*

X
Los propósitos y los usos reales de una invención casi nunca coinciden, e Internet no es la excepción, pues según el padre de la web, Tim Berners-Lee, nunca esperó que los gatos proliferaran de tal manera en la red.

gatoHace unos días se cumplieron 25 años de la creación de Internet, probablemente el invento más revolucionario de nuestra época y sin el cual ésta no podría explicarse, en varios sentidos. Asimismo, se trata de una cifra significativa para realizar un balance: qué promesas se cumplieron y cuáles han quedado pendientes, de qué manera su origen como proyecto militar ha determinado el viraje que ha tomado a acciones de espionaje, las amenazas en torno a la libertad que permite la red (de expresión, de disidencia, de libre flujo de contenidos) y si es posible potenciar su decidida vocación humanista.

O casi. Porque como usualmente sucede con toda invención, los propósitos con que fue creada y los usos que adquiere van distanciándose poco a poco conforme transcurre el tiempo. En Internet, prueba de ello es la devastadora cantidad de gatos que proliferan en todo tipo de sitios, en millones de variaciones. Para sorpresa, incluso, de Tim Berners-Lee, el “padre” de la Red.

En un chat que sostuvo con usuarios de reedit el miércoles pasado, Berners-Lee afirmó que entre sus muchas expectativas, nunca consideró que los gatos se apoderarían del contenido de Internet. Paradójicamente, él nunca ha contribuido a la causa, aunque confiesa que una vez subió una foto de su perro.

Por otro lado, en asuntos de mayor importancia (aunque quizá no por casualidad menos visibles), Berners-Lee también habló sobre Edward Snowden, a quien evitó calificar de héroe o de villano pero a cambio sostuvo que personas como él deberían ser protegidas, pues los “soplones” (whistleblower) tienen la posibilidad de salvar a la sociedad de las imperfecciones y las fallas de los gobiernos.

Secret es la nueva aplicación para iPhone que, como si fuera una compañera oscura de Facebook y Twitter, te permite compartir tus secretos de manera completamente anónima.

1585373

Al menos que tengas una personalidad alterna exclusiva para redes sociales (e incluso así), la información que compartimos se limita a lo que no nos importa que los demás sepan, lo que no pone en peligro nuestras relaciones y lo que nos mantiene dentro de cierta imagen personal. Pero justo para lo que no decimos –y a veces nos encantaría decir– está Secret.

La aplicación fue creada por David Byttow y Chrys Bader, antes empleados de Square y Google, y se basa en susurrar confidencias al oído de un extraño. Funciona así: una vez instalada, la aplicación Secret escanea los contactos de tu iPhone para agregar personas que ya estén en la red de usuarios, y luego te vincula a un círculo completamente anónimo con ellos, sin jamás decirte quiénes son. Cuando estas dentro puedes recorrer la lista de secretos hechos de texto, fotos o colores que han sido subidos por tu círculo o “gustados” por miembros de tu círculo. Puedes poner “me gusta” a estos secretos, comentar en ellos o subir tu propia confidencia. (Para saber más de cómo funciona, ingresa aquí.)

3026532-inline-i-secrets

El tipo de cosas que puedes encontrarte ahí es, obviamente, muy variado. Desde alguien que confiesa que está enamorado de su vecino hasta alguien que revela que lleva teniendo sexo homosexual con su mejor amigo por años, y está casado. Pero parece haber un tema que prevalece y es la vulnerabilidad y la excitación de confesar algo a un puñado de extraños, y a la vez leer, con cierta ternura, los arrojos de personas que tienen la necesidad de confesarse.

Casi como un metadiálogo con las demás redes sociales, Secret es un clóset de cadáveres que respiran y socializan con otros cadáveres.

bits-secret-master675-v3