*

X

Manual de gestos para convertirte en un referee de filosofía (INFOGRÁFICO)

Arte

Por: pijamasurf - 08/21/2014

Una serie de ademanes técnicos para conducir una discusión de filosofía y llevarla a buen puerto

Hablamos también con las manos y muchas personas, ya sea por la complejidad de su razonamiento o por la afectación y pedantería, suelen realizar una serie de ademanes que se van identificando con ciertos signficados. Así, quizás para ahorrar tiempo y para facilitar la discusión filosófica "con eficiencia alemana" pero con "sensualidad italiana", tenemos esta pequeña guía para hablar de filosofía.

 

philosophy-ref-signals

 

Las discusiones pueden llegar a ser airadas, especialmente si metes a Freud, a Marx y a Nietzsche en un bar, así que es recomendable tener a un avezado árbitro que pueda determinar puntos con estricto apego a la razón. Los argumentos tienen su par gestual, por ejemplo: "premisa aceptada" se parece a un gol de campo, "argumento circular" es naturalmente un círculo con las manos que podría penalizar a Wittgenstein. Existen algunos más complejos, como "apelación poco iluminadora a la intuición" o "ese artículo que citas era de una publicación".

Los gestos fueron derivados por el  profesor Landon Schurtz para un match en la APA (American Philosophy Association).

Si te gusta equiparte con armas gestuales para la correcta o pintoresca expresión, seguramente te interesará este manual para hacerte pasar por un sesudo intelectual. 

 

50 años de que Dylan conoció a Los Beatles, les dio a probar mariguana y cambió la historia de la música

Arte

Por: pijamasurf - 08/21/2014

El viernes 28 de agosto de 1964, Dylan y Los Beatles se conocieron en una habitación del Hotel Delmonico en Nueva York. Esto fue lo que ocurrió

beatbob

El viernes 28 de agosto de 2014 se cumplen 50 años del mítico encuentro entre Dylan y Los Beatles en el Hotel Delmonico en Nueva York. Medio siglo desde que Bob Dylan les diera mariguana a los integrantes del grupo de pop (presuntamente) por primera vez, y cambiara el rumbo de la historia de la música.

El encuentro fue arreglado por el nada despistado periodista Al Aronowitz, quien estaba cubriendo las actividades de Dylan y le pareció un perfecto acontecimiento con futuro en una historia. Del encuentro, John Lennon reportó:

Bob Dylan creía que el coro de “I Want to Hold Your Hand” que dice “I can’t hide” ("No puedo esconderme") en realidad decía “I get high” ("Me 'elevo'”). Vino y nos dijo: “Bueno, muchachos, traigo muy buena yerba”. ¿Cómo podía caerte mal un tipo así? Creía que usábamos drogas. Fumamos y nos reímos toda la noche. Bob se la pasó contestando el teléfono con la frase: “Aquí está la Beatlemanía al habla”. Era ridículo. No recuerdo muy bien de qué hablamos; sólo estábamos ahí siendo rocanroleros, fumando marihuana, bebiendo vino y pasando un buen rato; algo surreal. Recuerdo un momento en que Dylan traía demos de sus canciones y nos puso algo y me decía: “Hey John, escucha la letra” y yo le dije: “¿La letra? ¿A quién le importa la letra? Estamos fuera de nosotros mismos ¿y tenemos que poner atención a letras? ¡Escucha el ritmo! ¡Eso es todo!".

El análisis del encuentro fue que, a partir de ese momento, Los Beatles dejaron atrás sus canciones infantiles (i. e. “I Want to Hold Your Hand”) y cruzaron las puertas de la percepción. Por su parte, Bob Dylan se encaminó a crear folk-rock e importar la conciencia social de la música tradicional norteamericana hacia la escena del rock proporcionando, según The Guardian, lo que serían himnos nacionales para la contracultura.

beatles-with-manager_big_1311867724.49-e1409212550465

El mítico encuentro fue inmediatamente concebido como emblemático, como un suceso decisivo y definitorio en la cultura del rock. Aronowitz mismo luego declararía que: “Hasta el advenimiento del rap, la música pop estuvo en gran medida derivada de esa noche en el Delmonico. Esa noche no sólo cambió la música pop; cambió los tiempos”.

Pero como apunta The Guardian, la verdad es más prosaica. El encuentro de Dylan y Los Beatles estaba destinado a ocurrir en algún momento (como sucedió posteriormente con Elvis), ya que eran los personajes más importantes del planeta en ese entonces y cruzaban caminos todo el tiempo.

Sin embargo, la humanidad necesita fechas y parteaguas precisos; “momentos Zarathustra” en donde todo parece cambiar. La experiencia, como apunta John, no fue tanto un intercambio de ideas y puntos de vista, sino una buena juerga entre colegas. Una juerga que, no obstante, tuvo consecuencias importantes en la música y en lo que sería de las reflexiones de los escuchas.

A partir de ese encuentro en el Delmonico –el más moderno y meta de todos los eventos pop–, Los Beatles empezarían a cocinar álbumes como Rubber Soul y luego el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, y Dylan su tan criticada etapa de “electrificación” en Bringing It All Back Home.

Pero dejemos hablar a Los Beatles acerca de su encuentro con el espantapájaros-profeta cantante de folk: