*

X

Mapa del estado legal de la marihuana en el mundo (INFOGRÁFICO)

Por: pijamasurf - 12/18/2013

Las recientes regulaciones legislativas en Uruguay pretenden sentar un precedente que pueda ser aprovechado en otras latitudes, ¿pero cuál es el estado actual de estas al término del 2013?
cannabis

Click en la imagen para tamaño completo

El 10 de diciembre pasado, Uruguay se convirtió en el primer país del mundo en legalizar la producción, comercialización y consumo de marihuana. Esto ha sembrado un precedente de suma importancia que podrá ser cultivado en otras latitudes en forma de experiencia: el presidente del país, José Mújica, se ha referido a la nueva legislación como "un experimento" que tiene raíces naturales en su país, pues mientras en los años de la prohibición en E.U. los gángsters bañaban las calles de sangre, Uruguay legalizaba el alcohol y se ahorraba el baño de sangre.

¿Pero cuál es la situación del resto de los países del mundo con respecto a la legalización de los distintos procesos productivos involucrados en el consumo de cannabis?

El presente infográfico muestra al día de hoy la regulación respectiva de cada país del mundo con respecto a esta planta. Mientras que muchos países han descriminalizado la posesión de pequeñas cantidades (al menos en muchos países de Sudamérica) así como el cultivo con fines de consumo personal (como en España), la posesión también es legal en Holanda y en los estados de Washington y Colorado, en la Unión Americana, y este último estado se convirtió en mayo pasado en el primer mercado de cannabis completamente regulado para consumo adulto.

Para el presidente Mújica de Uruguay, el consumo de cannabis debe tratarse como una adicción similar al alcohol o al tabaco, y su exceso en el consumo, a su vez, como un problema de salud y no como un crimen. Tal vez el resto de los estados puedan adoptar medidas similares frente a los trágicos y costosos errores de la lucha militar contra las drogas. La criminalización sólo alimenta las cárceles y promueve la discriminación. Sólo así podremos avanzar rumbo a una sociedad adulta.

Entérate de todas las formas en que una risa puede matarte

Por: pijamasurf - 12/18/2013

La risa puede desencadenar ataques de asma y un aneurisma. ¿Pero será mejor vivir temiendo "morirse de risa"?

old-man-laughing(1)

La risa puede ser la mejor medicina --pero como cualquier medicina, en dosis inadecuadas podría ser peligrosa. Así lo afirman diversos estudios que, además de reforzar la importancia de la risa y la carcajada (como mejorar el sistema inmune, incrementar el flujo sanguíneo y absorción de oxígeno, además de ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre), también puede desencadenar ataques de asma si se padece la enfermedad, entre otras complicaciones. Elizabeth Preston explica los peligros de la risa de esta forma: 

"La risa, según diversos investigadores, puede llevar al síncope (desmayo), arritmia y ruptura cardiaca. En asmáticos, la risa puede disparar un ataque. La risa puede provocar pneumotórax, colapso de pulmón. La gente con cataplexia, una rara condición ligada a la narcolepsia, podrían súbitamente perder la fuerza muscular y colapsar durante un rapto de risa. Una risa especialmente buena puede hacer que una hernia se asome o que alguien se disloque la mandíbula."

El médico James Hamblin hizo notar en Splitsider que "si ocurriera que vas caminando con un aneurisma en tu cerebro (de uno a seis por ciento de nosotros, casi todos sin saberlo), una simple risa puede provocar que el aneurisma se rompa."

Por último, pero no menos importante, la enfermedad coronaria de corazón puede provocarte un infarto casi por cualquier cosa que aumente tu ritmo cardiaco. El ritmo cardiaco puede alterarse por el ejercicio físico (sexo incluido) y, claro, una carcajada larga puede aumentar este ritmo cuando aumentarlo es peligroso.

Sin embargo, una vida sin risa sin duda sería una vida mucho menos digna de vivirse. Tal vez morirse de risa en realidad no sea tan malo después de todo: sería preferible, en todo caso, a vivir una vida temiendo la alegría explosiva de una buena carcajada.

Quien ríe al último, ¿realmente ríe mejor?