*

X

Miracle: mientras muchos nos quejamos, otros intentan materializar milagros

Por: Javier Barros Del Villar - 12/03/2013

Recién nació una plataforma en Internet creada con el fin de empatar la necesidad de algunos con la generosidad de otros, bajo la premisa de concretar milagros.

Screen Shot 2013-12-03 at 7.53.54 PM

Actualmente somos más de siete mil millones de personas habitando este planeta. Es difícil negar que hoy enfrentamos retos de incomparable complejidad. Pero resulta evidente que hoy, también, disponemos de una novedosa orquesta de herramientas diseñadas para hackearlos.

Hace tiempo que la denuncia o la queja dejaron de ser suficientes, quizá nunca lo fueron. Ahora, la información sensibilizada y luego ejercida, la conciencia, es más accesible que nunca, y por eso nuestro mayor reto generacional es, precisamente, la congruencia. Ya no basta sólo con construir discursos críticos o detectar el mal funcionamiento de los modelos rectores. Ni siquiera es suficiente proponer. Parece que podríamos haber llegado a un punto de la historia humana que nos exige imaginar e implementar soluciones a las mayores problemáticas.

Ante esto, las revoluciones épicas, las transiciones masivas envueltas en pirotecnia evolutiva, se perfilan más como un oasis inalcanzable, ficticio, que como una solución accesible. Aparentemente la respuesta está en lo micro, es decir, fijar nuestra intención en actos pequeños, tal vez poco heroicos pero, en cambio, consistentes, efectivos, y potencialmente viralizables.  

Miracle

Junto con la consagración de las redes sociales y la hiperconectividad digital, ha emergido una eufórica danza de ideas, las cuales hoy más que nunca en la historia pueden ser compartidas, mejoradas y, colectivamente, concretadas. En sintonía con lo anterior, recién se estrenó IsaMiracle.org, una plataforma en Internet dedicada a materializar “milagros”.

Este proyecto parte de la premisa de que, aprovechando la estimulante convergencia entre la tecnología y un ánimo colectivo propenso a transformar la realidad actual, se pueden concretar actos que hace unos cuantos años podrían haber calificado como milagrosos.

Screen Shot 2013-12-03 at 7.57.48 PM

Resonando con un espíritu “Jedi-pop”, la idea es que utilices el mismo ímpetu que imprimes a tu vida sociodigital, pero con el fin de hacer el bien. Nicko Nogues, creador de Miracle, advierte en entrevista:

El proceso es muy simple. Tu te suscribes al ‘bien’, eliges un milagro, y haces que suceda. Igual que te suscribes a Spotify para escuchar música o a Netflix para ver películas. Estamos enfocando el bien como un entretenimiento, y no como una pena. ¿Por qué nos venden que hacer el bien es algo gris, aburrido, cuando está comprobado que ayudar genera un sentimiento de bienestar mayor al de cualquier otro entretenimiento, por ejemplo, con la liberación de endorfinas?

Durante 2014 el usuario tendrá cuatro milagros, de los cuales por ahora están ya activos dos formatos, para elegir en cuál desea participar:

Humanity: un programa intensivo para mejorar tu karma, por medio de actos bondadosos durante 21 días.

Vete: si estás cansado de tu actual entorno, y quieres probar nuevos horizontes a miles de kilómetros de casa, cuenta tu historia y alguien, tal vez, financiará ese salto geográfico que podrá impulsarte a reconstruir tu vida (o al menos a darte cuenta que en realidad, allá en casa, no te faltaba nada para lograrlo).

La suscripción a Miracle cuesta $9.99 dólares al mes.

Creatividad evolutiva

Evidentemente se trata de una peculiar iniciativa que intenta fundir las nuevas conductas sociales, originadas en la digitalización de nuestra realidad, con un deseo de ‘hacer el bien’ –por cierto, un impulso compartido masivamente, y portador de un linaje arquetípico, pero que usualmente se queda en un atisbo de intención.

Desde cierta perspectiva, Miracle es una especie de inseminación al imaginario pop de una sociedad digital, con la semilla de la bondad. Y tratar de colar esta virtud humana en la arena cotidiana, la misma que está, en buena medida, ocupada por el entretenimiento, parece un hack interesante. 

Estamos acostumbrados a la maldad, muy acostumbrados. Nos jode, pero si alguien nos chinga decimos “podía pasar, no es la primera, ni la última”. Pero, en cambio, no estamos acostumbrados a la bondad, y a pesar de que la idea del bien "como entretenimiento” podría eventualmente frivolizarse, lo cierto es que primero nos tendríamos que acostumbrar al bien, lo cual tampoco parece algo tan próximo.

Sin duda se trata, por ahora, de un experimento más. Nadie tiene la certeza sobre el futuro de Miracle, o de cualquier otra iniciativa que esté levantando la mano para tratar de aportar algo a la transformación positiva de la realidad. Sin embargo, más allá de lo que el destino tenga en mente para este proyecto, creo que el simple hecho de que nazcan este tipo de iniciativas, concentrando la intención y la creatividad de personas que, cansadas de quejarse, se están abocando a experimentar y proponer alternativas, de alguna manera están ya construyendo el camino.

No creo que exista una ruta predeterminada hacia la evolución colectiva, pero si en el acto de caminar está, en sí, el destino, entonces Miracle y cualquier otro proyecto creado bajo este espíritu nos sugieren que una parte de nosotros ya está del otro lado.

