*

X

Sueño africano: artistas cuestionan la narrativa neocolonial del continente negro (FOTOS)

Por: pijamasurf - 02/16/2015

El e-waste: la basura digital donde los artistas africanos del nuevo siglo encuentran y recomponen su identidad

Los hábitos de la vida en línea son una realidad que da forma a la existencia social de miles de personas en urbes orientales y occidentales por todo el orbe; pero cuando pensamos en África, el continente parece quedar en un "afuera", más lejano que lo que los mapas nos permiten conocer.

Desde el año 2000 algunas urbes y capitales africanas experimentaron un auge de digitalización que ha dado lugar a diversos movimientos de experimentación gráfica con base en la web, desde aquellas organizaciones humanitarias que utilizan las redes sociales para crear conciencia, los activistas sociales que forman parte, también, del naciente público consumidor de información, al igual que un contingente nutrido de artistas que cuestionan lo africano en el siglo XXI a través de una reapropiación crítica de las narrativas gráficas neocoloniales.

África no es sólo el reportaje documental de NatGeo sobre fieras y tribus en la selva; no es (solamente) tampoco las encarnizadas luchas tribales entre neotiranos hambrientos de poder, ni la amenaza del Ébola, el SIDA y otras enfermedades, ni la voracidad de empresas transnacionales que explotan y esclavizan a niños en las minas de diamante y en los lagos donde la carpa del Nilo crea ciudades fantasma de pobreza y hedor de pescado: se trata de una herencia neocolonial expresada en imágenes, con la cual las nuevas generaciones deben vérselas para entrar de lleno en su propia historia; una historia que colectivos de videastas nigerianos cuentan a su manera, al igual que fotógrafos, modelos y curadores de arte, con recursos que encuentran en la red: el e-waste, la basura digital donde los artistas africanos del nuevo siglo encuentran y recomponen su identidad.

3 dispositivos diseñados para modular tu cerebro (y por lo tanto, tu realidad)

Por: pijamasurf - 02/16/2015

Se perfila una nueva generación de "maquinas de la mente" con prometedores alcances para los usuarios

Screen Shot 2015-02-25 at 12.56.53 AM

La manipulación de la mente vía estímulos externos es una práctica muy antigua, quizá milenaria. La reacción de nuestro cerebro ante detonadores específicos, desde el café o el té hasta la exposición a luz intermitente frente a nuestros ojos o la producción repetitiva de un sonido puntual (mantras), es algo con lo que históricamente hemos jugado, con el afán de modelar nuestra interacción con la realidad "exterior".

En este mismo afán, o al menos guardando ciertas similitudes, hoy recurrimos a la tecnología y a la ciencia, particularmente a las neurociencias, para continuar con esta práctica. Y el resultado, a pesar de que es un campo que aún tiene mucho por desarrollar, comienza a ser cada vez más estimulante: neuro-gadgets que inciden de manera significativa en nuestro estado mental y, por ende, en nuestra manera de experimentar la realidad.

20150210151140-Front_View_Zen_Vibez

A continuación te presentamos tres de estos excitantes dispositivos que ya se encuentran en el mercado o en fases beta avanzadas. Sólo te recordamos que en alguna medida aún mantienen un cierto carácter experimental y que como toda exploración, su uso, te sugerimos, debiera hacerse con cuidado y responsabilidad (además de considerar la posibilidad de que no los necesites y que puedas automodularte sin necesidad de herramientas externas):

Thync

Se trata de un dispositivo que emite sutiles estímulos eléctricos a tu cerebro para detonar estímulos químicos similares a los producidos por el café (si quieres activarte) o a las pastillas para dormir (si quieres evitar el insomnio). 

Zen Vibez

Actualmente hay una campaña en IndieGoGo para producir este dispositivo diseñado para "autopotenciarte" y alcanzar, mediante la manipulación de ondas cerebrales, cualquier estado deseado.

Fisher Wallace Stimulator

A diferencia de los dos anteriores, este estimulador ya se encuentra completamente disponible en el mercado (aunque cuesta entre 600 y 700 dólares). Una de sus funciones más populares es la de estimular la producción de serotonina y así ayudar al usuario a combatir la depresión.