*

X

Mega Man y el eterno retorno: la filosofía de Nietzsche como videojuegos de 8 bits

Arte

Por: pijamasurf - 03/21/2015

El pesimismo de Nietzsche traducido a la estética y la teleología de los primeros videojuegos, un ejercicio que demuestra la influencia del filósofo en el pensamiento occidental

Time is a flat circle”: “El tiempo es un círculo”. Tal vez muchos reconozcan esta frase por la serie True Detective, que hace no mucho causó cierto revuelo por su singular combinación de suspenso, terror y… pesimismo.

Pesimismo en el sentido filosófico, porque filosófica es la tradición que sostiene dicha visión de mundo, la cual, por otro lado, no por casualidad impactó de tal manera la cultura que ahora aparece incluso en productos pop como una serie televisiva. Por diversos motivos, el pensamiento de Nietzsche trascendió en ese sentido: sí académicamente pero también popularmente.

Muestra de ello son estos tres videos de la serie 8-bit Cinema que resumen algunos de los motivos más conocidos de la filosofía nietzscheana ―el eterno retorno, la crítica del cristianismo y la naturaleza de la verdad― pero tratados como videojuegos, como tramas de una aventura que además de tener un Big Boss, en el ínterin enseña los fundamentos de un sistema de pensamiento filosófico.

Y claro, después de todo, un concepto como el “Superhombre” merece su propio cartucho, ¿no?

*Los subtítulos de los videos se activan automáticamente al iniciar la reproducción.

7 mujeres que conjugaron genialmente el dadaísmo y el feminismo

Arte

Por: pijamasurf - 03/21/2015

La asombrosa asociación que hicieron estas mujeres entre el instinto rebelde y el genio, una fusión arquetípica del dadá y lo que sería el feminismo como tal

wood

Rebeldía, fantasía y antiarte son sólo algunas de las características fascinantes del dadaísmo. Surge como un desencanto de la Europa de posguerra donde la indignación provocó una ruptura del orden establecido, por lo que la búsqueda de la renovación en la expresión artística se buscó a través del uso de materiales inusuales, simples pensamientos sin conexión alguna, gestos y manifestaciones provocadoras. 

Notaremos entonces un paralelismo con el feminismo, este movimiento histórico que ha buscado la igualdad y equidad de derechos entre hombres y mujeres. Este, al igual que el dadaísmo, surge a partir de una inconformidad y un desencanto del orden establecido. Se fomentó por consiguiente una manera nueva en que las mujeres (y hombres) se expresaban a través del uso de materiales inusuales, simples pensamientos, gestos y manifestaciones provocadoras. 

La asombrosa asociación resalta cuando ambas nociones encuentran una fusión arquetípica. Es decir, cuando mujeres dadaístas sorprendieron al mundo con sus declaraciones anti statu quo. Como por ejemplo, la siguiente lista de aquellas antiartistas que pasaron a la historia por su constante sed de la diferencia: 

 

Suzanne Duchamp suzanne-duchamp

La más joven de los hermanos Duchamp, Suzanne, vivió en el famoso quartier Montparnasse (París, Francia), donde se formó en la École des Beaux-Arts en Rouen. Una de las claves del trabajo dadaísta de Duchamp fue Multiplication brisée et rétablie (1919), donde expuso la trinidad sagrada del dadaísmo: una sensibilidad antiestética, un collage y un texto. En su abstract, ella escribió: “El espejo podría romperse, el andamio podría tambalearse, los globos podrían irse volando, las estrellas podrían desaparecer, etcétera”.

 

 

 

Sophie Taeuber-Arp

sophie-tc3a4uber

Esposa y colaboradora del dadaísta Jean Arp, el trabajo de Taeuber demostró tener una afinidad por la gama de colores y geometrías, la cual despertó la creencia en el poder nato de la expresión entre el color, la línea y la forma, así como un ingenio y una libertad inusuales. De acuerdo con Oxford University Press, “ella rechazó la esquematización progresiva de sus contemporáneos en relación de la forma objetiva. Durante los años del dadá en Zurich (1916-20), Taeuber-Arp no sólo pintaba, también realizaba una serie de cabezas de madera policromáticas. Entre ellas se encuentra el retrato de Jean Arp (1918-19), un diseño de marionetas y sets para un evento de König Hirsch (de Carlo Gozzi, 1918). Simplemente era una bailarina que se presentaba en las noches del Cabaret Voltaire”.

 

 

 

 

 

Beatrice Wood (o la Mamá del dadá)

beatrice-wood“Lo que es el dadá en relación con la lectura es lo que no yo conozco sobre el dadá. Yo simplemente estaba enamorada de los hombres que estaban conectados con eso, lo cual me suponía ser una dadaísta más que nada”.

 

 

 

 

Emmy Hennings

emmy-henningsCantante, escritora, bailarina y performer de marionetas, Emmy Hennings publicó una serie de poemas en editoriales anarquistas que eran populares en su época. Sin embargo, en su vida personal ella contaba con una carrera como adicta a la morfina, prostituta y estafadora, que promovía frecuentemente los inicios del poliamor, la anarquía y la revolución social.

 

 

 

 

 

 

Baronesa Elsa von Freytag-Loringhoven

elsa-von-freytag-loringhovenElla era una pieza de arte viviente que encarnó el dadaísmo de una manera que sus coetáneos masculinos sólo llegaron a soñar. Era modelo artística, vagabunda, poeta, performer radical, icono de moda y feminista. Llegó a estar en la cárcel por usar ropa “reveladora” y por robar todo aquello que le llamara la atención.

 

 

 

 

 

 

Mina Loy

mina-loy

Esta chica bohemia se convirtió en un icono del dadaísmo que exploró formas y materiales poco convencionales. Una de sus obras más conocidas del Greenwich Village pasó por un proceso de juicio. Sus poemas coquetearon con un modernismo onírico, irreverente y provocador, poco visto en una mujer en esa época. Entre lo chic y el shock:

A silver Lucifer

serves

cocaine in cornucopia

 

To some somnambulists

of adolescent thighs

draped

in satirical draperies 

Peris in livery

prepare

Lethe

for posthumous parvenues

  

 

Clara Tice

clara-tice

Su atractivo fue su estilo de cortes. Ella ayudó a organizar una de las primeras exhibiciones de arte independientes (con la Sociedad de Artistas independientes); luchó contra la censura cuando la Sociedad para la Supresión del Vicio intentó desaparecer sus performances y algunos de sus artículos en revistas populares como Vanity Fair.