*

X

9 gestos manuales que te harán pasar por un sesudo intelectual (GIFs)

Arte

Por: pijamasurf - 01/23/2014

El "músculo académico" al parecer no es el cerebro, sino las manos. Este glosario virtual muestra nueve gestos manuales que todo intelectual debe manejar a la perfección para darse a entender frente a una audiencia.

postcards

Lo más probable es que hayas visto esto varias veces en tu vida. Quizá en una clase o en una conferencia en la universidad, o tal vez hasta tú mismo lo hagas sin darte cuenta, porque es esencialmente un reflejo. Los gestos manuales son usados y abusados por un sinnúmero de personas, especialmente académicos, que intentan reforzar un argumento con metáforas físicas. Alguien ya está intentando clasificar los gestos más comunes y hacer una teoría al respecto.

En el proceso de obtener su Maestría en Artes por la Universidad Goldsmiths en Londres, Alice May Williams y Jasmine Johnson observaron “la galería completa” de estos gestos. Y en un esfuerzo para sacarlos del mundo rarificado de la academia y llevarlos a la vida de personas comunes, el dúo creó un sitio web instructivo: El glosario de gestos para la discusión crítica.

Su manual virtual incluye nueve gestos en total. Hay algunos sencillos y algunos más elaborados, reservados para los “líderes académicos” y los “intelectuales empedernidos”. La galería de gestos, que tiene tintes de espejo social y tintes de (obvia) sátira académica, muy probablemente hará que muevas las manos en coreografía con los GIFs, y te des cuenta que sabes perfecto cómo hacer cada uno.

 

tumblr_mnlyvtJZAU1stuqhto1_250

El giro académico. “He leído demasiado Marx y no puedo sacar mis palabras”

Circula la mano hacia las manecillas del reloj en pequeños pero rápidos movimientos hacia la audiencia.

Acelera y repite hasta que se desenvuelva la idea.

.

 

tumblr_mnlyu6Y3461stuqhto1_250

 

La palmada de torso. “Sé que ya lo dije pero lo voy a decir otra vez”

Golpea la mano dominante contra la mano no dominante.

Cuando el oponente crítico parece no responder, usa como un gesto reiterativo.

.

 

tumblr_mnlytccQ7A1stuqhto1_250

El punto. Extiende el dedo índice de una manera controlada pero empática.

Usa para dirigir la mirada de todos hacia un individuo o un objeto en particular.

.

 

tumblr_mnlymxKs971stuqhto1_r1_250 

La barrida de estante. Comienza con las dos manos a la altura del hombro derecho. Barre a lo largo del estante de arriba de un librero imaginario. Cuando esté a nivel del hombro izquierdo, haz una clara rotación de muñecas y barre a lo largo del estante de abajo.

Usa cuando expliques jerarquías.

.

 

tumblr_mnlyld5s8A1stuqhto1_250

Recogiendo pequeñas ideas. Extiende la mano hacia un montón de arena imaginaria, pellizca una pequeña cantidad, recógela con los dedos cerrados y regresa a la posición original. Repite hasta tres veces. Extra opcional: presenta a otros la idea en la palma de tu mano.

Usa sólo cuando estés sentado frente a una audiencia.

.

 

tumblr_mnlyjr5G0I1stuqhto1_250

 

Flexionando el músculo académico. “Estoy poniendo a prueba mi investigación en frente de una audiencia”

Rebota de un lado a otro en trampolines de mano imaginarios. Repite hasta que el músculo académico esté exhausto.

Usa cuando saques una idea de su contexto original y la pongas en otro lugar.

.

 

tumblr_mnlygndeeP1stuqhto1_250

La dialéctica. “Esta es una dialéctica y voy a explicarla”

Agarra un objeto imaginario de seis centímetros entre tu pulgar y tu índice. Rota tu muñeca noventa grados y acelera hasta la posición final. Rota suavemente de regreso al principio. Repite hasta tres veces dependiendo de la convicción.

Usa cuando estés expresando un cambio de una cosa a otra. Altamente infeccioso.

.

