*

X
El efecto misterioso y científicamente "milagroso" del placebo tiene una enorme penetración y debería de ser incorporado en la más urgente investigación y en la salud pública.

placebo (1)

El placebo es un concepto fascinante en tanto a que muestra, de manera un poco fantasmagórica para la ciencia, que la sugestión mental es capaz de operar significativas transformaciones en el cuerpo. La pastillas de azúcar que suelen administrarse para los estudios científicos al ser etiquetadas como "medicina" son programadas y tienen poderosos efectos curativos. El poder de la mente es tal que algunos estudios sugieren que el placebo funciona incluso cuando se sabe que es placebo: lo importante es colocar a la mente en un estado positivo y someterla a un ritual (el acto de tomar una pastilla con disciplina a la cual se le puede imbuir ciertas propiedades conscientemente). Otro estudio sugiere que algunos de los beneficios del ejercicio pueden obedecer o estar potenciados por el efecto placebo: una serie de trabajadoras de limpieza fueron informadas que su trabajo diario suponía una excelente fuente de ejercicio; a otro grupo no se les dijo nada. Dos semanas después el grupo que había recibido la información había bajado de peso 2 libras y disminuido su presión arterial 10%.

Un nuevo estudio lleva el efecto placebo a un extremo un tanto bizarro y seguramente apreciado por las compañías de marketing. Investigadores de la Universidad de Chicago hicieron un experimento para observar qué tanto afectaban los anuncios del anitihistamínico Claritin su efectividad. En el estudio los sujetos que fueron expuestos a anuncios de Claritin durante un programa de TV reportaron una mayor efectividad al tomar el medicamento que aquellos que no fueron expuestos a los anuncios. Entre otras cosas, esto sugiere que la publicidad es esencialmente placebo.

El investigador farmaecéutico Derek Lowe teoriza:

¿La publicidad dirigida al consumidor incrementa la eficacia de un medicamento? ¿Esto es, el efecto mostrado en el experimento se traslada a las condiciones del mundo real? ¿Para cuantos compuestos sucede esto, y en que casos terapéuticos tiene mayor propensión a ocurrir? ¿Hay un beneficio económico o de salud pública real para este efecto, en el caso de que se pruebe significativo? ¿En dado caso, que tan grande es en comparación con el dinero gastado en la misma publicidad? ¿Y si las personas internalizan la idea de que la publicidad hace que los fármacos funcionen mejor, seguirá la publicidad teniendo este efecto después de esto?

Interesantes preguntas que nos hacen pensar en ciertos estudios que se podrían hacer analizando el efecto placebo del  "cambio deíctico", donde el espectador internaliza una narrativa y se coloca en el lugar de un personaje. ¿Después de ver un partido de futbol de La Liga de Campeones, nos volvemos mejores jugadores? ¿Jugar un videojuego en el que vivimos un proceso de sanación, nos ayudará a sanar?

Este reciente estudio de la Universidad de Chicago parece añadir data relevante a casos previos en los que se muestra que la "publicidad" que recibe un fármaco incrementa su capacidad curativa. El caso más radical es el relatado por Ernest Lawrence Rossi en su libro “The Psychobiology of Mind-Body Healing”. Rossi relata el caso de un paciente, el Sr. Wright, quien mostró una radical respuesta al placebo (el caso fue documentado por el Dr. Phillip West). El Sr. Wright tenía numerosos tumores del tamaño de órganos y se le pronosticaba apenas unas semanas de vida cuando escuchó sobre un nuevo medicamento para tratar el cáncer llamado “Krebiozen”. Entusiasmado, convenció a su médico para que le administrará este medicamento. Desde antes de recibir el medicamento el Sr. Wright ya mostraba un talante de radical mejoría y después de que se le administrará una inyección en  un plan de diez días, sus tumores habían prácticamente desaparecido. Dos meses después reportes en la prensa sobre el Krebiozen hacían referencia a que las pruebas clínicas no habían obtenido buenos resultados. Esto inmediatamente deprimió al Sr. Wright, quien volvió a desarrollar tumores. Pero el Dr. West había detectado lo sucedido y le comentó que los medios estaban desinformando y que había una nueva cepa de la medicina de mayor potencia. La recuperación de su tumor terminal fue aún más dramática. El Sr. Wright se mantuvo dos meses sin síntomas, pero lamentablemente un reporte de la Asociación de Médicos de Estados Unidos llegó a sus manos en el que simplemente determinaba que este fármaco era inútil. Poco después murió.

