*

X
Tal vez te sorprenderás al conocer que muchos de los pilares de la cultura occidental se le deben a la cultura árabe.

Tal vez a algunos les llame la atención el título de esta nota, considerando que el Islam es, estrictamente, una religión. Sin embargo, referirnos al Islam como una cultura también es apropiado, ya que necesariamente en paralelo a una práctica religiosa se gesta una cultura. En todo caso en este contexto nos referimos a ese cúmulo cultural que reúne a esos múltiples pueblos que tienen como común denominador la práctica del Islam.  

Una vez aclarado lo anterior, procedamos a sustentar la afirmación que titula este artículo, por cierto una aseveración especialmente pertinente ahora que, una vez más, el Islam se encuentra en la mira de la condena cultural. Tras los sucesos ocurridos en París, en las oficinas de la revista Charlie Hebdo, se avivó la animadversión ante “lo musulmán”. Esto en buena medida gracias al tratamiento frívolo e irresponsable que muchos medios le imprimen a cualquier acto negativo perpetuado por practicantes del Islam –sin enfatizar en que se trata de grupúsculos híper violentos y dogmatizados que poco tienen que ver con el grueso de esta fabulosa cultura.

A continuación un breve listado de algunas de las más exquisitas, útiles y relevantes aportaciones que las culturas alrededor del Islam han concretado a lo largo de muchos siglos. Para muchos resultará sorpresivo encontrarse con este pulso precioso de manifestaciones culturales, mientras que para otros será un importante recordatorio de que cuando hablamos de la cultura árabe, hablamos no de crueles tipos “enturbantados” que asesinan a sangre fría a seres humanos de primera clase (es decir, occidentales), sino a una de las civilizaciones indudablemente más refinadas y brillantes que se hayan registrado en la historia de la humanidad.

Así que la próxima vez que te cruces con un musulmán considera que el tipo es, antes que el probable familiar de un terrorista (o incluso el propio terrorista), el heredero de uno de los linajes culturales más admirables de nuestra especie.

9781435114883_p0_v2_s260x420

Las mil y una noches

Se trata de uno de los cuerpos narrativos más hermosos y estimulantes jamás escritos. Presuntamente esta compilación de cuentos persas se consumó en el siglo IX, por Abu Abd-Allah Muhammad el-Gahshigar. Si bien Las mil y una noches podría considerarse el máximo representante de la literatura arábica, vale la pena aclarar que también es sólo una de las muchas gemas literarias emanadas desde esta cultura.

Ajedrez

Si bien el primer antecedente de este inabarcable juego –que ocupa mediante un tablero con 64 espacios el infinito– se registró en la India, el puntual desarrollo del ajedrez ocurrió en Persia, alrededor del siglo VII, y por eso se considera entre los preciosos legados de Arabia al mundo.

Café

Sin la cultura islámica es muy probable que tu devoción por esta bebida estimulante jamás hubiese ocurrido. La práctica de beber café nació por primera vez en Yemen, hace unos 1,200 años.

Mezquitas

Difícil dudar que entre las más estremecedoras muestras de estética arquitectónica se encuentran las mezquitas. Estos templos islámicos se caracterizan por una hipnótica geometría que sublima la experiencia humana, orientándola hacia la divinidad.

Hospitales

El primer hospital en la historia fue fundado en Egipto, durante el siglo IX. Nos referimos al  hospital Ahmad ibn Tulun, que proveía, de acuerdo a una obligación islámica de asistir médicamente a todo aquel que lo necesite, asistencia médica gratuita.

Universidades

El actual concepto de universidad tiene a su primer antecedente directo en un centro de enseñanza fundado por una joven princesa, de nombre Fatima al-Fihri, y que actualmente lleva más de 1,200 años operando. Se trata de la Universidad al-Qarawiyyin, en Fez, Marruecos.

1084290_orig

Álgebra

Una de las áreas más relevantes de las matemáticas, en el desarrollo del álgebra la influencia de matemáticos árabes, que incluso acuñaron el término, fue fundamental. 

Cirugía

Uno de los procedimientos fundamentales para la medicina fue inventado hace poco más de mil años por el médico musulmán Al Zahrawi, quien publicó una enciclopedia sobre esta técnica que sería una referencia obligatoria en Europa durante más de 5 siglos.

