*

X

Descubren regla universal entre mamíferos: tardamos 21 segundos en orinar

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/17/2013

Investigadores estadounidenses descubren que casi todos los mamíferos tardan aproximadamente 21 segundos en orinar y vaciar sus vejigas, un fenómeno en el que la fuerza de gravedad posee un papel importante.

perro

En un hallazgo profundamente importante que quizá compita para la próxima edición de los Premios Ig Nobel, un grupo de investigadores  del Georgia Institute of Technology de Atlanta han encontrado una ley anatómica y fisológica que se cumple en todos los mamíferos, desde los elefantes hasta los seres humanos o cabras: todos tardan aproximadamente 21 segundos en vaciar de orín su vejiga.

Patricia Yang y otros de sus colegas llegaron a esta conclusión luego de observar videos de animales del zoológico de la ciudad, en los que se dieron cuenta que los mamíferos, sin importar su tamaño ni su sexo, se tomaban un tiempo más o menos igual en todos los casos para orinar.

El equipo confrontó estudios previos al respecto en los cuales, sin embargo, para explicar este fenómeno, solo se toma en cuenta la presión dentro del sistema urinario. Yang y compañía consideraron también tanto el efecto de la gravedad como la longitud de la uretra.

“Muchas de estas investigaciones son en humanos o en animales más pequeños que los humanos”, declaró Yang, haciendo ver que por esta diferencia de dimensiones la fuerza gravedad debe ser un factor a considerar (en los elefantes, por ejemplo, la uretra tiene un diámetro de 10 centímetros y una longitud de 1 metro).

En este sentido, la relación entre tamaño de la vejiga y extensión de la uretra es proporcional entre mamíferos sin importar sus dimensiones, pues si bien por un lado cada uno tiene depósitos de orina que se corresponden con su tamaño general, por el efecto de la gravedad mientras los desechos líquidos transitan por la uretra estos se vacían en el mismo tiempo: en los animales grandes porque dicha fuerza acelera la caída y la consecuente expulsión y en los medianos y pequeños porque esta aceleración es mucho menor.

Las pocas excepciones a esta ley se encuentran en mamíferos sumamente pequeños como murciélagos y ratas, que pueden orinar y vaciar sus vejigas en menos de 1 segundo.

De acuerdo con los investigadores, este descubrimiento podría servir para diagnosticar infecciones urinarias en mamíferos de gran tamaño.

Los ojos de los venados cambian de dorado a azul conforme cambian las estaciones

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/17/2013

Es la primera vez que se ha visto que los colores de los ojos de un mamífero cambien de esta manera.

reindeer-Erling-Nordoy

En la alquimia, el venado simboliza la piedra blanca y la refinación femenina del espíritu; en la naturaleza, evoca una elegancia y una paz bastante únicas entre las especies. Estos atributos, que consciente o inconscientemente percibimos, son parte de la razón por la cual han sido la presa favorita de cazadores y el ornamento más común de los salones de casas poderosas. Pero además de esto, acaban de descubrir que sus ojos cambian de color del dorado al azul en el transcurso de un año. Dos colores, por lo demás, altamente connotativos.

Llevado a cabo por el Profesor Jeffery y sus colegas de University College London, el estudio reveló que los animales tienen una adaptación única a los inviernos árticos, en los cuales experimentan luz del día continua en el verano y oscuridad absoluta en el invierno. Como muchos otros mamíferos, los venados reflejan la mayoría de la luz a través de la retina durante los veranos y es por ello que parecen dorados.

En el invierno interviene una especie de visión nocturna aumentada, en la cual una capa de tejido detrás de la retina se vuelve menos reflectora y se ve azul. Este cambio es vital para ayudarlos a sobrevivir las intensas condiciones árticas.

Reindeer-eyes-Glen-Jeffery

“Esto les da mucha ventaja cuando se trata de rastrear depredadores, lo cual puede salvar su vida”, apuntó Jeffery. “Es la primera vez que se ha visto un cambio de color de este tipo en mamíferos. Al cambiar el color de sus ojos, los venados tienen flexibilidad para adaptarse mejor a las diferencias extremas entre los niveles de luz de su hábitat con el paso de las estaciones”.

La analogía de colores entre el ambiente y los ojos (dorado en el sol, azul marino en la noche) sugiere una suerte de diálogo simbólico entre los venados y el astro: un intercambio de luminosidad que insinúa correspondencia.

 

En el video Jeffery explica el proceso de su investigación (en inglés):