Rossi escribe sobre el proceso de placebo: “Obviamente, el sistema inmune del Sr. Wright debió de haberse activado por su creencia en la cura. La rapidez increíble de su sanación sugiere que sus sistemas autonómico y endócrino debieron de responder fácilmente a la sugestión, permitiendo que movilizara sus torrente sanguíneo con una increíble efectividad para remover fluidos tóxicos y desechos del cáncer en rápida disminución[...] Ahora sabemos mucho mas del ‘sistema límbico-hipotalámico’ del cerebro como el gran conector entre mente y cuerpo que modula la actividad de los sistemas autonómicos, endócrnos e inmunes en respuesta a creencias y a sugestión mental”.

Me parece que las preguntas que hace Derek Lowe son relevantes y se deben responder afirmativamente. Evidentemente la sociedad y la industria farmacéutica no están del todo listas para integrar al efecto placebo a la salud pública --pero esto es nuestro detrimento. Es propio de la conciencia infantil tomar una pastilla de placebo y curarse; pero es propio de una conciencia madura saber que no se tiene que tomar un medicamento para curarse --o que puede realizar casi cualquier ritual para potenciar un efecto de sugestión mental. Por otro lado la investigación de los mecanismos psicobiológicos que detonan el efecto placebo deberían de estar en la vanguardia de la investigación científica, recibiendo la mayor cantidad de fondos --al menos en un mundo donde la prioridad no es cronificar enfermedades y vender más fármacos. Una de las actividades que parece ayudar a generar una respuesta de placebo es la meditación, al generar una secreción de neurotransmisores inhibitorios. Aplicar conocimientos de la ciencia moderna, como puede ser el neurofeedback a técnicas ancestrales de meditación podrían revolucionar el sector de la salud, regresando la antigua noción de la medicina alquímica en la que toda enfermedad es considerada holísticamente como una manifestación de la psique (o alma) y como tal sólo la persona que la padece es capaz de curarse --generalmente a través de una integración de los traumas y procesos emocionales que la han llevado hasta ese lugar.  El estudio del placebo es importante ya que en sus mecanismos de acción yacen las claves de la autocuración.

Twitter del autor: @alepholo

 

Te podría interesar:

Estos son los hábitos de las personas verdaderamente felices

Salud

Por: pijamasurf - 08/03/2013

La felicidad, aunque tiene fama de ser un estado difícil o aun imposible de conseguir, puede verse sin embargo como una coincidencia de circunstancias, la suma de elementos que, como estos hábitos, cuando se reúnen nos hacen un poco más felices de lo que éramos.

felicidad

La felicidad es, casi desde cualquier punto que se le mire, uno de los propósitos más esenciales del ser humano. Las definiciones de felicidad, aquello con que esta se identifica, pueden variar si toman en cuenta circunstancias culturales e históricas, pero quizá, después de todo, lo que permanezca constante sea la búsqueda de la felicidad como una de las metas que han orientado desde siempre muchas de las acciones humanas.

¿En dónde se encuentra la felicidad? ¿En la calidad de las relaciones que mantenemos con nuestros semejantes? ¿En el dinero que ganamos por lo que hacemos? ¿En las cosas que compramos? ¿En la calidad de nuestra alimentación? ¿En la frecuencia de nuestras relaciones sexuales? ¿En los hábitos nos brindan bienestar corporal? ¿En el bienestar intelectual? ¿En la estabilidad de nuestras emociones? ¿Dónde?

Es posible que ahí y también en otros lugares, que sea al mismo tiempo un elemento que hace la diferencia y, por otro lado, una suma, una coincidencia de múltiples factores que, reunidos, otorgan ese improbable estado que conocemos como felicidad.

La ciencia, por su parte, no ha permanecido ajena a este asunto, y existen numerosas investigaciones que alguna aportación tienen al respecto.

A continuación enlistamos algunos de estos estudios, según los cuales existe un puñado de hábitos que, al tenerlos, nos ayudarán a conseguir o a acercarnos un poco el fuego vital de la feclidad.

