*

X

¿Por qué la oscuridad favorece la creatividad?

Por: pijamasurf - 03/25/2014

Una reciente investigación te explica por qué la intensidad de la luz es tan importante a la hora de trabajar.

oo

Muchas de las mentes más brillantes de la historia han buscado instintivamente las horas oscuras del día para pensar o escribir.  Jack Kerouack, por ejemplo, tenía el ritual de encender una vela y escribir bajo su luz, y luego soplarla cuando había terminado por la noche. Haruki Murakami se levanta a las 4:00 am y escribe por cinco o seis horas seguidas. Y Toni Morrison alguna vez apuntó que ver cómo la noche se convierte en día, con una taza de café en la mano, la hace sentir como un “conductor” de creatividad. Pero no sólo estas mentes famosas se inspiran por la luz tenue.

Recientemente los psicólogos Anna Steidel y Lioba Werth condujeron una serie de experimentos diseñados para medir cómo la creatividad responde a distintos esquemas de luz. En un artículo publicado hace poco, Steidel y Werth reportaron un poco de la primera evidencia de lo que los autores citados arriba sabe naturalmente: cuando la luz se apaga, algo en el cerebro se enciende.

“Aparentemente, la oscuridad detona una cadena de procesos interrelacionados, incluyendo un estilo de proceso cognitivo que es benéfico para la creatividad”, concluyeron los investigadores.

23a91ClarissaPt5Ep4ClarissainprisonEl trabajo lleva el estudio de la iluminación a una dirección nueva. Querían ver cómo trabajan las personas con poca luz. Para empezar, demostraron que con sólo pensar acerca de los distintos tipos de luz la creatividad de una persona se ve influenciada. En uno de los experimentos, los participantes pasaron cinco minutos describiendo a detalle ya fuera una locación oscura o una luminosa. Luego hicieron un dibujo de un extraterrestre de otra galaxia. Los extraterrestres dibujados por las personas que pensaron en la oscuridad tenían rasgos más imaginativos que su contraparte luminosa.

En el siguiente experimento, los psicólogos decoraron una oficina simulada con tres condiciones luminosas distintas. Algunos participantes se sentaron en un cubículo con una luz de escritorio de 500 lux, que es el estándar de una oficina. Otros se sentaron en un lugar con una luz brillante de 1,500 lux, un arreglo que a veces se usa en sets de televisión. Y un tercer grupo se sentó en un espacio que tenía una luz tenue de 150 lux, similar a un día muy nublado.

Ya en su estación, los participantes trabajaron en cuatro problemas cognitivos que requerían de creatividad para ser resueltos (uno de ellos fue el “problema de la vela” en que se le pide a la persona que ponga una vela en una pared utilizando solamente una caja de tachuelas; la solución requiere de que te des cuenta que puedes pegar la caja misma a la pared usando las tachuelas). Las personas en los espacios más oscuros resolvieron mucho más problemas que aquellos en cubículos muy luminosos.

3020888-inline-shutterstock74149699

Steidel y Werth sospechan que la luz tenue crea un “mensaje visual” capaz de empujar a nuestro cerebro a un “modo exploratorio”. La idea es que los lugares oscuros sugieren una libertad desinhibida que “afloja” nuestros pensamientos, y los lugares muy luminosos los restringen. Pero antes de cambiar tus hábitos de trabajo de escritorio, considera el último experimento que idearon los psicólogos:

Una vez más diseñaron tres condiciones de iluminación −brillante, tenue y estándar− y le dieron a los participantes una tarea creativa. Pero también les dieron cuatro problemas lógicos que requerían mucho pensamiento analítico. Esta vez los investigadores encontraron que, mientras la creatividad nada en la oscuridad, el razonamiento cuidadoso florece en la luz.

En otras palabras, tu espacio de trabajo debe adaptarse al tipo de trabajo que estés haciendo. Steidel sugiere que tengas una situación lumínica flexible: ya sea lámparas con moderador de intensidad o distintos espacios para distintas tareas. “Después de todo”, dice. “las grandes ideas pueden emerger en la oscuridad, pero se necesita mucho trabajo para ayudarlas a ver la luz del día”.

Orinar en la piscina no sólo es descortés, también es peligroso

Por: pijamasurf - 03/25/2014

Estudio científico determina que el ácido úrico combinado con cloro libera gases tóxicos para nuestro organismo.

Screen Shot 2014-03-29 at 12.06.54 PM

Orinar en la piscina es algo que la gran mayoría de nosotros habremos hecho al menos un par de veces –sí, con un poco de sinceridad, por diversas circunstancias es muy probable que hayas adoptado este recurso en alguna ocasión. Sin embargo, a pesar de lo 'democrático' de esta medida, subjetiva y objetivamente parece confirmarse como un acto de mal gusto. Y es que independientemente de la etiqueta o las normas sociales, exponer discretamente a un grupo de personas a tu orina es algo difícil de celebrar desde cualquier perspectiva. Pero si las razones de diplomacia o consideración básica no te convencen, tal vez un argumento científico termine por disuadirte de no volverlo a hacer.  

Un reciente estudio, patrocinado por la National Swimming Pool Foundation, determinó que la mezcla de ácido úrico y cloro forma otras sustancias potencialmente peligrosas, entre ellas cloruro de nitrógeno (NCl3) y cloruro de cianógeno (CNCl) que luego se liberan en forma de gases. Su inhalación está asociada a problemas de pulmón. Además, el cloruro de cianógeno puede afectar el funcionamiento cardiaco y el sistema nervioso central.  

La primavera ya florece y pronto llegará el verano (en el hemisferio norte), una temporada en la que se antoja chapotear con tus seres queridos en la piscina y pasar un buen rato. Pero la próxima vez que la desidia o la picardía te inviten a orinarte dentro del agua, toma en cuenta que podrías enturbiar no sólo el agua, también la salud de aquellos que te rodean.