*

X

Investigación científica concluye que la humanidad está conectada por una conciencia colectiva

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/19/2014

Una melodía colectiva generada por la acción sincronizada de nuestras mentes emerge en la data recopilada por el Global Consciousness Project, un esfuerzo de diferentes científicos que hace cuestionar el paradigma científico actual

gcp2

Después de 16 años analizando minuciosamente 480 eventos globales, el Global Consciousness Project ha concluido que existe un efecto mental que puede medirse, el cual emerge consistentemente en eventos que congregan, emocionan o consternan a las masas bajo un mismo campo de significado o experiencia. Originalmente un proyecto único en su campo de la Universidad de Princeton, el GCP emitió un comunicado en el que resume su trabajo y señala que "nuestras mentes individuales, aunque únicas y diferentes, pueden también unirse a otras en una especie de sinfonía mental que por momentos se vuelve audible contra una predominante estática en el fondo". 

El GCP, dirigido por el Dr. Roger Nelson, emplea numerosos aparatos a lo largo del orbe, que realizan mediciones de "tunelaje cuántico" en búsqueda de señales de coherencia entre lo que debería de ser un ruido aleatorio. En otras palabras, el Global Consciousness Project mide la sincronicidad colectiva de manera cuantificada, "correlaciones significativas en datos aleatorios" (recordemos que para Carl Jung, la sincronicidad era una "coincidencia significativa"). Aplicando una especie de electroencefalograma planetario (o "electrogaiagrama") en momentos cruciales de concentración de energía psíquica colectiva se cree haber observado un emergente campo de conciencia unificada, o la llamada noósfera que fervientemente pronosticara Pierre Teilhard de Chardin.

Durante las mediciones de evento, el GCP mide fluctuaciones de información (200 bits) cada segundo en 118 aparatos (REGs, Random Event Generators) repartidos por todo el mundo. Esto es equivalente a que cada segundo, en cada una de estas cajas negras o REGs repartidas por todo el mundo, se lanzan 200 volados (una simulación electrónica de lanzar monedas al aire traducidas en datos binarios, bits). Según la ley de la probabilidad, de 200 volados, 100 deberían de caer cara y 100 cruz (o, lo que es lo mismo: 100 0s y 100 1s). Sin embargo se han encontrado patrones significativos en los resultados, correlacionados con eventos de importancia global, lo cual sugiere que en ciertos momentos la conciencia global del planeta interfiere en los resultados, focalizándose y creando mayor coherencia. Durante momentos de crisis, pánico o celebración es como si la conciencia y la atención del planeta se inscribieran sobre un lienzo y empezaran a dibujar signos coherentes.

GPC_results_cumulative

Después de 16 años y 480 eventos medidos, los patrones de coherencia que han sido cuantificados consistentemente tienen una probabilidad de haber ocurrido de 1 en 1 billón, lo cual hace estas mediciones estadísticamente significativas y merecedoras de la consideración científica como una hipótesis que ha sido comprobada. Lo que hace especialmente importante al GCP es que su método es científicamente sólido, al igual que sus credenciales académicas y, bien visto su trabajo, debe de hacernos reconsiderar el paradigma científico actual en el que se presta poca atención a la investigación psi o noética.

"Realmente la conciencia afecta al mundo, correlaciones inesperadas se muestran en nuestras redes de aparatos aleatorios. Algo sucede, y la conclusión más probable es que en un nivel profundo oculto hay una interconexión de conciencias entre personas a lo largo del planeta" señala Roger Nelson. "Los seres humanos simplemente no son islas separadas de conciencia". Una vez identificado el efecto, el poder de afectar la realidad con la mente colectiva focalizada, queda preguntarnos: ¿qué vamos a hacer con ello?

¿Es el claustrum el asiento donde se enciende y apaga la conciencia humana?

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/19/2014

La acérrima lucha por ubicar y definir la conciencia humana sigue adelante y, según un prestigioso neurocientífico, podríamos estar cerca de encontrar el lugar en el cerebro que cumple la función de director de orquesta

claustrum1Después de descubrir la doble hélice del ADN, el biólogo y neurocientífico Francis Crick dedicó buena parte de su trabajo a investigar cómo se forma la conciencia en el ser humano. Junto con Christof Koch, Crick desarrolló la hipótesis de que el claustrum, una delgada banda de células debajo del neocórtex, juega un papel preponderante. Koch y Crick creen que el claustrum es el director de orquesta de la conciencia.

Neuroimágenes muestran que el claustrum es el equivalente a una estación central de trenes donde se cruzan la mayoría de las regiones del cerebro enviando señales. El claustrum "podría servir como un integrador de señales eléctricas entrecruzadas, si es que toda la información puede ser añadida libremente a esta estructura" escribe Koch. Una definición de la conciencia es justamente aquello que integra la enorme cantidad de percepciones y estímulos dispares que conforman la realidad y los hace un todo coherente. Crick desarrolló junto con James Watson su teoría de la doble hélice del ADN basándose en la idea de que la estructura revela función. Aplicando esto, la estructura del claustrum parece indicar que tiene una función importante ligada a la conciencia. Algo que, debido a la posición del claustrum y a otros factores, es difícil de probar.

Koch cita un estudio reciente liderado por Mohamad Koubeissi, de la Universidad de George Washington. En este estudio se notó que al estimular eléctricamente un solo sitio del cerebro con una cantidad de corriente bastante elevada, los 10 sujetos a los que se aplicó el estímulo dejaron de responder a una serie de comandos y suspendieron sus actividades. Cuando el estímulo dejó de aplicarse la "conciencia" regresó inmediatamente, sin que los pacientes recordaran lo que había sucedido mientras se les estimuló eléctricamente. En décadas de estimulación del cerebro superior, nunca se había reportado el cese abrupto y posterior reactivación de la conciencia. Los investigadores mencionaron la posibilidad de que esto se debiera al claustrum.

Aunque este estudio no es evidencia sustantiva a favor de la hipótesis de Crick y Koch, es una importante motivación para realizar nuevos experimentos y ponerla a prueba. Quizás en los próximos años podamos comprobar que la conciencia es un fenómeno material generado en su totalidad por el cerebro, o este principio materialista seguirá eludiendo las múltiples tentativas de ubicar la conciencia que lleva a cabo la ciencia. Tal vez la conciencia no se deja definir y ubicar porque posiblemente está en todas partes (y ninguna) y surge de la interacción entre todos los componentes de la mente, pero de ninguno en específico.