*

X

Esta imagen prueba la existencia de vida extraterrestre, según científico

Por: pijamasurf - 10/07/2014

Profesor de microbiología difunde imagen de "partícula dragón", la cual recolectó en la estratósfera y que, según sostiene, comprueba la existencia de vida extraplanetaria

dragon-particle

 

El profesor de microbiología de la Universidad de Sheffield, Milton Wainwright, sostiene que ha encontrado evidencia de vida extraterrestre. Wainwright recolectó partículas en el espacio con una serie de globos que lanzó a la estratósfera y ahora ha dado a conocer esta imagen en la que se puede ver lo que se ha llamado "la partícula dragón", supuestamente material biológico diatómico, compuesto de oxígeno y carbón, el cual sería un fundamento de la vida como la conocemos.

El trabajo de Wainwright es bastante polémico y buena parte del mainstream científico lo descarta; sin embargo, el caso que postula es digno de analizarse.

"El análisis científico de la estructura muestra que está hecha de carbono y oxígeno y no hay manera de que fuese una pieza cósmica o volcánica de otro tipo", señaló Wainwright al sitio británico Express: "Estos hallazgos podrían alterar para siempre nuestra percepción de la vida y la evolución en la Tierra. Será necesario reescribir nuestros libros de biología". Wainwright confía en que esta partícula no fue llevada a la estratósfera desde la Tierra, como algunos científicos creen que ocurrió en el reciente caso del material biológico encontrado por un astronauta ruso en la Estación Espacial Internacional.

En el sitio de la Universidad de Sheffield se señala que el trabajo de Wainwright está orientado a comprobar la neopanspermia, la teoría que sugiere que microbios están llegando a la Tierra constantemente.

La teoría de la panspermia, que señala que la vida se originó en el espacio y llegó a la tierra a través de bacterias resistentes a la condiciones del espacio, fue primero avanzada por Francis Crick, el codescubridor de la doble hélice del ADN. Sin embargo, hasta la fecha no se cuenta con pruebas materiales de que esto haya ocurrido o está ocurriendo aún; solamente es una fuerte hipótesis.

Al igual que Wainwright, el científico indio Chandra Wickramasinghe cree que continuamente hay una lluvia diatómica de microorganismos vivos, incluyendo algunas especies de algas o protoalgas, las cuales ha identificado durante lo que llamó la "lluvia roja". Wickramasinghe agrega que buena parte de nuestro ADN, el cual es bacterial y viral, proviene de estos organismos espaciales.

Por el momento lo único que queda claro es que la hipótesis de que la vida llegó a nuestro planeta viajando en el espacio es la más sólida que tenemos; sin embargo, de eso a creer que hemos probado la existencia de vida extraterrestre hay un importante trecho en el que deben participar numerosos científicos revisando la evidencia y el método de obtención de la misma.

 

Científicos concluyen que el orgasmo vaginal y el punto G no existen

Por: pijamasurf - 10/07/2014

Un reciente estudio deliberó que el orgasmo vaginal no existe y sólo se puede llegar al clímax femenino por medio de la estimulación del clítoris

klimt-danae1

Por años, las mujeres han declarado sentir distintos tipos de orgasmos: internos y externos, cervicales o clitorianos (o incluso clímax fantasmales en los que el tacto sale sobrando). Ahora, un nuevo estudio científico asegura que todo ello es mentira; que no existe tal cosa como un punto G o un orgasmo vaginal y que el único clímax posible para una mujer es por medio del clítoris, al cual le llaman, sospechosa y perturbadoramente, “pene masculino”.

Los expertos en medicina sexual y sexólogos decidieron recientemente que “necesitaban certezas en relación con el orgasmo femenino, en lugar de hipótesis u opiniones personales” del tipo que publican las revistas populares. Argumentaron que la anatomía femenina simplemente no avala las nociones de orgasmo que tenemos hasta ahora, y que la estimulación del clítoris es el único camino al clímax.

Su artículo enumera los nombres anatómicos para cada una de las partes de la vagina pero omite que, mientras la anatomía es importante, la respuesta sexual es mucho más que laWładysław-Podkowiński-Ecstasy suma de nuestras regiones genitales. Y mientras hay evidencia de que el clítoris se parece en naturaleza al pene y tiene rasgos de desarrollo similares, no hay suficiente información para concluir que ambos son idénticos en sensación y función. Lo que es más: no hay evidencia de que un clítoris y un pene “sienten lo mismo” en el acto sexual.

Mientras los científicos avanzan en su exploración del orgasmo femenino (investigación que tomó relevancia hace relativamente poco), parece que se alejan de la experiencia empírica de mujeres reales que pueden llegar al orgasmo por distintas vías (o al menos eso es lo que creen experimentar, que sería suficiente para que exista). Es decir, en su razonamiento anatómico, los autores no explican por qué tantas mujeres no llegan al orgasmo incluso con suficiente estimulación clitoriana o por qué algunas son capaces de llegar al orgasmo en ausencia de esta. No explican el papel que el cerebro juega en el orgasmo o por qué la estimulación cervical puede llevar al orgasmo a una mujer con parálisis.

En resumen, estudiar la sexualidad es algo muy complejo, y asegurar “científicamente” que “el orgasmo femenino no existe” (porque el clítoris es un pene en potencia) está lejos de la verdad y tiene implicaciones delicadas. Como apunta Kayt Sukel para el New Scientist, parece que las investigaciones están tintadas de normas sociales y expectativas; que diferentes laboratorios quieren tener la última palabra y se pelean entre ellos en lugar de trabajar juntos.

Todos sabemos que las mujeres llegan a distintos tipos de clímax por distintas vías (al menos ellas lo saben y es suficiente). Sin embargo, hasta que los científicos quieran llevar a cabo un estudio interdisciplinario y colaborativo, no hay manera de que la ciencia sea un lugar confiable para  informarse sobre temas relacionados con la sexualidad femenina.