*

X

Joven emprende viaje de 3 años para combatir su depresión (FOTOS)

Por: pijamasurf - 02/06/2015

3 años de travesía hicieron que Michael Loffer se reencantara profundamente con la vida; y afortunadamente, documentó su recorrido

Screen Shot 2015-02-06 at 12.09.41 AM

La depresión es uno de los acompañantes más populares en la actualidad. Ya sea que responda a una pérdida de valores o frivolización, a una vida abocada al consumismo y la simulación, a factores genéticos, alimenticios, bioquímicos o psicoculturales, lo cierto es que es uno de los mayores males de la sociedad contemporánea. Lo anterior pesa aún más, o se recrudece, inmersos en una especie de presión social por ser, o al menos, parecer felices. Algo así como "la triste obligación de tener que ser feliz"

Ahora, más allá de los detonantes o consecuencias de la depresión, del cómo la entendamos o la comuniquemos, se trata de un fenómeno innegablemente complejo y multifactorial. Además, como señalábamos en un artículo anterior: "La depresión es una trampa, pero una casi perfecta. Y es que si la voluntad mueve montañas, la depresión construye abismos, tan reales como tu mesa de madera o la taza de té que a veces te acompaña. Además, a diferencia de otras frecuencias anímicas, por ejemplo la melancolía, la depresión carece de toda poiesis, es más bien un estado obscenamente estéril, que fácilmente puede inhabilitar (discapacitar) a aquel que lo experimenta" .

Afortunadamente nuestro diseño es aún más rico y complejo que este mal, y en ese sentido generalmente disponemos de herramientas (aunque a veces no tengamos siquiera el ánimo de utilizarlas) para hacerle frente a dicha frecuencia. Por ejemplo, tenemos el caso del joven fotógrafo Michael Loffer, quien tras enfrentar una severa crisis depresiva un día tomó fuerzas y decidió dejar todo para entregarse a la deriva geográfica: viajó durante 3 años por Asia y Sudamérica. 

Durante este trayecto Loffer encontró más que motivos suficientes para reencantarse de la vida, abrir su cabeza, aligerar su espíritu y, sobretodo, redimensionar aquellas cosas que lo mantenían deprimido (y que generalmente se trata de minúsculas tormentas autoforjadas). Tras la larga travesía, el espontáneo viajero aseguró que muchas de las experiencias, que por cierto documentó fotográficamente, le "transmitían un poco de vida". En consecuencia, aquel que inició el trayecto como un tipo desesperado e insípido, regresó empoderado y agradecido.

Al compartir su historia en Reddit, recibió críticas sobre la comodidad de poder acceder a viajar así, inesperadamente, durante tanto tiempo, algo que pocas personas en el mundo podrían hacer. Sin embargo, Loffer advirtió que lo logró en mayor medida por voluntad que por dinero: pidiendo "rides", haciendo "couch surfing" y economizando al máximo.

Pero más allá de si el suyo es un lindo cuento de hadas autosuperacional o una valiente travesía, lo que importa es conocer la historia de alguien que hackeó su propio crucigrama para liberarse de un estado indeseado. Y para muestra del ejercicio, quedaron estás imágenes:

Chiang Mai, Tailandia

travel-photography-around-world-depression-michael-loffler-1

 

Tonle Sap Lake, Cambodia

travel-photography-around-world-depression-michael-loffler-3

 

Ta Prohm, Cambodia

travel-photography-around-world-depression-michael-loffler-2

Yuanyang, China

travel-photography-around-world-depression-michael-loffler-4

Lijiang, China

travel-photography-around-world-depression-michael-loffler-5

 

Machu Picchu, Perú

travel-photography-around-world-depression-michael-loffler-6

 

Zhangjiajie, China

travel-photography-around-world-depression-michael-loffler-7

 

   

Recorre la estremecedora belleza de esta central eléctrica abandonada (FOTOS)

Por: pijamasurf - 02/06/2015

Entre el futurismo y la mitología, esta central de energía ubicada en Bélgica emana un nostálgico esplendor

8501963784_2f0dfadab1_k_1.jpg.CROP.promo-large2

Con el tiempo hemos podido comprobar que la fascinación por la estética abandonada, por esos lugares abandonados a merced de su propio eco, es un fenómeno bastante popular –o al menos lo es entre nuestros lectores. Esos muros corroídos, los rincones asaltados por la hierba, las presencias diluidas en cuerpo más no en sensación, son sólo algunos de los ingredientes que dotan a estos espacios de magnética coquetería.

En el caso de esta planta de energía abandonada que se ubica junto al pueblo de Charleroi, en Bélgica, la cual el genial blog Atlas Obscura se encargó de ubicar, la exuberante estética es más que evidente. Como si se tratara de una especie de arena mitológica que alguna vez alojó, paradójicamente en un futuro cercano, espectáculos masivos que aún no logramos entender del todo, este espacio esencialmente geométrico denota una particular capacidad para despertar flujos imaginarios.

Algo curioso es que la Central Eléctrica IM fue apenas abandonada hace 8 años, tiempo probadamente suficiente para que ese otro tiempo la reclamara como suya, e impregnara en la estructura original un dejo de suntuosa nostalgia. El espacio fue inaugurado en 1921 como una de las mayores plantas de carbón en este país. Un caudal de agua era liberado hacia el interior de su torre de enfriamiento, en donde a base de viento se enfriaba y liberaba columnas de aire caliente. Para finales de los 70 se enviaban 480 mil galones de agua por minuto.

Eventualmente se comprobó que la planta era responsable del 10% del total de emisiones de dióxido de carbono en Bélgica. Y luego de sonadas protestas encabezadas por Greenpeace, la central fue clausurada en 2007. Fue entonces cuando comenzó la invasión del abandono y hoy, a escasos 8 años, el espectáculo es vibrante. 

 

12801898585_c150ccda02_h_1

12773812053_571bf6ac49_k_1

12437223573_349e69ab77_h_1
11456412744_f450543fa5_k_1
8501962810_4014f9c132_k_1