 

tumblr_mnlyfejP7c1stuqhto1_250

El camarero italiano. “Fui de vacaciones al Mediterráneo y soy un poco más suelto con mis gestos”

Apunta la mano hacia tu boca, mece la muñeca de adelante hacia atrás. Incorpora más brazo mientras te convences más de tu propio punto. Para enganchar a una audiencia más grande, extiende ambos brazos hacia afuera de tu cuerpo.

Usa cuando estés haciendo una observación cultural.

.

 

tumblr_mnlyecye6B1stuqhto1_250

La pequeña dialéctica. “Estoy haciendo una sutil distinción”

Siga las instrucciones para “La dialéctica” pero con el pulgar y el índice a un centímetro de distancia. Lleva la mano hacia tus ojos para una inspección más cercana.

Usa cuando estés deshilando un detalle específico, o cuando te dé pena usar el gesto de “La dialéctica”.

.

Este lenguaje puede nombrar los olores tan precisamente como nosotros nombramos los colores

Arte

Por: pijamasurf - 01/23/2014

El idioma jahai, hablado por ciertos grupos de Malasia, puede describir olores de manera sorprendente y esto tiene mucho más implicaciones de las que son evidentes.

es12

Con excepción de nuestra habilidad para diferenciar tonos y colores (el escarlata del rojo, del vino, del bermellón…), las cosas más difíciles de describir son aquellas que apelan a los sentidos. Los sabores, por ejemplo, siempre están en los lindes de varias cosas distintas y sólo se pueden describir en relación a otras cosas (“Sabe parecido a…”, “Sabe un poco a esto y un poco a aquello”). Lo mismo pasa con los olores, quizá aún más exagerado, porque tienen que ver mucho con la memoria personal de cada individuo (“Ese perfume me recuerda a…”). Los lingüistas Asifa Majid y Niclas Burenhult se han dedicado a estudiar si este es el caso en todos los idiomas, y descubrieron que al menos en el lenguaje jahai, hablado por algunos grupos de Malasia, las cosas son distintas.

Al parecer en jahai los nombres para los olores son mucho más precisos que aquellos usados en español o en inglés (como “ahumado”, “dulce”, “boscoso”). Para ahondar en ello, los lingüistas condujeron una serie de experimentos. Reunieron un grupo de diez hablantes nativos de jahai y uno equivalente de hablantes nativos de inglés. Todos los participantes olfatearon una serie de pruebas de olor y luego se les pidió que nombraran cada uno lo más precisamente que pudieran.

Aunque los voluntarios tendieron a describir cada olor en sus propias palabras, rápidamente sobresalieron los hablantes de jahai, quienes pudieron describir colores y olores con la misma precisión. Algunos términos para describir olores en jahai fueron: cŋεs, “el olor del petróleo, el humo y las heces de murciélago”, itpɨt, “el olor de la fruta de durián, madera de Aquillaria y manturón”, pʔus, “un olor mohoso como a casa vieja, hongos y alimento rancio” y plʔεŋ, “un olor a sangre que atrae a los tigres”. Mientras tanto los hablantes de inglés tendieron a depender de términos más amplios como “pinos”, “dulce”, “viejo”. Los resultados fueron publicados en el diario Cognition.

Los debates en torno a qué tanto el lenguaje esculpe el pensamiento humano han sido largos y tendidos desde 1930. Heidegger decía que nombrar es esencial; que nombrar es abrir la existencia al ser originario y que el lenguaje es la “casa del Ser”. El lingüista Lee Whorf aseguraba que sólo podemos pensar en conceptos que podemos nombrar. La ciencia ha demostrado, por ejemplo, que los hablantes de ruso pueden distinguir más tonos sutiles de azul que los hablantes de inglés, porque tienen más palabras para describir esos tonos.

Incluso si el lenguaje no necesariamente restringe los conceptos que somos capaces de pensar (ya que las palabras no son las cosas), cabe considerar que si nombramos las cosas les conferimos existencia. Antes de ello quizá esas cosas están allí como fantasmas. Olores fantasma, sabores fantasma, colores fantasma. Tomarse el tiempo de discernir y de reconocer las sutiles diferencias entre un olor y otro, y de describirlas en palabras podría ampliar nuestra percepción del mundo.