 

Las personas felices conviven con personas felices

La felicidad es contagiosa. Investigadores de la Framingham Hear Study estudiaron por más de 20 años a personas que se encontraban preferentemente entre personas felices, descubriendo que de esta manera aumentaba su probabilidad de que ellas mismas fueran felices en el futuro.

 

Sonríen cuando tienen que hacerlo

La sonrisa puede o no ser un gesto común, frecuente: en buena medida depende del individuo. Si este tiene pensamientos positivos, felices, igualmente puede ser que una sonrisa acuda con más facilidad y naturalidad a su rostro. Curiosamente, según algunos estudios falsear una sonrisa durante una situación poco agradable puede empeorar el estado de ánimo.

 

Perseverancia.

Peter Kramer, psicólogo, asegura que la perseverancia y no la felicidad es lo opuesto de la depresión. Al parecer si hay algo que distingue a quienes son felices es su actitud ante el fracaso: siempre saben reponerse.

 

Intenta ser feliz

Un par de estudios publicados recientemente sostienen que basta con intentar ser feliz —con proponérselo, con buscarlo— para fortalecer el bienestar anímico, en especial en esos ámbitos que implican emociones positivas.

 

Celebrar también los pequeños triunfos

Los triunfos personales, casi sin excepción, nos llenan de felicidad. Sin embargo, lo usual es pensar estos como las grandes victorias, aquellas que se consiguen solo a costa de esfuerzo y aun sacrificio. ¿Pero qué pasa con los triunfos más modestos que se tienen cotidianamente? ¿No puede considerarse también digno de reconocimiento llegar puntualmente a una cita, terminar un libro, haber hecho reír sinceramente a alguien?

 

Gusto por los placeres sencillos

Como en el punto anterior, en el caso del placer existe también un reino de lo sencillo, lo minúsculo quizá, que a veces pasa desapercibido pero es capaz de proveer tanta o más satisfacción que los llamados grandes placeres. Darle sentido a las pequeñas acciones, ser agradecido con los dioses mínimos de la vida, está asociado con una sensación generalizada de regocijo.

 

Las personas felices hacen el bien a los demás

La felicidad puede mirarse también como un circuito que se nutre a sí mismo y así se sostiene (y de paso sostiene al mundo): hacer feliz a alguien tiene como consecuencia que otra persona haga feliz a ese primero de la cadena. Solo que, claro, aquí no hay primeros, ni últimos, sino solo una fuerza que se mantiene circulando entre quienes emprenden acciones en beneficio de otros. Según se publicó hace poco, por ejemplo, el trabajo voluntario repercute positivamente en tu salud.

 

Dejarse llevar

actividad

Cuando hacer algo nos complace, es muy frecuente que perdamos la sensación del transcurso del tiempo. Aquello que hacemos es tan satisfactorio, que todo lo demás deja de importarnos, incluso el paso de los minutos. Al parecer entregarse de esta manera a una actividad altamente satisfactoria —que también implica motivación y cierto grado de desafío— es importante para sentirnos felices.

 

Profundidad de una conversación

Hace poco la revista especializada Psychological Science publicó un estudio en el que mostró cierta tendencia de las personas felices por preferir conversaciones profundas, sustanciosas, en vez de plásticas sobre temas menores o banales. Al parecer es notablemente más satisfactorio hablar, por ejemplo, de la situación sentimental por la que se atraviesa en ese instante y no, digamos, del clima.

 

Gastar el dinero en otras personas

El dinero no compra la felicidad, pero al parecer, cuando se gasta en otras personas y no en uno mismo, aumenta la sensación de ser feliz. Al menos eso es lo que sostiene esta investigación.

 

Saber escuchar

Escuchar puede considerarse una de las habilidades fundantes del ser humano. Escuchar implica reconocer la existencia del Otro, respetar su visión de mundo, estar dispuesto a conocerla y aun aprender algo de ello. Escuchar requiere y genera confianza. Escuchar hace al Otro sentirse acogido, útil en el sentido de que sus palabras transformaron de algún modo la realidad de la persona que verdaderamente las escuchó.