Alquimia

Algunos de los pilares fundacionales de esta tradición, no sólo una de las más influyentes en la historia espiritual del ser humano sino también antecedente directo de la química como ciencia, se gestaron en Egipto y el Medio Oriente. En pocas palabras, sin la influencia de las culturas islámicas, difícilmente se habría logrado este cuerpo de conocimiento que permearía el misticismo occidental durante los siglos posteriores. 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis 

 

Esto es lo que dicen los expertos en sadomasoquismo sobre "50 sombras de Grey"

Salud

Por: pijamasurf - 01/14/2015

La comunidad BDSM critica el sexo "vainilla" y poco verosímil de la película "50 shades of Grey"

10378965_944372648919801_1737915344043725772_n

La versión cinematográfica de 50 shades of Grey (50 sombras de Grey) se ha convertido en una de las películas más taquilleras de la historia. Uno de los puntos principales de su popularidad es una mirada al erotismo desde la perspectiva y la sensibilidad femeninas que, de algún modo, hace justicia a una búsqueda incesante de la excitación sexual más allá de los atavismos del patriarcado. Sin embargo, esta novela y ahora película ha sido criticada por simplificar y abaratar prácticas eróticas como el sadomasoquismo en una versión pop.

El término BDSM tuvo su origen en 1969, cuando un grupo de personas decidieron diferenciar sus prácticas sexuales de otras subculturas tales como el bondage, la dominación, la sumisión, el sadismo y el masoquismo. Sin embargo, a diferencia de las creencias populares, estas prácticas tiene una variedad que va mucho más allá del dolor. Los practicantes procuran enfocarse en las sensaciones de placer, empoderamiento y control, aunque existen actividades sadomasoquistas que requieren específicamente dolor como vía de sensaciones por lo que, para alcanzar ese clímax orgásmico, es necesario experimentarlo en acuerdos consensuales entre los implicados (amos y sumisos). 

Por lo que, a diferencia de la creencia popular, formar parte de la comunidad BDSM no es tan sencillo como lo pinta la película taquillera ni el best seller. De hecho, Emily Sarah, una practicante sadomasoquista, explica: “Me asombró lo mala que es la película... las escenas sexuales fueron tan vainilla. No parecía particularmente kinky para mi gusto. El equipo era hermoso, pero no tanto en los términos actuales del BDSM: sólo se trataba de Christian amarrando a Anastasia”. Para ella, las escenas de la película se enfocaban en la sensibilización corporal, sin mostrar el verdadero lado de un auténtico SM. Por otro lado, lo único que se dejó entrever fue la vinculación abusiva y enfermiza que los hombres como Christian Grey tienden a llevar: 

Ambos personajes son irreales. Ella no sabía siquiera lo que es un butt plug. Muchas personas sí, y si no lo saben, no se estarían relacionando con un hombre como él. No pienso que él se interese en una mujer como ella: queda claro que ella no es para BDSM, y que él podría encontrar a alguien para hacer eso. Eso convierte la relación en abusiva. […] He conocido a algunos Christian Greys. Son personas que, en el pasado, tuvieron relaciones abusivas e inseguras. En definitiva, yo me alejaría de él. No son personas capaces de amar; su manera de ver las relaciones es demasiado egoísta. Se trata de tener el control de todo, más que de pensar en un amor genuino. Cuando Anastasia dice, ‘Déjame sola', él realmente irrumpe en su hogar. Eso no es consensuado. […] No creo que ÉL, James tenga una larga experiencia en la vida real; creo que probablemente estas son sus fantasías. Y tengo la impresión que no ha tenido mucha experiencia SM consensuada a lo largo de su vida.

Mientras que Ronald L. H. Elliston, fundador del primer club nocturno de fetiches, alerta sobre el problema de que jóvenes sin información previa digan: “Eso está bien. Así es como se juega. Así es como necesito actuar”. Ya que, probablemente adquieran el rol de Christian como un hombre manipulador, controlador y psicópata, quien cumple con el ciclo de la violencia de pareja: tensión, violencia y encanto de reconciliación: “Toma años construir ese nivel de confianza con alguien; de otro modo, eso es abuso. Anastasia realmente cree que está enamorada, que él puede convertirse en un hombre amoroso y por lo tanto hace todo lo que él quiere. Ella se está subyugando, no sometiendo”.

La mayoría de las personas consideran que, para “darle chispa” a la vida sexual con su pareja, necesitan actividades como el BDSM sin modificar un ápice de su vínculo amoroso cuando en realidad, para entrar a alguna subcultura sexual es indispensable contar con una relación sólida con base en la confianza y la comunicación. Se trata de cumplir con la fantasía que se opone a lo establecido, lo cual necesita el apoyo de una pareja confiable para llegar a acuerdos consensuales en relación con su sexualidad. Dicho esto, la comunidad BDSM y los críticos de cine coinciden: la película es pésima. Tal vez, usando mal el término, en su sentido vulgar, ir a ver 50 sombras de Grey es sadomasoquismo para el público.