de años (en comparación a los 12 mil que llevamos los humanos).

Las hormigas pueden predecir terremotos hasta con 24 horas de anticipación

Investigadores de la universidad alemana de Duisburg-Essen, comprobaron que un cierto tipo de hormigas establece sus colonias en las fallas geológicas. El comportamiento anómalo que la colonia registró en ciertas ocasiones coincidió con futuros terremotos superiores a los 2 grados. El estudio concluyó que estas hormigas son capaces de "predecir" movimientos tectónicos hasta 1 día antes de que se registren.

Las hormigas protegen a las plantas que les dan cobijo

Ciertas plantas, las mirmecófitas, son aprovechadas por las hormigas para guarecerse y extraer alimento a partir de sus secreciones azucaradas. A cambio las hormigas defienden a estas plantas de mamíferos herbívoros, de otros insectos e incluso de plantas parásitas. Ambas protagonizan uno de los más interesantes casos de mutualismo interespecies. 

ant-with-aphids

Las hormigas compartieron escenario con los dinosaurios

Se calcula que la historia de las hormigas comenzó hace 130 millones de años, en el período Cretácico. Es decir, estos combativos seres han sido testigos del desfilar de miles de especies, muchas de las cuales no han tenido la misma fortuna evolutiva y ahora existen solo como un eco museístico.

Las hormigas pastorean a otros insectos 

Al igual que cultivan su alimento, ejercen el pastoreo. En el caso especifico de los pulgones (formalmente conocidos como áfidos), las hormigas se alimentan de sus secreciones azucaradas y a cambio los protegen de otros insectos (en un mutualismo muy similar al que establecen con las mirmecófitas). Sin embargo, también trasladan a los pulgones a otras plantas u hojas, para hacerse seguir acompañando de ellos.    

images

¿Qué opinas? (la espiral suicida)

Tras este breve repaso, ¿sigues creyendo que el título de esta nota es poco pertinente? ¿aún te parece fácil cuestionar que las hormigas se encuentran entre las criaturas más apasionantes de este planeta?

Si tus respuestas a las preguntas anteriores son afirmativas, queda un fenómeno más que, tal vez, pueda hacerte reconsiderar. Se trata de un extraño comportamiento colectivo en el que incurre cierta especie de hormigas y que consiste en suicidarse masivamente mientras se encuentran inmersas en un trance activo. Básicamente marchan en espiral y continúan así hasta que la figura se cierra lo suficiente como para que los miles de involucrados mueran asfixiados (ver video).

No hay mejor predicador que la hormiga, que no dice nada.
Benjamin Franklin

Quizá sigas pensando que los labradores o los gatos son seres superiores a las hormigas. Pero en todo caso lo que parece inobjetable es que estos insectos tienen para nosotros, los humanos, incontables lecciones. ¿Sabías que uno de los mejores modelos de movilidad colectiva que tenemos disponibles para adaptar a la movilidad urbana es precisamente el que utilizan las hormigas? O qué decir de sus interacciones mutualistas o de su impoluta disciplina. 

Y para concluir solo me gustaría agregar que la diminuta grandeza de las hormigas va más allá de su ejemplar funcionalidad y su despliegue de algunas de las más espectaculares artes que podamos encontrar en el reino animal. De hecho hay algo paradójico en ellas, en esencia precioso, y es el que de algún modo su pragmatismo es tan incorruptible que alcanza destellos poéticos. Algo así como la máxima praxis ha fungido como vehículo hacia la inspiración lírica. Quizá aquí radica su capacidad para evocar tantas y tan útiles metáforas. Las hormigas son maestros.  

 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

 

Premio Nobel obligado a renunciar como investigador tras comentarios sexistas

Por: pijamasurf - 06/28/2015

Declaraciones sexistas de un Nobel de Medicina alimentan el debate cultural en torno a la discriminación sexista en el mundo de la ciencia

Screen Shot 2015-06-16 at 12.09.54 PM

"Déjenme les platico sobre mi problema con las niñas. Tres cosas ocurren cuando ellas están en el laboratorio: te enamoras, se enamoran de ti, y cuando las criticas lloran". Así argumentó el bioquímico Tim Hunt, premio Nobel de  Medicina en 2001, su opinión de que la interacción entre géneros es problemática para la ciencia. 

Las declaraciones de Hunt, vertidas durante la World Conference of Science Journalists en Corea del Sur, llegan justo en un momento en el que se debate álgidamente la discriminación de género en el mundo de las ciencias y el sexismo --el cual evidentemente Hunt corrobora con sus declaraciones-- que afecta a decenas de miles de científicas.

A partir de esta intervención se desataron incontables protestas en medios y redes sociales, condenado la postura del Nobel. La presión fue tal que Hunt se vio obligado a renunciar a su cargo como profesor honorario del University College London y, por fortuna, su sexismo llega en buen momento para sumarse a los argumentos de la campaña que busca equilibrar las oportunidades entre hombres y mujeres en el plano de las ciencias.