*

X

Nobel de Economía 2014 advierte sobre el peligro de los monopolios

Por: pijamasurf - 10/14/2014

Jean Tirole, de 61 años, es uno de los galardonados más jóvenes del Nobel de Economía, y su trabajo ha servido para crear políticas públicas en materia de regulación de competencia utilizando la teoría de juegos

NOBEL-ECONOMICS-FRANCE-AWARDEl economista y profesor francés Jean Tirole, de 61 años, ha recibido el Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel (conocido popularmente como el Nobel de Economía) por el importante análisis que ha realizado sobre "la potencia del mercado y la regulación", así como para prevenir a los gobiernos, en su papel de reguladores, sobre el fomento de prácticas monopólicas en las grandes corporaciones.

“La mejor regulación o política en materia de competencia debe ser cuidadosamente adaptada a las condiciones específicas de cada sector. Jean Tirole ha presentado un marco general para concebir esas políticas y las ha aplicado a diversos sectores, que van desde las telecomunicaciones a la banca”, destacó la academia sueca.

Antes de los análisis de Tirole sobre monopolios utilizando la teoría de juegos, los reguladores y gobiernos aplicaban límites de precios para compañías monopólicas, lo que a la larga podía generar deficiencias en la calidad de los servicios.

Tirole apoya la liberalización y privatización de servicios públicos pues para él la competencia puede generar menores precios, impactando positivamente a los consumidores; sin embargo, su trabajo también prevee que, en un mercado de empresas globales, los gobiernos deben establecer autoridades globales para supervisar su funcionamiento.

"Si se los deja sin regular, esos mercados usualmente producen resultados indeseados por la sociedad: precios más altos que los motivados por los cotos o empresas improductivas que sobreviven bloqueando el ingreso de otras nuevas o más productivas", dijo Tirole en alguna ocasión. Su análisis tampoco ha sido ajeno al papel de Google y otras grandes corporaciones de prácticas monopólicas en entornos web.

Algunos economistas han advertido que una lectura más atenta del trabajo de Tirole pudo haber prevenido o minimizado los efectos de la crisis económica de 2007, al plantear recomendaciones sobre la función de los reguladores para minimizar el riesgo en mercados donde los participantes (como en el caso de los bancos) están estrechamente interconectados.

Tirole también ha dicho que “Francia necesita modernizarse para dar más oportunidades a los jóvenes”, a la vez que es necesario “modificar el mercado de trabajo" para ayudarlos.

Este premio fue establecido en 1968 y entrega 1.1 millones de dólares al ganador, siendo Tirole seis años más joven que el promedio de ganadores, y el primer no estadounidense desde 1999.

 

 

Kratom, la placentera droga legal que puede sustituir a los opiáceos

Por: pijamasurf - 10/14/2014

El kratom produce sensaciones gratas y evita el dolor, como el opio; por el momento es legal y podría ayudar a combatir adicciones

 

product_102Una planta pariente del café que ha sido usada por siglos en el sureste asiático empieza a despegar entre psiconautas y adictos a los opiáceos, particularmente en Estados Unidos. El kratom (Mitragyna speciosa) puede ser consumido como un té o también masticando sus hojas; produce una sensación de placer y sirve como analgésico y estimulante. 

Actualmente el kratom es legal en la mayoría de los países (en Tailandia se prohibió hace décadas, pero se podría volver a legalizar debido a que no parece producir daños notorios); se puede conseguir en bares de kava (el kava kava es otro high legal importado de Pacífico asiático) o pedir por internet.

La tradición medicinal de esta planta la prescribe para reducir el dolor, contra la diarrea y para disminuir la dependencia al opio; legendariamente, también como un afrodisíaco para prolongar el acto sexual. Es el uso como sustituto de sustancia opiáceas --algunas de las más adictivas del mundo-- el que ha catalizado la reciente ola de kratom y el que ofrece mayor potencial. El kratom se acopla a los mismos receptores moleculares en el cerebro que la morfina y uno de sus alcaloides también se acopla con los receptores de serotonina, lo cual lo hace especialmente útil para combatir la enorme depresión que suele producir la abstinencia de drogas como la heroína. Los usuarios de Erowid que describen sus experiencias con kratom suelen considerarlas relativamente ligeras y disfrutables.

Para muchos toxicómanos, el opio hace de la existencia una indolente procesión --aunque también, una sofisticada contemplación--, de la vida --en palabras de Cocteau--, una perenne "caída horizontal". Dejar los opiáceos es la cruz de numerosos adictos que tienen que batallar sustituyéndolos con otras drogas, muchas veces con otros fármacos igualmente poderosos y con numerosos efectos colaterales. Debido al dolor ablativo y al ansia existencial que provoca dejar los opiáceos, los adictos pueden pasar décadas en un vaivén de recaídas ("paciencia de la adormidera, quien la ha fumado, fumará", escribió Cocteau). El kratom se une a sustancias como la ayahuasca y la ibogaína, que representan importantes salvoconductos para dejar los opiáceos de una manera integral, en este caso de una manera más suave y gradual, sin tener que enfrentar a los usuarios con el terror existencial sanador de potentes psicodélicos.

La farmacéutica Sigma-Aldrich ha desarrollado la primera versión sintética farmacológica del kratom para tratar específicamente a adictos.

Esperemos que el kratom se mantenga legal, ya que empieza a haber una ola de pánico --de fear-mongering-- que hace eco entre amas de casa y medios amarillistas conservadores.