*

X

Te compartimos el secreto para poder beber alcohol sin emborracharte

Buena Vida

Por: pijamasurf - 04/29/2014

Por fin, el remedio que todos esperaban, la receta que te permitirá beber alcohol sin emborracharte (si es que eso tiene sentido).
Swimming Drunk, por Brian Rea "Swimming Drunk", por Brian Rea

Bueno, aunque no lo crean, parece que existe un método secreto, revelado por Esquire, para beber alcohol sin emborracharse. ¿Cómo? Muy fácil, sólo tienes que comer un poco de levadura activa antes de empinar la botella. Basta con una cucharada por cada cerveza que planees tomar (sí, lo sentimos, pero necesitas un plan) y entonces podrás retomar las riendas de tu cuerpo desbocado evitando el probable ridículo (aunque puedes seguir echándole la culpa al alcohol si algo sale mal).

La explicación: la levadura tiene una enzima llamada deshidrogenasa alcohólica, la cual es capaz de romper las moléculas de alcohol en sus elementos constituyentes (carbón hidrógeno y oxígeno). Esto es lo mismo que sucede cuando tu hígado metaboliza el alcohol, pero el proceso sucederá antes de que alcance el torrente sanguíneo y, por lo tanto, a tu cerebro.

Así, la levadura aminora los efectos del alcohol y protege tu hígado. Es probable que bebas porque te gusta emborracharte un poco, pero no te costará imaginar escenarios en que este consejo te pueda ser útil: algún evento familiar, una cita de trabajo, o quizá tienes algo importante que hacer el día siguiente, pero no quieres ofender a tu anfitrión rechazando su hospitalidad. Quién sabe, tal vez la bebida te sirve como placebo y logras sintonizarte con los demás retornando a tus estados primitivos, pero con la ventaja de poder despertar sin sentir que la fiesta sucedió dentro de tu cabeza.

Desde vitamina B12 hasta aceites de lavanda, estos son algunos tips para que proceses el mundo de la mejor manera que puedas.

A-walk-in-mountains-Tehran1-highres

1. Sal a caminar

Más allá de que el ejercicio es una buena manera de mejorar tu salud mental, por un día a la semana, al menos, deja el gimnasio y sal. Caminar o correr en el exterior tiene aún más beneficios que hacerlo en interiores. Estudios demuestran que te esfuerzas más y por lo tanto generas más vitalidad y endorfinas que si lo haces en un lugar cerrado. Además, caminar es una gran manera de ordenar tu mundo mental con el ritmo que generas.

 

2. Toma vitamina B12

Idealmente, las vitaminas deberían ser ingeridas y absorbidas junto con los alimentos que las contienen, en este caso los huevos y los lácteos. Pero la deficiencia de vitamina B12 puede llevar a la depresión, ansiedad, paranoia y otros problemas mentales, así que las cápsulas son una buena opción.

 

3. Escribe metas sencillas, a corto plazo

Las listas siempre han sido una estrategia de orden. Hacer una lista de metas pequeñas, bien definidas, como fumar un cigarrillo menos al día, o apartar 15 minutos al día para meditar es una buena manera de realmente lograr hacer algo. Según estudios enfocados en enfermedades mentales, la clave es ser lo más específico que se pueda.

 

nZHatVkt3Rw

4. Escucha música lenta, calmante

Ya varios estudios han subrayado que escuchar música clásica mientras trabajas suaviza la mente y reduce la ansiedad. Si no te gusta la música clásica, cualquier tipo de música lenta funciona. En estos casos, el ritmo lo es todo.

 

5. Usa aceites de lavanda

Pon un poquito de aceite de lavanda en tu almohada. Estudios muestran que el aceite esencial puede mejorar tu calidad de sueño y ayudar a quitar el insomnio. Si no te gusta en tu almohada, trata de tomar un té de lavanda antes de dormir.

 

6. Gasta dinero en alguien más

El sentimiento que te da cuando encuentras un regalo perfecto para alguien tiene muchísimos beneficios mentales. Estudios han demostrado que comprar algo para alguien más te hace sentirte más ligero y alegre durante en día. No tienes que gastar mucho, además, un dulce o un libro es perfectamente efectivo.  

tumblr_mjd7656MxH1s3nssqo1_500

7. Medita

La meditación es la práctica más citada como beneficio mental, y ello es por una buena razón. Es una herramienta que balancea el regulador mental y por ende te ayuda a lidiar con tristezas, apatías, depresiones, insomnio, por nombrar algunas. Inténtalo. 5 minutos al día son una inmensa diferencia, puedes verificarlo tú mismo.