*

X

Un niño de 13 años deja la escuela y diseña su propio sistema educativo (VIDEO)

Por: pijamasurf - 05/22/2014

Logan Laplante da una conferencia en TED acerca de cómo hackear la educación tradicional, que ofusca la creatividad, y aprender a estar "sanos y felices" en un sistema, fuera de los márgenes de lo estandarizado

loganCon 13 años de edad, Logan Laplante se sube al pódium de TED y dicta una conferencia acerca de la importancia de hackear la educación tradicional. Sus padres decidieron sacarlo de la escuela a los nueve años y permitir que el niño buscara un camino más afín a él, que fomentara su creatividad en lugar de ofuscarla. Logan ahora recibe enseñanza hogareña, estudia las materias estándar (física, química, matemáticas, literatura…) en Starbucks y también forma parte, por ejemplo, de grupos de alpinismo y esquí.

Lo que Logan parece haber hackeado es que lo importante no es a qué te vas a dedicar cuando seas grande, sino qué tan sano y feliz estés. Allí, de acuerdo a Logan, reside el gran problema de la educación, y hackearlo depende absolutamente de quién lo haga. De sus tendencias e intereses, de su capacidad de hacerlo. Él parece tener una capacidad y elocuencia muy por encima del puberto común. Pero por otro lado, también parece estar programado para encarnar todas las tendencias y “modas TED” de la actualidad.

Parece hablar de sí mismo como si se leyera (como un lugar común) desde la perspectiva de ojos adultos: “Soy un adolescente”, dice, “y cómo la mayoría de los chicos adolescentes, paso la mayor parte de mi tiempo preguntándome cómo se desordenó tanto mi cuarto por sí solo… o cómo consigo gustarle a las chicas”. Pero, como él mismo apunta en su conferencia, ya era hora de que un adolescente hablara por los intereses de los adolescentes y su educación. En ese sentido, su plática es muy relevante.

Su premisa principal es: “¿Qué pasaría si basáramos la educación en la práctica de estar felices y sanos?”. Y la dirige al público adulto que toma esa gama de decisiones. Logan habla de los contrastes entre un tipo y otro de educación y cómo en el sistema usual se omite la enseñanza de ser felices y estar saludables, los dos elementos más importantes de la vida. Dicho de otra manera: no somos felices porque triunfamos, sino que triunfamos porque antes supimos ser felices.

Hackear la educación es una manera de empoderar al niño a decidir qué lo hace feliz y qué fomenta su creatividad, propuesta que, sin duda, vale la pena atender.

 

 

Álter-instructivo: cómo tomar buenas fotografías durante una lluvia de estrellas

Por: pijamasurf - 05/22/2014

Te compartimos algunas recomendaciones para tomar fotografías durante una lluvia de estrellas, un inspirador ejercicio en donde se combinan la técnica, la paciencia y la suerte

En Pijama Surf decidimos retomar un post reciente de Sean Walker en el sitio Sky & Telescope, en donde se ofrecen algunas recomendaciones para tomar fotografías durante una lluvia de estrellas.

Lo primero que necesitarás, nos dice Walker, es lentes rápidos (es decir, de apertura grande) y, en segundo término, suerte. Estos son los requisitos básicos, uno tan importante como el otro. Después en la lista siguen un tripié, un disparador remoto y un cielo despejado.

Si ya cuentas con esto, recuerda que las estrellas fugaces no tienen ese nombre gratuitamente: en realidad son fugaces. El tiempo en que es posible observarlas cruzando el cielo es de apenas una fracción de segundo. Como mínimo, procura tener tu cámara con un lente 18-mm f/2 y un valor ISO superior a 800.

Asimismo, puedes aprovechar a tu favor las funciones de secuencia de disparos y de mantener el obturador abierto durante algunos segundos. Por otro lado, si puedes conseguir un soporte móvil, quizá obtengas una toma en donde se registren varias estrellas fugaces de manera simultánea.

Ahora bien, una de las particularidades de una lluvia de meteoritos es su carácter fortuito, imprevisible, por lo cual algunos aconsejan tener disponible más de una cámara y, por otro lado, enfocar en la zona a 90° del punto de donde emergen (el radiante). Según Walker, “el truco consiste en apuntar tu cámara y dejarla ahí —resistiendo la tentación de cazar meteoritos por todo el cielo”.

Sal al campo. Procura una noche despejada. Inspírate. Y confía en tu suerte.