 

Preferencia por las relaciones cara a cara

En nuestro tiempo pareciera que la tecnología de telecomunicaciones que tenemos a nuestra disposición es más que suficiente para estar en contacto con nuestros amigos, familiares e incluso nuestra pareja. La nuestra parece una soledad inédita, una soledad acompañada: una persona puede pasar todo el día frente a su computadora y, aun así, haber entrado en contacto con decenas o miles de semejantes, algunos más queridos que otros. Con todo, el movimiento anímico que implica tomar un autobús, un taxi o un avión para ir a ver a un ser querido —y después de esto, efectivamente verlo, estar con él— tiene repercusiones en nuestra necesidad de sentirnos parte de algo o de alguien, además de que el contacto físico disminuye las sensaciones ligadas con la ansiedad.

 

Ver el lado bueno de las cosas

El optimismo, tan atacado desde hace varios años, tiene sin embargo sus virtudes, quizá la principal el hecho de que ver el lado bueno de las cosas disminuye el estrés y sus síntomas, además de que incrementa nuestra tolerancia al dolor. Un estudio reciente mostró que tener una actitud positiva mejora la salud de quienes tienen padecimientos cardiacos.

 

Aprecia la música

La música, como una de las manifestaciones más elevadas del espíritu, mucho tiene que ver en la consecución de la felicidad. En esta investigación, por ejemplo, se notó que la música que escuchamos puede afectar la manera en que percibimos el mundo: una tonada triste nos hará ver un mundo triste, mientras que una feliz quizá aumente esa misma felicidad para el mundo.

 

 

Desconéctate

Aunque se trata de un fenómeno demasiado cercano (todavía) para estudiarse, varias voces han señalado ya los alarmantes niveles de ansiedad que acompañan nuestra vida perpetuamente conectada. El teléfono portátil, la computadora y otros gadgets mantienen casi de tiempo completo una parte de nosotros en ese otro mundo que es Internet y sus territorios. El fin de semana pasado el escritor estadounidense Jonathan Franzen publicó en The Guardian un ensayo en el que, entre varias otras cosas, denuncia este vicio del mundo contemporáneo en el que “tenemos que decir adiós a la estabilidad laboral y hola a una vida llena de ansiedad. Nos tenemos que volver tan incansables como el capitalismo”. Ante este panorama, ¿desconectarse no parece una alternativa deseable para la salud emocional? ¿Qué pasaría, por ejemplo, si dejaras Internet por un año?

 

La importancia de la espiritualidad

El cultivo de la espiritualidad nos hace reconocer que somos algo más que materia. Que una parte muy importante de nosotros está hecha de elementos intangibles pero valiosos. En casi todos los casos la espiritualidad y el reconocimiento de lo sagrado en el mundo nos hacer ser agradecidos, generosos, pacientes, tolerantes, además de otras actitudes que, cuando practicadas, redundan en nuestra propia felicidad.

 

Ejercítate

Es sabido que el ejercicio físico libera endorfinas, además de otras sustancias neuroquímicas que modifican nuestra actitud frente al mundo, casi siempre otorgándonos una sensación satisfactoria de la realidad. El ejercicio disminuye el estrés y algunos síntomas de la depresión, además de mejorar nuestras habilidades cognitivas y hacernos apreciar más nuestro cuerpo.

ejer

 

Busca la naturaleza

Una caminata de veinte minutos revitaliza, tanto el cuerpo como la mente y el espíritu. De acuerdo con numerosos estudios, el contacto con la naturaleza despierta las sensaciones de bienestar y felicidad en quien así lo experimenta.

 

Duerme bien

Cada persona tiene su propio ritmo de sueño y descanso, pero en todos es importante que este se cumpla para que lo mismo el estado anímico que el bienestar corporal funcionen correctamente.

 

Ríe tanto como puedas

Reír es más que una expresión: es toda una reacción química de nuestro cuerpo en la cual se liberan sustancias que combaten el dolor y la tensión, fortalecen el sistema inmune e incluso, como el ejercicio físico, controlan el apetito y reducen el colesterol.

También en Pijama Surf:

10 acciones simples y cotidianas que darán felicidad inmediata a ti y a quienes te rodean

¿Es probable que alcanzar la felicidad sea algo imposible?

[Huffington Post]