*

X

El gran hoyo en el cielo: el misterio del supervacío de Eridanus, la estructura más grande del universo

Por: pijamasurf - 04/23/2015

Una estructura de 1.8 mil millones de años luz en la que no hay galaxias podría explicar algunos de los misterios apremiantes de la astrofísica

 

fotonoticia_20150420104923_644

Esta imagen muestra el supervacío de Eridanus, una inusual región del universo en la cual no hay galaxias. Un nuevo estudio sugiere que este vacío es la estructura más grande del universo conocido y podría ayudar a explicar el misterio del Punto Frío.  

En 2004, astrónomos descubrieron una zona en el cielo cuya temperatura era mucho más baja de lo esperado, cuando estudiaban la radiación de fondo producida por el Big Bang. Las predicciones señalan que deben de existir lugares más fríos y cálidos en distintas regiones, pero la variación de este "Punto Frío" fue sorprendente.

Un equipo de astrónomos liderados por el doctor Istvan Szapudi del Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawai en Manoa parecen haber encontrado una explicación a la existencia de este Punto Frío, al cual Szapudi llama "la estructura individual más grande jamás identificada".

Si bien existe la posibilidad de que el Punto Frío haya sido producido por el Big Bang y entonces sea una señal de una física exótica no explicada por el modelo estándar, el equipo de Szapudi cree que es causado por una estructura de primer plano entre nosotros y la radiación de fondo de microondas.

Szapudi ubicó este supervacío de 1.8 mil millones de años luz usando el telescopio Pan-STARRS1 y combinando su observación con los registros ópticos de la longitud de onda del telescopio WISE. El supervacío ubicado en la constelación de Eridanus, un río en la mitología griega, está a solo 3 mil millones de años luz de distancia de nosotros, una distancia relativamente corta tomando en cuenta la magnitud del universo.

Entender la física de estos vacíos es un tanto complicado. Algunos físicos usan la metáfora de que el universo es como un queso suizo, con hoyos que corresponden a espacios vacíos de materia y atracción gravitacional. Cuando un fotón de la radiación de fondo se encuentra con un vacío pierde energía al cruzarlo, pero la recupera al salir. Sin embargo, ya que nuestro universo está en constante expansión, el fotón saldrá a un medio con una menor densidad que cuando entró. Esto significa que el fotón no puede recuperar toda la energía que perdió y por lo tanto sale con una menor temperatura. Los científicos del estudio lo explican de manera más detallada con otra metáfora:

Ahora piense en ese supervacío como en una colina. A medida que la luz lo atraviesa, esta debe subir la colina (gastando energía). Si el universo no estuviera sufriendo una expansión acelerada, el supervacío no evolucionaría de manera significativa a medida que la luz lo atraviesa. Por tanto, cuando la luz descendiera la colina por el otro lado, recuperaría la energía que perdió al subirla, a medida que sale. 

Pero, como el universo se está expandiendo continuamente y, además, esa expansión está acelerada, la colina se va estirando a medida que la luz se desplaza por ella. Como consecuencia, la colina es más plana cuando la luz desciende por ella que cuando la subió, lo que tiene como consecuencia que la luz no pueda recoger toda la energía que perdió antes. Así que sale del supervacío con menos energía y, por tanto, con una mayor longitud de onda, esto es, con una temperatura más fría.

Si bien no existen pruebas de que el supervacío sea la causa del Punto Frío, la coincidencia de su misma ubicación hace muy probable que estén relacionados causalmente.

Una hipótesis previa sugería que la existencia del supervacío podía tener que ver con un entrelazamiento cuántico con otro universo, algo que no queremos descartar del todo, aunque la teoría de Szapudi es convincente, ya que resulta muy estimulante para la imaginación. Pensar en que una porción de espacio tan grande no sólo esta anómalamente vacía sino que está ligada a otro universo, como si fuera la región más cercana a la divinidad apofática, deus absconditus, de la cual no se puede decir nada. La gran nada en el cielo.

*Esta entrada fue corregida después de su publicación.

 

El Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, propone 3 pasos para eliminar la desigualdad

Por: pijamasurf - 04/23/2015

Educación, impuestos y una radiografía estructural componen la ruta que Stiglitz propone para eliminar la desigualdad

Inequality

La desigualdad es, quizá junto con las amenazas medioambientales, el fenómeno que más daño hace a la actualidad humana. Los nefastos efectos que impone esta condición están asociados a muchos de los mayores males que hoy nos aquejan. A principios del año pasado se publicó un reporte de Oxfam, Working for the Few (Trabajando para unos pocos), que advertía lo siguiente:

La extrema desigualdad económica es lastimosa y preocupante por múltiples razones: es moralmente cuestionable; puede tener un impacto negativo en el crecimiento económico y en la reducción de la pobreza; y puede multiplicar las problemáticas sociales [...] En muchos países preocupa el pernicioso impacto que la concentración de riqueza pueda tener para la equidad de representación política. Cuando la riqueza se apropia de la creación de políticas gubernamentales, entonces las reglas tienden a favorecer a los ricos, generalmente a costa del resto de la población. 

Lo anterior explica por qué la desigualdad, a pesar de ser flagrantemente dañina y que lleva décadas señalándose, tiene hoy más vigencia que nunca. Las políticas públicas, los gobiernos, siguen favoreciendo a las grandes riquezas a costa del bien de la población (a cambio de beneficios económicos). 

Unknown

3 recursos contra la desigualdad

Es raro, aunque por fortuna cada vez menos, ver a las mentes más prestigiadas del planeta trabajar genuinamente a favor del bien común. Por eso cuando, por ejemplo, un economista que ha sido reconocido con el Premio Nobel se aboca a proponer soluciones para transformar uno de los aspectos más obscenos del actual sistema financiero, la desigualdad, es algo que en principio debe celebrarse –y después tomarse a consideración con seriedad. 

En su libro más reciente, The Great Divide: Unequal Societies and What We Can Do About Them, Joseph Stiglitz trasciende la denuncia para proponer tres pasos en concreto que podrían efectivamente diluir la desigualdad económica en Estados Unidos, y que parecen perfectamente replicables en otros lugares:

1. Reformar el sistema fiscal para, a grandes rasgos, garantizar que en realidad los que tienen más, mucho más, aporten contribuciones mucho mayores (este es uno de los grandes absurdos de la actualidad, los que más dinero producen generalmente pagan muy poco).

2. Analizar la estructura básica del sistema económico para entender con claridad por qué este modelo, y las leyes, favorecen la actual situación: "La forma en que funciona nuestra economía que genera tal desigualdad". Y aquí se remite a la gobernación corporativa, que promueve el acumulamiento de ganancias para las élites que controlan dichas corporaciones, directamente en detrimento de la inversión y los salarios. 

3. Finalmente, propone igualar las facilidades educativas entre los que más riquezas poseen y los más desfavorecidos. "Incluso gastamos más dinero en la escuela pública para los hijos de los ricos que en la de los pobres [...] Estamos transmitiendo ventajas y desventajas a través de generaciones, y este es el principal factor en la creación de desigualdad de oportunidades".