*

X

Co-descubridor del ADN se ve en necesidad de vender su medalla del Premio Nobel luego de comentarios racistas

Por: pijamasurf - 12/05/2014

James Watson ganó el premio Nobel de Medicina en 1962 junto a Francis Crick por su teoría de la doble hélice. Más de 40 años después, Watson se echó la soga al cuello al sugerir que la inteligencia de los africanos no sirve para el pensamiento científico

watson

El genetista y co-descubridor de la estructura del ADN, James Watson, salió de la esfera pública en 2007 luego de un comentario racista publicado en el Sunday Times. Watson dijo que  se sentía “pesimista frente al prospecto de África”, pues “todas nuestras políticas sociales están basadas en el hecho de que su inteligencia es la misma que la nuestra, mientras que todas las pruebas dicen que no realmente”.

Watson añadió gasolina a la hoguera sugiriendo reportes anecdóticos de que los empleados negros son menos inteligentes, y que no existen científicos negros talentosos que él pudiera contratar para su laboratorio.

Como consecuencia de estas declaraciones, Watson fue despedido de la mesa directiva de muchas de las compañías que le daban empleo, por lo que desde hace 7 años no cuenta con ingresos más allá de lo académico. “Nadie quiere admitir que yo existo”, dijo al Financial Times. La comunidad académica le volvió la espalda y lo acusó de racista y prejuicioso.

Pero Watson no vive precisamente en la pobreza: simplemente nadie quiere invitarlo a dar lecturas públicas desde entonces, ni tener nada que ver con él. Como estrategia para reintegrarse a la conversación pública, Watson de 86 años planea vender la medalla del Premio Nobel de Medicina –que ganó  junto a Francis Crick en 1962--, y afirma que donará parte de las ganancias de la subasta “a las instituciones que me han cuidado”, como las universidades de Chicago y Cambridge.

La medalla sería subastada en Christie’s de Nueva York, y se estima que su precio de compra podría alcanzar los 3 millones de dólares. La medalla de Crick fue subastada en Shanghai el año pasado y sobrepasó los 2.3 millones.

Un viejo proverbio chino dice que la balsa que te salva de ahogarte puede tener un color feo, lo que significa que las fallas del maestro no opacan su enseñanza. En el caso de Watson, su investigación cambió el entendimiento de los humanos sobre sí mismos, y el campo de la genética moderna no sería nada sin él y Crick.

Sin embargo, en tanto figura pública, está de algún modo condenado a hacerse responsable de sus declaraciones: “He tenido una vida única”, dice Watson, “que me ha permitido hacer cosas… Fue estúpido de mi parte. No puedes hacer nada sino esperar que la gente sepa realmente quién eres".

Se trata de la cuarta medalla Nobel subastada públicamente, y la primera de un ganador vivo. Las otras son la mencionada de Crick, la de Aage Bohr (hijo de Niels) y la del escritor William Faulkner.

¿Cuáles son los países más y menos corruptos del mundo?

Por: pijamasurf - 12/05/2014

Chile y Uruguay son, por mucho, los países menos corruptos de América Latina, de acuerdo al Corruption Perceptions Index de Transparencia Internacional

 Screen Shot 2014-12-11 at 1.32.52 PM

Ceder a favor de tu beneficio personal, a costa de un perjuicio colectivo. Así podríamos definir a grandes rasgos el acto de la corrupción entre funcionarios públicos, lo cual, si además tomamos en cuenta que su propósito original es el de servir a la sociedad (razón por la que cobran un sueldo que proviene del pago de impuestos o del usufructo de la riqueza nacional), entonces implica la perversión de la razón de existir de dichas autoridades. 

La institucionalización de este acto, es decir el imprimir este halo degenerativo en el funcionamiento cotidiano de una administración pública, ha probado ser uno de los mayores males que enfrentan ciudades, estados y naciones alrededor del mundo. Además de implicarle costos incalculables a las arcas públicas de decenas de países, la instauración de la corrupción como modus operandi conlleva otras nefastas consecuencias, por ejemplo, favorece la impunidad o promueve la injusticia, y aunque es una pauta marcada por el propio sistema, esta termina permeando la dinámica social y absorbiendo a la ciudadanía (la cual se vuelve copartícipe de este fenómeno).

Como cada año, la organización Transparencia Internacional publica su Índice de Percepción sobre Corrupción, un listado que incluye a 175 países. Entre los múltiples efectos que acarrea la corrupción en estas naciones no sólo se encuentra el saqueo de recursos públicos en detrimento de los sectores más necesitados de la sociedad (algo que repercute en carencias educativas o de salud pública, entre otros rubros), sino que se "vulneran el desarrollo económico y de justicia, además de destruir la confianza pública en el gobierno y las autoridades". Es decir, más allá de las consecuencias tangibles que acarrea el instaurar la corrupción como parte de la administración de un país, esta práctica termina por enturbiar la atmósfera de manera significativa generando, así, costos a mediano plazo que son particularmente complicados de revertir.

En cuanto al Índice, el cual está basado en la opinión de expertos alrededor del mundo, mide los niveles de percepción en torno a la corrupción del sector público. Sobre los resultados y el valor jerárquico, Transparencia Internacional advierte:

Una baja calificación es generalmente una señal de soborno recurrente, falta de castigo contra los actos de corrupción e instituciones públicas que no responden a las necesidades de sus ciudadanos.  

Los 10 países con menor corrupción son:

10. Canadá

9. Luxemburgo

8. Holanda

7. Singapur 

6. Suiza

5. Noruega

4. Suecia

3. Finlandia

2. Nueva Zelanda

1. Dinamarca

Mientras que en el ocaso de la honestidad y la transparencia se ubican:

174. Somalia

173. Corea del Norte

172. Sudán

171. Afganistán

170. Sudán del Sur

169. Irak

168. Turkmenistán 

167. Uzbekistán 

166. Libia

En cuanto a Latinoamérica, los dos países mejor ubicados son Chile y Uruguay, compartiendo la posición 21, mientras que España aparece en el 37 y México, empatado con Bolivia, en el lugar 103.

Consulta aquí el Índice completo.