¿Estás listo para materializar milagros?

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

 

Te podría interesar:

¿Qué perdemos los ciudadanos con esta reforma política?

Por: Maite Azuela - 12/03/2013

Es momento de que levantemos la voz y le insistamos a los diputados en que la finalidad de esta reforma tendría que ser la ampliación de nuestros derechos políticos y la certeza para ejercerlos plenamente. Si la reforma política se queda como está, los ciudadanos habremos perdido una vez más esa oportunidad.

senadores-reforma-politico-electoral-activistasHace una semana convocaron a los senadores de la Comisión de puntos constitucionales a discutir y votar la reforma política de este año (ya no es LA reforma, sino una más). Lo supimos porque el senador Javier Corral, del PAN, se quejaba de que la convocatoria era de última hora y no tenía conocimiento del sentido del dictamen. El PRD había anunciado que se ausentaría de cualquier discusión. La sesión se pospuso y finalmente se votó un dictamen sin avance en la regulación secundaria para los mecanismos de participación ciudadana. Además lanzaba propuestas que aparentemente innovaban, pero que en realidad resultaron sólo maquetas de lo que debía ser la reconstrucción seria de un sistema sólido de democracia participativa. Cuando se votó en el pleno, el panorama no mejoró demasiado.

Incorporaron en la reforma el otorgamiento de autonomía a la Procuraduría General de la República y prometen transformarla en una fiscalía que mantenga distancia sana del poder ejecutivo; asunto que no necesariamente tenía que ser planteado en este contexto y del que no me voy a ocupar.  Por otro lado, sin atender ninguna de las observaciones, sugerencias y hasta advertencias de los especialistas electorales, los senadores se aventaron a dar por cerrada la figura del Instituto Federal Electoral para transformarlo en un Instituto Nacional que contará ahora con dos consejeros más y una cantidad de facultades que complicará las próximas elecciones. Aquí lo que podemos perder los ciudadanos es certeza. Lo dijimos muchos y varias veces: el problema de la injerencia de los gobernadores sobre algunos institutos electorales locales no se resuelve así. Será un sistema electoral que no ahorre demasiados recursos y que se tendrá que reinventar a pesar de que daba resultados.

Captura de pantalla 2013-12-04 a la(s) 17.07.44No obstante que el 9 de agosto venció el plazo para que los legisladores nos entregaran las reglas del juego con las que funcionarán las candidaturas independientes, la consulta popular y la iniciativa ciudadana, dejaron esta obligación aventada en algún cajón.  En esta reforma que toca párrafos de la Constitución se hace vinculante la figura de la consulta popular, lo que implicará que si más del 50% de la población toma una decisión pública en las urnas, esta tendrá que aceptarse. Sin embargo, nos quedamos con las ganas de saber cómo funcionará, lo mismo que con la iniciativa ciudadana, que requiere un espacio obligatorio para  que una vez entregada por los ciudadanos deba, ser discutida en alguna de las dos cámaras. Sin regulación, estas tres figuras son sólo promesas en el aire. Así que los ciudadanos perdimos nuevamente la oportunidad de tener claridad sobre la operación de estos mecanismos de participación, hasta que les plazca regularlos. 

Otra pérdida importante es el efecto de rendición de cuentas que se buscaba al impulsar la reelección de legisladores y de alcaldes. Cuando promovimos la reelección desde la Asamblea Nacional Ciudadana (2009- 2011) y después desde Reforma Polítca YA (2012), insistíamos que su principal valor agregado era depositar en el ciudadano la decisión de que una autoridad continuara en el cargo y premiarlo por su buen desempeño. Con esto, los legisladores y alcaldes estaban obligados a mantener informados y en constante comunicación con su electorado. Ahora, esta ocurrencia de los senadores hace que la reelección dependa, en primera instancia, de que el partido decida si el candidato es merecedor o no de ella. No hay que pensarle mucho. ¿A quién rendirán cuentas entonces? ¿Con quién tiene que quedar bien aquel que quiera reelegirse? Pues sí, con los dirigentes de los partidos. Más poder para ellos y menos para nosotros.

maite-webUn punto más que resulta preocupante es el incremento al porcentaje de votos que requerirá un partido para mantener su registro. En efecto: los partidos que hay no nos satisfacen, sobre todo los pequeños que carecen de propuestas propias y que viven haciendo alianzas electorales y legislativas con los grandotes. Pero impedir que existan nuevas fuerzas políticas organizadas y con derecho a competir mediante un requisito tan alto, cierra definitivamente la oferta y concentra el poder en los mismos de siempre. Y es que les resulta más conveniente cerrar el sistema de partidos que trabajar en una Ley que promueva la formación de organismos con propuestas sólidas, estructuras no clientelares y que no abusen de los recursos públicos. Prometen los senadores que en abril publicarán la Ley de partidos. Si sucede como con la regulación secundaria de la reforma pasada, sabemos que no cumplirán el plazo.

En fin, ahora la reforma tendrá que ser votada en la Cámara de Diputados y corre el peligro de pasar sin modificación alguna. En el senado fue votada por todos los panistas, priístas y gran parte de los perredistas. Es momento de que levantemos la voz y le insistamos a los diputados en que la finalidad de esta reforma tendría que ser la ampliación de nuestros derechos políticos y la certeza para ejercerlos plenamente. Si la reforma política se queda como está, los ciudadanos habremos perdido una vez más esa oportunidad. 

Twitter de la autora: @maiteazuela

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.