*

X

Placebo couture: cómo la ropa que usas modifica tu pensamiento y te programa socialmente

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/30/2015

Usar cierta ropa tiene efectos cognitivos específicos, lo cual sugiere que la ropa es placebo y que podemos programarnos o desprogramarnos tomando conciencia de estos efectos

Screen Shot 2015-04-30 at 11.45.36 AM

Además de canalizar la energía del Sol o del viento para el beneficio del planeta, también el ser humano debería de canalizar el poder del placebo o el poder que tiene la mente para modificar el cuerpo y la experiencia de realidad. En la época reciente se han apilado numerosos ejemplos en distintos rubros sobre la acción del placebo, el efecto de autosanación y modificación cognitiva que ocurre a través de la sugestión o la creencia; quizás no le damos la suficiente importancia a este tema, que podría liberarnos del yugo farmacéutico.

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Columbia muestra que en el caso de los hombres, vestir de traje modifica sus patrones de pensamiento. Voluntarios obtuvieron mejores resultados en aspectos de procesamiento abstracto de información en pruebas psicométricas al usar trajes como los que usarían en una entrevista de trabajo. Los investigadores señalan que este efecto no se presenta sólo por la diferencia o el contraste con las vestimentas cotidianas sino que, "ya que la ropa formal se siente formal", este efecto debe de repetirse. Los investigadores creen que en parte el efecto se produce por el estereotipo asociado a vestir formalmente, lo que llaman "power dressing", es decir, la ropa hace que la persona se sienta poderosa --porque participa en una constelación de signos condicionantes-- y esto crea un efecto placebo.

Anteriormente se ha observado que cuando sujetos utilizan una bata blanca que creen pertenece a un doctor se vuelven más atentos e interesados a lo que las demás personas dicen --un efecto que no se repite cuando usan una prenda que creen que pertenece a un pintor. Al parecer, la relación simbólica entre la ropa y la profesión o el tipo de persona que usa esa ropa y las características estereotípicas de las mismas son ya parte de nuestro inconsciente colectivo.

Tener conocimiento de esto puede ser un arma para afrontar ciertas situaciones en la vida cotidiana --y también una estrategia de marketing de la industria de la moda. Al mismo tiempo, aumentar la conciencia del efecto placebo también es una forma de desactivar y dejar de padecer placebos inconscientes. Por ejemplo, uno podría sentirse igualmente poderoso vistiendo con pants y camiseta, a sabiendas de que al fin de cuentas la ropa es sólo una convención social que afecta nuestra mente. Aunque puede existir un efecto psicofísico en la ropa, en el color y en la textura, gran parte del efecto es una cuestión simbólica adquirida: no es tanto que la ropa nos haga sentir de tal o cual forma sino que nos sentimos así porque proyectamos significados a la ropa, que es esencialmente un lienzo. Cuando uno descubre la programación colectiva inconsciente que opera cotidianamente, uno puede jugar a programarse individualmente y trascender el mundo de etiquetas invisibles por el que se guía las mayoría de las personas.

Excelentes videos ilustran la paradoja de Fermi (o por qué no hemos encontrado vida extraterrestre)

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/30/2015

Sabemos que por cada grano de arena en la Tierra hay 10 estrella solo en la Vía Láctea y que en nuestra galaxia, incluso si solo existiera vida en 0.1% de los planetas, debería de haber 1 millón de planetas con vida

Screen shot 2015-06-04 at 11.19.16 PM

 

La paradoja de Fermi sostiene que, dada la gran cantidad de estrellas y planetas con condiciones habitables en el universo, sería lógico que hubiéramos entrado en contacto con extraterrestres o hubiéramos sido ya colonizados... y sin embargo, ¿dónde están los hombres verdes o los dioses galácticos? 

En este grupo de videos de gran agilidad intelectual y sobre todo con una fabulosa narración visual, nos internamos a esta paradoja que deja a gran parte de la comunidad científica en una zona de perplejidad y especulación. Sabemos que por cada grano de arena en la Tierra hay 10 estrella solo en la Vía Láctea y que en nuestra galaxia, incluso si solo existiera vida en 0.1% de los planetas, debería de haber 1 millón de planetas con vida. Pese a esto muchos científicos consideran que podríamos ser la única forma de vida en el universo, posiblemente una herencia del viejo antropocentrismo. Su razonamiento tiene que ver con que tal vez existen ciertos filtros para que la vida inteligente pueda evolucionar y explorar el espacio, como períodos de tiempo menos estables en la historia del universo o un delicado equilibrio para que la vida pueda mantenerse que aún no somos capaces de evaluar del todo.

 

 

 

Dicho eso, lo más probable es que en el universo existe vida inteligente, pero no somos capaces de percibirla o no siente la necesidad de entrar en contacto con nosotros --puesto que tal vez, más allá de nuestro ego, no somos tan interesantes. Un ejemplo de esto es el esquema de civilizaciones de Kardashev, el cual evalúa la evolución tecnológica de una civilización en tres grados. El primero es la capacidad de usar todos los recursos energéticos de su planeta (nosotros todavía no estamos en esa fase), el segundo de todo su sistema solar y el tercero utilizar toda la energía de su galaxia. Una civilización del tercer tipo podría correr una simulación informática para conciencias incorpóreas casi durante la eternidad, alimentándose de estrellas enanas rojas. Sobra decir que civilizaciones así podrían ser imperceptibles para nosotros, como dioses invisibles, e incluso podrían habernos colonizado sin que lo supiéramos. En este sentido realmente no estamos muy lejos de Sócrates, quien dijo: "Yo solo sé que no sé nada", y existen tantas posibilidades que es ridículo pensar que el solo hecho de no haber encontrado vida en los poquísimos planetas en los que hemos buscado o  que naves espaciales extraterrestres no hayan aterrizado en el césped de la Casa Blanca es una razón suficiente para pensar que no hay vida inteligente más allá de la Tierra.