*

X

4 claves para detectar cuando alguien te está mintiendo

Por: pijamasurf - 11/04/2014

Mediante el análisis lingüístico de un diálogo, puede detectarse la gran mayoría de mentiras que se nos dosifican a diario

wall_decal_theater_masks_s

Por diversas razones estructurales y particularidades de la mente humana, la mentira es un personaje protagónico dentro del día a día. Resulta casi imposible imaginar la cantidad de acciones y reacciones que se han detonado alrededor de este acto a lo largo de la historia, sean estas económicas, bélicas, políticas, maritales, etc. Y tal vez por esto es que, desde tiempos inmemorables, se han tratado de diseñar métodos que permitan detectar cuando alguien está mintiendo: desde la tortura y la amenaza hasta los polígrafos o, más recientemente, el electroencefalograma. Sin embargo, ninguno de los métodos ha probado ser 100% efectivo; de hecho, la mayoría distan bastante de lograrlo.  

De acuerdo con Noah Zandan, la interacción social nos receta diariamente una dosis de entre 10 y 200 mentiras (una dinámica en la cual todos participamos, ya sea "dando" o "recibiendo" mentiras). Y según este investigador en temas de comunicación, educación y tecnología, uno de los mejores recursos disponibles para la detección de mentiras consiste en una técnica llamada "análisis lingüístico de texto", la cual apuesta por detectar patrones subconscientes en el lenguaje que se utiliza para mentir, en contraste con los discursos que son verídicos.

En su intervención de TED Ed, Zandan refiere a cuatro claros patrones lingüísticos que sugieren la presencia de una mentira. En caso de tener el tiempo y ánimo de analizar un diálogo, entonces resulta relativamente fácil advertir la presencia de alguno o todos estos indicios:

Impersonalización: cuando una persona miente, pocas veces se refieren a ellos mismos. Recurren al uso de tercera persona y buscan distanciarse de los hechos ficticios que están tratando de hacer pasar como verdaderos. Aquí compara unas declaraciones del ciclista Lance Armstrong en dos entrevistas, con años de diferencia. En la primera niega que esté copándose, mientras que en la segunda lo acepta. Curiosamente, en el segundo caso utiliza 75% veces más pronombres personales. 

Negatividad: es un rasgo asociado a un presunto sentimiento de culpa a nivel inconsciente. De alguna forma, aquel que miente está condenando su propia mentira al incurrir en lenguaje negativo; por ejemplo: "No te pude llamar porque mi estúpido teléfono se quedo sin pinche batería".

Simpleza: cuando se miente generalmente se explican los acontecimientos en términos simples, ya que inventar historias realmente requiere de un alto nivel de creatividad e imaginación.

Narrativa innecesaria: a pesar de la simpleza de la crónica falsa, aquel que miente utiliza términos largos e innecesarios para comunicar algo sencillo. Es decir, la sustancia es hipersimple pero la envoltura es hipercompleja; esto puede comprobarse en cientos de discursos y declaraciones políticas a lo largo de la historia.

Al parecer, un análisis detenido de las construcciones lingüísticas de nuestro interlocutor (sea tu pareja, un producto publicitario, un profesional que te brinda un servicio o, claro, un político local) debiese bastar para detectar una buena cantidad de mentiras. Sin embargo, antes de comenzar a utilizar estos recursos también sería apropiado preguntarte si en realidad prefieres conocer la verdad en muchos de los casos en los que se te miente. ¿Estás seguro?

 

6 de las mejores apps para privacidad online en navegador o móvil

Por: pijamasurf - 11/04/2014

¿La privacidad online sigue siendo un derecho o es, cada vez más, una habilidad adquirida conscientemente? ¿O será que en el futuro vamos a pagar por cosas que en estos días dimos por sentadas?

 WhatApps-Estafas-Online

El vocero Edward Snowden replanteó nuestra percepción de la privacidad online con elocuentes evidencias que atestiguan que dicho paradigma está obsoleto. Declaraciones como las de Obama a ese respecto, sellan el pacto de obediencia: ellos admiten que es ingenuo creer que no nos espían, y nosotros esperamos pasivamente a no ser espiados.

El nuevo ecosistema digital probablemente será distinto sólo para aquellos que realicen un esfuerzo consciente por aprender y aplicar nuevas herramientas de comunicación; en otras palabras, confiar menos en las máquinas y tener algún entendimiento del acuerdo al que acceden cuando aceptan instalar una nueva app.

Es por eso que un par de expertos en el campo de la privacidad online (Joseph Bonneau de Princeton y Peter Eckersley de la Electronic Frontier Foundation) se dieron a la tarea de evaluar decenas de apps de codificación de datos.

El criterio principal fue muy básico: que las apps hicieran lo que dicen hacer, proteger los datos del usuario. Cabe destacar que una buena calificación en este ranking no excluye el hecho de que exista malware en nuestros dispositivos que siga haciendo accesible nuestra información si la herramienta de codificación se instala después.

Pero nos mantenemos fieles al punto: el ecosistema digital sólo será privado para quienes asuman la tarea de hacerlo privado por sí mismos, mientras los que decidan confiar en las buenas intenciones de los desarrolladores y los gobiernos contarán una historia de filtraciones y hacks que seguimos atestiguando en las primeras planas de los medios tecnológicos.

Sin más preámbulo, las seis mejores apps para mejorar la privacidad online:

1. CryptoCat

Se volvió popular gracias a que era la herramienta con la que el periodista Glenn Greenwald se comunicaba con Snowden en 2013. Es gratis y puede instalarse en cualquier navegador.

2. Signal/RedPhone

Ambas apps permiten realizar llamadas seguras desde iPhone y Android, respectivamente. El secreto consiste en ser capaces de enlazar contactos sin compartir libretas de direcciones.

Las dos son obra de Open Whisper Systems, y pueden descargarse gratuitamente en la tienda de  iTunes y GooglePlay.

 3. TextSecure

La respuesta de Open Whisper Systems para enviar mensajes seguros desde Android. Disponible gratuitamente en GooglePlay.

4. ChatSecure

Una app segura multiplataforma, que ofrece mensajes ilimitados en Facebook Chat, Google Talk, Hangouts y muchos más. Gratis aquí.

5. Silent Phone

Disponible para iPhone y Android, esta app promete cifrar voz y video. Sin embargo, deberás pagar una cuota mensual de $9.95 USD por utilizarla. Según Mike Janke, CEO de Silent Circle, se requiere mucho dinero para ofrecer un servicio de calidad. La descarga, sin embargo, es gratis.

6. Silent Text

La versión de Silent Phone para mensajes de texto en los OS más populares. La cuota mensual también aplica aquí. Pero según Janke, “nuestra arquitectura, estructura y tecnología, están construidas para no mantener ningún dato del usuario”.

Esto nos lleva a una peligrosa pero indispensable pregunta: ¿debemos aceptar que la privacidad ha dejado de ser un derecho y comenzar a tratarla como un privilegio, pagando por ella? Según Janke, el discurso de la empresa va en esa línea, aunque con una actitud (aparentemente) confiable: “Nos pagas por un servicio y un producto con dinero, no con tu información ni con publicidad”.

Si crees que Silent Text es para ti, descárgalo para iPhone y Android.

La lista de casi 40 apps para mejorar tu privacidad online puede consultarse aquí.