*

X
Timothy Leary postuló un modelo de conciencia llamado “El cerebro de ocho circuitos” que plantea “cerebros” interactivos que operan dentro del sistema nervioso. Cada circuito (o “cerebro”) se avoca a una esfera distinta de la actividad. Robert Anton Wilson expandió este modelo y, entre otras cosas, escribió el siguiente guión.

tumblr_kp7wffYzVn1qzaw2ro1_500

Robert Anton Wilson, es su Cosmic Trigger: Final Secret of the Illuminati explica:

Para entender el espacio neurológico, Timothy Leary asume que el sistema nervioso consiste de ocho circuitos potenciales, o “engranes” o mini cerebros. Cuatro de estos cerebros se encuentran en el usualmente activo lóbulo izquierdo y están interesados en nuestra sobrevivencia terrestre; cuatro son extraterrestres y residen en el “silencioso” o inactivo lóbulo derecho y son de uso en nuestra futura evolución. Esto explica por qué nuestro lóbulo derecho esta usualmente inactivo en esta etapa de nuestro desarrollo, y por qué se vuelve activo cuando una persona ingiere psicodélicos”.

Para cada uno de estos “mini cerebros”, Anton Wilson escribe un guión que se divide en “ganador” y “perdedor”; una suerte de simulacro de los dos diálogos internos que pueden surgir cuando nos enfrentamos con cada circuito.

 

1. La bio-sobrevivencia

Ganador

“Viviré para siempre o moriré en el intento”.

Perdedor

“No sé cómo defenderme a mí mismo”.

 

2. El emocional-territorial

Ganador

“Soy libre; tú eres libre; podemos tener nuestros viajes separados

o podemos tener el mismo viaje”.

Perdedor

“Todos me intimidan”.

 

3. El semántico

Ganador

“Estoy aprendiendo más acerca de todo,

incluyendo cómo aprender más”.

Perdedor

“No puedo resolver mis problemas”.

 

4. El socio-sexual

Ganador

“Ama y haz lo que desees”.

Perdedor

“Todo lo que me gusta es ilegal, inmoral o engorda”.

 

5. El neorosomático

Ganador

“Como me sienta depende de mi conocimiento neuronal”.

Perdedor

“No puedo evitar sentirme así”.

 

6. La metaprogramación

Ganador

 “Yo hago mis propias coincidencias, sincronicidades, suerte y Destino”.

Perdedor

“¿Por qué tengo tan mala suerte?”

 

7. El neurogenético

Ganador

“La evolución futura depende de mis decisiones ahora”.

Perdedor

“La evolución es ciega e impersonal”.

 

8. El neuroatómico

Ganador

“En la provincia de la mente, lo que se cree que es verdad es verdad,

o se vuelve verdad dentro de ciertos límites aprendidos por experiencia o experimento”. (Dr. John Lilly)

Perdedor

“No soy psíquico y dudo que alguien lo sea”.

 

[Deoxy]

Este intrigante cortometraje nos explica, audiovisualmente, las experiencias psicodélicas de acuerdo al poeta Henri Michaux

Screen Shot 2013-09-10 at 2.05.07 PM

Uno de los retos descriptivos más complejos a los que alguien puede enfrentarse, es a narrar una experiencia psicodélica a alguien que jamás ha ingerido una sustancia de esta naturaleza. Si bien hay oportunidades en las que puedes sentirte relativamente satisfecho, lo cierto es que siempre queda la sensación de que te has quedado corto. Lo anterior nos remite a una popular, y en mi opinión saludable, hipótesis: tal vez existen diversas experiencias humanas que son simplemente inenarrables. 

En 1964, la farmacéutica suiza Sandoz, famosa por haber sintetizado por primera vez en la historia el LSD, comisionó al escritor y pintor belga, Henri Michaux, a interpretar en un video los efectos alucinógenos de una sustancia. El propósito de esta peculiar pieza audiovisual respondía a un fin educativo, ya que intentaba familiarizar a científicos alrededor del mundo con esta experiencia psicoactiva, bajo la premisa de estimular la investigación formal sobre los psicodélicos. 

Presumiblemente Sandoz eligió a Michaux no solo por que era asiduo a las experiencias psicoactivas, también por que ya había incluido dentro de su obra ejercicios similares. principalmente las composiciones semántico-gráficas del libro Milagro Miserable (cuya edición en inglés introduce Octavio Paz).      

Como resultado de esta aventura psico-creativa nació Images du Monde Visionnaire, un video de 34 minutos que muestra intrigantes atmósferas, algunas de ellas poco deseables, compuestas por extraños ánimos sonoros y secuencias de imágenes que nos remiten a una especie de caos estético –con un toque de efervescencia sensorial del espectador, como catalizador. Para lograrlo, el poeta avant-garde recurrió a elementos como caídas de agua, vapores, patrones orgánicos que van trazándose, de manera hipnótica, sobre papel, y distorsiones geométricas.

A lo largo de nuestra historia, el vínculo entre arte y experiencias psicodélicas ha gozado de particular intimidad. Desde milenarias representaciones de viajes chamánicos y estados de éxtasis inducido, por ejemplo en el arte de distintas culturas mesoamericanas, hasta efusivas representaciones contemporáneas, por ejemplo la obra de Alex Grey o Robert Venosa.

En mi opinión, describir una experiencia psicodélica es relativamente imposible, pero si existe alguna herramienta para lograrlo, entonces tendría que ser el arte –recordemos la advertencia de Tolstoy: "una verdadera obra de arte destruye, en la conciencia del espectador, la separación entre el mismo y el artista". 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

 

Fragmento dedicado a la mezcalina

  

Fragmento dedicado al hashish