*

X

Premios Ig Nobel 2013: investigaciones científicas tan serias como absurdas y risibles

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/15/2013

Los ganadores de esa satirización de la actividad científica que conocemos como los Premios Ig Nobel han sido anunciados: una decena de investigaciones en las que el rigor cede su supuesta importancia al absurdo y la inutilidad de ciertos estudios científicos.

ig

Por estos días comienza a circular información y pronósticos sobre los Premios Nobel, el galardón que la Academia Sueca concede anualmente a los que considera los logros más importantes en diversos campos como la medicina, la física o la literatura. 

De manera paralela existen también los Ig Nobel, una parodia creada en 1991 por Marc Abrahams, editor y cofundador de la revista Anales de la Investigación Improbable, que nació con el propósito de evidenciar estudios científicos que van de lo absurdo a lo inútil —a pesar de toda la seriedad y el rigor con el que se realizan. Irónicamente, los Ig Nobel gozan de cierto prestigio, e incluso la ceremonia de premiación se realiza en el Teatro Sanders de la Universidad de Harvard. 

Este 2013 los ganadores ya han sido anunciado y premiados, en casi todos los casos por estudios que sorprenden por su excentricidad, una desmesura probablemente involuntaria en un ámbito caracterizado por la contención de su proceder.

A continuación los galardonados.

Medicina: Masateru Uchiyama, Gi Zhang, Toshihito Hirai, Atsushi Amano, Hisashi Hashuda, Xiangyuan Jin y Masanori Niimi, por estudiar los efectos de escuchar ópera en pacientes que recibieron un trasplante de corazón de ratón. 

Psicología: Laurent Bègue, Oulmann Zerhouni, Baptiste Subra, Medhi Ourabah y Brad Bushman, por confirmar científicamente que la ebriedad hace pensar a las personas que son más atractivas. 

Biología y Astronomía (conjunto): Marie Dacke, Emily Baird, Eric Warrant, Marcus Byrne y Clarke Scholtz, por descubrir que cuando un escarabajo pelotero se pierde, encuentra el camino de vuelta a su lugar de origen mirando la Vía Láctea. 

Ingeniería de Seguridad: Gustano Pizzo, por inventar un sistema electromecánico que aprisiona a quienes pretenden secuestrar un avión; el secuestrador queda atrapado en una especie de paquete que después es lanzado por el aire, equipado con un paracaídas, para que la policía lo recoja en el punto acordado.

Física: Shinsuke Imai, Nobuaki Tsuge, Muneaki Tomotake, Yoshiaki Nagatome, Hidehiko Kumgai y Toshiyuki Nagata, por descubrir los procesos bioquímicos por los cuales la cebolla hace llorar. 

Arqueología: Brian Crandall y Peter Stahl, por estudiar cómo los huesos de una musaraña muerta se disuelven en el sistema digestivo del ser humano. 

Paz: Alexander Lukashenko, presidente de Bielorrusia, por declarar ilegal en el país aplaudir en público y, como consecuencia, por permitir que la policía nacional arrestar a un hombre que aplaudió con una sola mano

Probabilidad: Bert Tolkamp Marie Haskell y Fritha Langford; y, por otro lado, David Roberts y Colin Morgan, por dos descubrimientos relacionados: el primero, que mientras más tiempo permanezca echada una vaca, es más probable que se ponga en pie pronto; el segundo, que una vez que una vaca se levanta, es impredecible el momento en que volverá a echarse. 

vaca

Salud Pública: Kasian Bhanganada, Tu Chayavatana, Chumporn Pongnumkul, Anunt Tonmukayakul, Piyasakol Sakolsatayadorn, Krit Komaratal y Henry Wilde, por desarrollar técnicas para restituir el pene a hombres que sufrieron una amputación (usualmente a manos de esposas celosas); estos procedimientos, sin embargo, se revelaron insuficientes en el caso de que el miembro haya sido parcialmente mordido y comido por un pato. 

[BBC]

El reloj de 10 mil años que existe enterrado en una montaña

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/15/2013

Diseñadores e ingenieros crearon un reloj que correrá por 10,000 años (la edad de la humanidad) sin detenerse nunca. Este generará melodías que nunca se repetirán y que fueron compuestas por Brian Eno.

122839498-b947e5bd-27cd-43ba-883e-23d242394abf

Existe un reloj gigantesco, de cientos de metros de altura, funcionando en las profundidades de una montaña en el oeste de Texas. Este reloj está diseñado para no parar en 10 mil años y cada cierto tiempo sus campanas tocan una melodía. Las campanas del reloj fueron compuestas por el músico Brian Eno, quien llamó al proyecto el The Long Now Foundation para indicar el sentido expandido del tiempo que provoca el reloj; el “largo ahora” de los siglos. Las campanadas están programadas para no repetirse por 10 mil años. La mayoría de veces el reloj suena cuando un visitante lo lastima, pero el reloj almacena energía de otras fuentes y ocasionalmente sonará cuando no haya nadie alrededor que lo escuche. Quién sabe cuántas hermosas melodías que nunca se hayan escuchado antes se perderán en el eco de la montaña.

 

Este reloj es el primero de muchos relojes milenarios que serán construidos alrededor del mundo. Hay otro de estos relojes que será construido en el este de Nevada, un sitio cubierto por los famosos brisltecone pines, que son los organismos vivos más viejos del planeta. Los diseñadores de los relojes esperan que las campanadas del reloj suenen el doble de tiempo que estos árboles, que viven alrededor de 5 mil años.

Diez mil años es aproximadamente la edad de la civilización, así que un reloj que dure lo mismo y que comience a correr ahora mediría el futuro de una civilización igual a su pasado. Eso asume que estamos a la mitad del extraño viaje en el que estamos (algo que implica un optimismo real).

El inventor del reloj, un inventor e ingeniero en computación llamado Danny Hills, introdujo la idea del reloj (en 1995) en este contexto:

No puedo imaginar el futuro, pero me interesa. Sé que soy parte de una historia que comienza mucho antes de lo que pueda recordar y continúa mucho más allá donde nadie me recordará. Siento que estoy vivo en un momento de cambios importantes, y siento la responsabilidad de asegurarme de que el cambio salga bien. Planto mis bellotas sabiendo que nunca viviré para cosechar los robles.

Quiero construir un reloj que suene una vez al año. La manecilla del siglo avanza una vez cada 100 años, y el cucú salga en el milenio. Quiero que el cucú salga cada milenio cada 10,000 años.