*

X

Psicólogo recomienda cambiar de pareja cada cinco años para ser feliz

Por: pijamasurf - 06/03/2014

El psicólogo Rafael Santandreu propone un nuevo modelo en el que habría que cambiar de pareja cada cinco años para vivir mejor.

 10_inland-empire-lynch_high_1343657353.46

 

El psicólogo español Rafael Santandreu, autor del libro Las gafas de la felicidad, sabe que sus propuestas suenan “un poco macabras”, pues afirma que los humanos no estamos diseñados para la monogamia y que la raíz de nuestros problemas más serios tiene que ver con esto. Según comentó en una entrevista: “Vivimos el amor sentimental como algo antinatural y lo entendemos de una manera aberrante, por eso funciona tan mal”.

Para Santandreu, las parejas deberían cambiar cada cinco años. De acuerdo con su postura, la monogamia ha funcionado hasta ahora porque el hombre era poseedor de la mujer, lo cual “no es una vida en pareja” sino “la vida de un amo y un esclavo”. Su propuesta es una especie de consejo de superación femenina que afirma que si las relaciones cambian de modelo, las mujeres lograrán finalmente la libertad sexual:

Sexualmente estamos muy reprimidos, sobre todo la mujer. Pretendemos vivir con una limitación sexual tremenda. Con este nuevo modelo alejado de la monogamia se solucionarían todos los problemas de celos o de dependencias. La principal causa de suicidio en el mundo es el desamor. ¡El desamor! No es perder el trabajo o tener una enfermedad grave…

En esta perspectiva subyace, a todas luces, un nuevo modelo de encarcelamiento convencional. Cambiar de pareja de acuerdo a un calendario prefabricado no tiene nada de liberador, y cinco años es un número arbitrario. La idea tiene, sin embargo, un matiz interesante: dejar de pensar en el ideal del “felices para siempre” es, ciertamente, fundamental. No obstante, el autor olvida, quizás, que no solo el amor o la pasión iniciales son lo que importa en el reino de las relaciones, sino lo que viene después. ¿Qué sería de la evolución individual sin las “humanidades” crudas y cotidianas, la valentía y el trabajo emocional derivado del espejeo con el otro?

Más allá de los pros y contras de su propuesta, Santandreu nos recuerda que habría que romper con modelos que definitivamente no son para todos. Salirse a tiempo de una relación, antes de empezar a lastimar o a jugar con el poder, sería el mejor modelo a seguir. Y, precisamente porque tendemos a aferrarnos (hay algo muy humano que nos compele a no abdicar hasta que todo está absolutamente perdido), es imprescindible saber que la separación es siempre una opción viable. No todo dura para siempre; más bien, nada lo hace. El tiempo, sin embargo, es un asunto personal, y no algo que pueda o deba sujetarse al calendario de un libro de autoayuda.

Modelo prueba 2C-I (droga de diseño) frente a las cámaras

Por: pijamasurf - 06/03/2014

La 2C-I es una de las últimas creaciones de Sasha Shulgin, con poderosos efecto psocodélicos y entactógenos. Parece divertida y reveladora pero, como ocurre con toda droga, su consumo exige tomar ciertas precauciones.

2c-iPor supuesto, se necesita una modelo para probar drogas de diseñador. En este video, una modelo y presentadora de la televisión holandesa prueba un poco de 2C-I, una de las creaciones del recién fallecido Sasha Shulgin, la cual es vendida legalmente en Dinamarca desde que otra de las creaciones de Shulgin, el 2C-B (una mezcla de éxtasis y ácido), fue prohibida.

La 2C-I, o 2,5-dimetoxi-4-iodofenetilamina, es una fenetilamina psicodélica descrita por Shulgin en su libro de 1991 PiHKAL: A Chemical Love Story. Se usa recreacionalmente por su efecto psicodélico y entactógeno. Normalmente es vendida en forma de polvo blanco que en ocasiones puede ser comprimido en forma de tableta. Puede ser usada también como estimulante nootrópico (para aumentar la memoria y la cognición), en dosis entre uno y ocho miligramos. 

El efecto del 2C-I en esta chica parece realmente divertido. Puede, a la distancia, mover letras impresas en la pared, puede observar las cosas durante horas, todo se mueve y la hace reír, se siente feliz. Puede ser un gran viaje si te dejas llevar por tus pensamientos positivos, pero bastante desastroso si la droga se agarra de algún pensamiento oscuro que esté atravesando tu cabeza. Ella vive la experiencia como en capítulos, cada uno con un tema distinto.

El 2C-I parece una droga realmente interesante, pero es importante controlar la dosis, pues unos pocos miligramos pueden ser la diferencia entre seguir haciendo contacto con tierra o irse al espacio.