*

X

De aventón por el camino con un viejo maníaco: entrevista a John Waters

Arte

Por: Rafael Toriz - 12/02/2014

Rafael Toriz entrevista a John Waters, pontífice de la inmundicia, y se sube a su bólido. En el camino está el dharma, decía Kerouac y en este caso coche es el vehículo de la iluminación perversa en el corazón del paisaje americano.

imagePervertida y arrogante en la misma medida que voraz y drogadicta, la nación americana es un territorio trastornado donde los más lúcidos entre sus hijos suelen ser devorados o segregados por un sistema que los destruye y enajena para luego cubrirlos de gloria (dinámica que ha explorado como nadie Chuck Palahniuk, auténtico sobreviviente del sistema de fagocitación americano, cuando menos en sus libros). Pocos, teniendo en cuenta la densidad de población y la cantidad de orates sueltos y medicados, son los que consiguen imponer sus reglas, marcando el rumbo. Entre ellos, John Waters brilla desde hace mucho tiempo con luz propia: esa que lo ha vuelto un director de culto –coronando al freak como una de las bellas artes– y lo ha vuelto un referente insoslayable del círculo más exquisito de la cultura: algo difícil de conseguir en una cultura abocada a producir, reciclar y desechar. Waters, pope de la inmundicia que apenas necesita presentación, es el mítico director de películas como Pink Flamingos, Mondo Trasho, y Multiple maniacs, obras canónicas de la pesadilla enajenada del siglo XX que incluso ahora son una experiencia revulsiva y orgánica que mueve todavía a la fascinación conjunta con la náusea, lo que apuntala su talento: si algo no ha perdido Waters, sibarita verdadero, es su poderosa capacidad de sorprender.

La publicación de su libro de viajes por los Estados Unidos titulado Carsick en la Argentina –periplo de costa a costa hecho a puro aventón– fue la ocasión para establecer una comunicación telefónica con Waters en su casa de Baltimore, quien respondió, a pregunta expresa, diciendo: “No creo que nadie piense que estoy moral y mortalmente trastornado. Creo que la mayoría de la gente se ha dado cuenta de que todo lo que he hecho ha sido una invitación a mi mundo, y se trata de una exploración del comportamiento humano. No creo ocasionar esas reacciones en la gente”.

Multifacético, Waters ha dirigido largometrajes, fungido como actor, performer, escritor de libros y guiones y preparado shows de spoken words. “Para mi es importante todo lo que hago. Cada día preparo con ahínco en todo lo que trabajo, con disciplina espartana. Llevo un control muy estricto sobre lo que hago. Trabajo sin descanso desde la mañana a medio día. En todo”.

Conocido también en algunos círculos por su pasión bibliófila, confiesa con un acento conocido: “Me encanta leer, es la única manera que tengo de relajarme. No creo ser un snob, debo tener unos 8  mil libros, con frecuencia no tengo donde ponerlos. Me encanta leer, poseo algunos libros muy extraños, colecciono algunas rarezas, cómics, libros sobre películas, sobre crímenes verdaderos. Colecciono todo tipo de libros, no sólo de literatura”.

Consultado por sus preferencias respecto al cine latinoamericano, afirma con júbilo conocer algunas de las rarezas “más suculentas de la región” y al preguntar por la nacionalidad del entrevistador expresa: “Estuve en México, pero no lo suficiente. Divine –la drag queen inmortalizada en sus películas– solía ir regularmente a Tijuana, un entorno que disfrutaba mucho”.

Carsick nace del entusiasmo que le produce la idea de cruzar en auto y de aventón en aventón los Estados Unidos, para lo cual se prepara con esmero y pulcritud. El libro es una exploración de su personalidad y su figura, consciente todo el tiempo de los alcances de su propio mito: “¿Puedo renunciar a los horarios rigurosos a los que estoy tan acostumbrado en la vida real? ¿Yo? ¿Siendo, como soy, un enfermo del control, alguien que planea con semanas de anticipación qué día puede darse una panzada de caramelos?”. Hay en su búsqueda una proyección de aventuras en sintonía con todo su proyecto estético, que lo nutre hasta la médula (por distintas razones, el libro causa distintas sensaciones corporales, más o menos placenteras, interesantes y alevosas): “Por supuesto, había pervertidos sueltos, y yo hacía dedo todos los días con la verga parada y la esperanza de que alguno me levantara y me la chupara”. El libro es también un extravagante manual de mariconerías de un espíritu despierto que todo el tiempo está pensando en si va a toparse o no con asesinos seriales.

La tradición de la épica americana tiene sin lugar a dudas un protagonista, el mismo que vieron Jack Kerouac y los beatniks y que llega incluso a la mejor novela de Paul Auster: el coche, corazón irrefrenable de los norteamericanos. “Agradezco la mención porque en efecto, pensé en eso durante el viaje. Yo siempre quise ser un beatnik, cruzar en auto América atravesando también la crisis de la mediana edad y todo ese rollo”. ¿Aprendió algo del viaje, de la ruta? “Sí, esencialmente que todo mundo quiere contar historias y necesita que le cuenten historias. Oír y escuchar. La gente está interesada en la gente, en la manera en que viven y en las cosas que les pasan. Deberías probar, tratar de vivir abierto al peligro”; –Trato; es algo que disfruto cada que puedo, de cuando en cuando–, respondo. “Deberías viajar a dedo tú también, te invito, de verdad. Es una estupenda manera de tener sexo”.

Twitter del autor: @Ninyagaiden

Descubren grabados en conchas realizados 300 mil años antes de que el humano evolucionara

Arte

Por: pijamasurf - 12/02/2014

Una concha grabada por un Homo erectus es por mucho el arte más antiguo que se ha encontrado, y cuestiona todo lo que sabemos acerca del origen del arte y el pensamiento humano complejo

shell-engraving6

Hasta hace poco se suponía que las primeras creaciones artísticas surgieron hace algo así como 40 mil años, marcadas por el cambio en la conciencia humana (posiblemente causado por sustancias que expanden la consciencia). Pero ahora ha emergido una concha de almeja enterrada hace aproximadamente entre 430 mil y 540 mil años que contiene grabaciones geométricas indudablemente vinculadas a la voluntad creativa.

Lo importante de este descubrimiento es que en esos años no había aún Homo sapiens sino Homo erectus. Ello significa que hace medio millón de años, en los bancos de un río en Java, un protoartista usó el diente de un tiburón para grabar un zigzag profundo en una concha y ese dibujo, sin importar su intención, parece indicar los trabajos de una mente que no sólo se ocupaba en el aquí y ahora, sino que era capaz de una forma de conciencia única y abstracta y hacía objetos sin una función particular.

El dibujo en la concha siguiere que quien lo hizo estaba “divagando”, lo cual dice que el Homo erectus ya estaba integrando distintos dominios del conocimiento, y que el impulso creativo se viene formando desde muchísimo antes de lo que hasta ahora se suponía. Esta concha es, por mucho, el grabado más antiguo que conocemos sobre el origen del arte y el pensamiento humano complejo.