*

X

Un segundo "Ojo de Dios" mirándonos desde la lejanía del espacio, la nebulosa NGC 4921

Por: pijamasurf - 11/25/2013

Ojos cósmicos se acumulan en nuestro imaginario, la sublime estética de las nebulosas hace que el ser humano se quiera ver reflejado o proyecte parte de su estructura psíquica en el espacio.

nebul-god

 

Las imágenes de nebulosas generadas por telescopios como el Hubble son unas de las vistas más impresionantes que el ser humano ha podido disfrutar. Entre ellas, una de las más destacadas es la Nebulosa de la Hélice o NGC 7293, a una distancia relativamente cercana de la Tierra: 680 años luz. A esta nebulosa, conocida popularmente como "El Ojo de Dios", se le suma la nebulosa NGC 4921, a unos 310 millones de años luz de distancia, y que también ha sido rubricada como un "ojo de dios", en este caso "El Segundo Ojo de Dios".  La imagen que aparece a continuación está compuesta por varias fotografías de esta nebulosa tomadas por el Hubble, además de que ha sido retocada, dado que, naturalmente, los colores no se ven así; sin embargo, la maestría técnica de los fotógrafos al momento de elegir los filtros y armar la imagen es indudable.

 

eyegod-neb

 

Por otro lado, en el juego de equilibrio universal, y en este esquema de pareidolia cósmica, tenemos también el Ojo de Satán: la nebulosa NGC 4151, a 43 millones de años luz, que ha sido retratada por el telescopio Chandra, en la imagen siguiente. Esta temible nebulosa además cuenta con un supermasivo agujero negro en su centro.

eyeofsatan

 También en Pijama Surf: ¿Son las nebulosas la forma más sublime de arte en el universo? (FOTOS) 

[Gizmodo]

El neurólogo que descubrió por accidente que era un psicópata

Por: pijamasurf - 11/25/2013

Probablemente no haya "cura" para la psicopatía, pero este neurólogo ha enfrentado la suya con una admirable estrategia.

 fallon-brain-scan

¿Qué pasaría si un detective se da cuenta de que él es el asesino al que todas las pistas de su investigación apuntan? En un ámbito menos ficcional y más científico, eso fue lo que le pasó al neurólogo James Fallon, cuando al estar revisando tomografías por emisión de positrones (scans PET) de los cerebros de cientos de psicópatas, descubrió que su propio cerebro tenía el mismo funcionamiento que el de su grupo de control.

"Estaba mirando muchas placas, placas de asesinos mezcladas con esquizofrénicos, depresivos y otras de cerebros normales." Pero a la par de investigar el cerebro de psicópatas, Fallon tenía sobre su mesa otras placas de un estudio sobre Alzheimer, entre los cuales se encontraban placas de su propio cerebro y de los de su familia. Al revisar este segundo grupo de placas "noté una que era claramente patológica", pues presentaba poca actividad en ciertas áreas de los lóbulos temporal y frontal, relacionados con la empatía, la moralidad y el autocontrol.

Fallon sabía que dicha placa pertenecía a algún miembro de su familia; lo primero fue revisar que la máquina en que se hacían las placas funcionara bien, y no encontró problemas. Pero la sorpresa (y un modesto horror) llegaron cuando Fallon se decidió a abrir finalmente la etiqueta del propietario de ese cerebro: cuando lo contrastó con la base de datos se dio cuenta de que se trataba del suyo.

En lugar de tratar de mantener oculta la relación, Fallon trató de dar una visión en primera persona de lo que es un psicópata a través de una charla en TED, una entrevista en NPR e incluso en un libro, The Psychopath Inside.

"Nunca he matado a nadie, ni violado a nadie", afirma Fallon. Sin embargo, al hacerse pruebas genéticas, se dio cuenta de que poseía el gen MAO-A, una variante que ha sido asociada al comportamiento agresivo y a la incapacidad para la empatía. Luego de estas pruebas se dio cuenta de que era un especímen de lo que los neurólogos llaman "psicópata pro-social": alguien que tiene dificultad con empatizar y socializar, pero que mantiene su comportamiento dentro de un parámetro aceptable de "normalidad". 

En la familia de Fallon han existido al menos siete asesinos, entre ellos Lizzie Borden, una tatarabuela acusada de matar a su madrastra y a su padre en 1892. Teniendo la biología en su contra, ¿por qué Fallon no manifiesta comportamientos psicopáticos (término que ni siquiera aparece en los manuales DSM-IV, por la dificultad de su diagnóstico)? Según él, es gracias a que tuvo una infancia feliz. 

"Fui muy amado, eso me protegió", dice. Y es que de niño recibió mucha atención debido a que su madre tuvo bastantes dificultades para concebir y procrear un hijo. Sin embargo, Fallon es consciente de que además de los factores sociales, el aspecto de la sublimación de la agresividad no debe ser pasado por alto: "Soy insoportablemente competitivo. Nunca dejo que mis nietos me ganen en juegos. Soy una especie de imbécil, y hago cosas tontas para molestar a la gente." Pero aclara: "Aunque soy agresivo, mi agresividad está sublimada. Mejor ganarle a alguien en una discusión que en una pelea."