*

X

Inquietantes fotografías de trances espiritistas

Por: pijamasurf - 08/27/2013

En 2001, Shannon Taggart comenzó un proyecto de fotografía en Lilydale, Nueva York, la comunidad espiritista más grande del mundo. Allí se dedicó a estudiar filosofía espiritista y experimentó curaciones, lecturas y sesiones con médiums, todo ello con su cámara. “Me encontré con algo verdaderamente misterioso”, apunta Shannon. “Me topé con un mundo oculto, un sistema abandonado con una historia que se convirtió en la inspiración de mi teoría y praxis de la fotografía”.

Al llevar su cámara al límite de su funcionalidad Shannon logró fotografiar lo invisible;  cruzó la frontera de lo que se considera mal hecho y no profesional y así retrato algunos de los testimonios ectoplásmicos más asombrosos que existen hasta ahora. Elementos accidentales del proceso fotográfico (borrosidad, abstracción, movimiento, flare) se convirtieron en un agente de lo inmaterial.

Previo a las sesiones que Shannon fotografió, el cuarto fue registrado y a los médiums se les practicó un examen de las cavidades del cuerpo en presencia de un médico para asegurarse que no escondieran nada que pudiera ser utilizado como un truco de ilusiones. 

[Felixcircle]

El gesto es leve, elemental: saquemos al maestro del centro y pongamos a los alumnos. Giro copernicano en la educación. Pongamos a girar al maestro, volvámoslo orgánico al sistema pero no amo y señor del sistema y dejemos que el alumno, en el centro, nos reilumine.

sn73

Podríamos habernos apiadado del enorme buen trabajo que habían hecho por cientos de años los astrónomos ptolemaicos elaborando epiciclos sobre epiciclos para atender a las complejidades que les deparaba la observación. Apiadarnos –decía- y no asumir el giro copernicano.

Pero no. Con una velocidad inusitada para lo que la historia de la humanidad nos tiene acostumbrados, viramos hacia el modelo copernicano y Ptolomeo y sus ptolemaicos quedaron en la historia. Meritorios, pero equivocados. Cambio de paradigma.

Digo esto porque todos los días tengo impulsos de apiadarme de la escuela y sus enormes trabajos de ratificación desesperada. Miles de miles de planillas, planificaciones, concordancias, horarios, ajustes, parrillas y demás. Mucho tiempo puesto en eso. Mucho esfuerzo puesto en eso. Mucho empeño y mucha fe. Algunos talentos, incluso.

Pero no. Prefiero pedir disculpas por no apiadarnos del esfuerzo ajeno y seguir en la senda de la transformación escolar. Pasarlos –educadamente- a la historia; llevar esos cerros de tiempo invertido al museo de los méritos… pasados. Nos toca otra hora. Nuestro cambio de paradigma.

Algo insensibles, debemos mirar al frente, mantener alta la quijada y avanzar sin reparar mucho a los lados. Olvidarnos de las víctimas de la transformación y enfocarnos en sus beneficiarios. Son más estos últimos que los primeros. Pero cuesta, ¡cómo no! Resulta impertinente afirmar que esa trama sofisticadísima de epiciclos concatenados que acaban dibujando hasta una elipse, es falsa, no sirve más. Pero no servía más. Copérnico tenía razón. Lo mismo que me siento insolente cuando le digo a la escuela que ya basta, que así no y –conmovedoramente- nos insisten con sus horarios, sus records, sus sofisticados saberes ya inútiles, su experticia obsoleta. Lo lamento, pero ya no.

Cuando cae un paradigma legendario como la educación tal como la entendemos, cae con toda su historia y toda su tradición. Es la caída estrepitosa de un mamut. Habrá polvo, ruido, algo de sangre y pena. O de las Torres Gemelas. Se cae un ícono y con él un modo de hacer y de pensar. Se cae una tradición.

Porque cuando la resistencia de un paradigma obsoleto rebasa su propio tiempo y sobrevive de más, acaba sosteniéndose sobre hipótesis saturadas, bizarras y lo que fuera sensato pasa a ser maniqueo. Y entonces, de la convicción pasa a la resistencia. Eso engendra violencia, de los dos lados. Las cosas tienen su tiempo y cuando lo rebasan, degeneran y se tergiversan.

La escuela ya rebasó su tiempo. Ya debería haberse modificado. Su mantenimiento se va volviendo obsceno. Lo siento violento, porque es por cuenta de la necedad. O de la vanidad y del poder. La escuela ya debería haber cambiado, con menos tensión. ¿Por qué esperar hasta ahora? ¿Por qué habernos quedado hasta que la conspiración estudiantil nos arrincone, la denuncia de la prensa nos humille y la abulia profesional generalizada nos gane el día a día? ¿Por qué no cedimos antes, cuando hubiera sido mejor? ¿Por qué no cedemos ya mismo? ¿Qué tentación nos detiene?

O porque nos aterra el día después –que puede ser- o porque no sabemos ni cómo ceder ni en manos de quiénes. Una de dos. O las dos.

Los ptolemaicos ya sabían a las alturas históricas de los Galileos, Keplers y Copérnicos que lo suyo no resistía y que para que resistiera debían hacerle decir casi lo contrario a sus fundamentos. Quiero decir, que los epiciclos –elogio de la circularidad- construyeran las elipses –degradación de la circularidad. Ya sabían que para no mover a la Tierra de su lugar central debían contorsionarse hasta el límite y el absurdo, y que ni aún así… Sin embargo, resistían. Hasta con la Inquisición, cuando las creencias y el poder entraban en juego. Fueron feroces porque estaban derrotados.

Yo creo que debemos creer en el paralelo. Como allá, acá, en la educación, también los modelos no resisten más. La mera y obvia observación los contradice flagrantemente. No se puede seguir educando así. Y como entonces también, el paradigma saliente se redefine como si no fuera vocacional de lo que lo hizo ser y quiere poder decir cualquier cosa, todo, hasta su negación, con tal de no perder. Se dice constructivista, se dice interactivo, se dice participativo, dinámico, abierto… Pero no. Se contorsiona para justificarse y sacar pájaros muertos de galeras raídas con tal de no evidenciar su desacople. No quieren mover “su” Tierra del centro. No quieren perder su poder ni enjuiciar su credo. No quieren tocar sus templos.

Pero como entonces, acá también podemos hacer un gesto simple, básico y nodal y zafarnos, todos, del enjambre de epiciclos en el que estamos atrapados. Y respirar.

El gesto es leve, elemental: saquemos al maestro del centro y pongamos a los alumnos. Con eso ya casi habremos hecho todo. Giro copernicano en la educación. Pongamos a girar al maestro, volvámoslo orgánico al sistema pero no amo y señor del sistema y dejemos que el alumno, en el centro, nos reilumine. Como entonces, con ese movimiento se explicaría mejor casi todo. Y acompañemos ese giro con otro, sinérgico: saquemos al saber positivo del centro y pongámoslo a orbitar alrededor de las personas, de las usinas vivas de producción social de conocimiento que somos nosotros. Apuesto que lograremos una segunda potenciación de luz. Giro epistemológico.

Y asumamos las consecuencias. Las religiosas y las políticas. Desacralicemos lo que haya que desacralizar; empoderemos lo que llega y comencemos a tejer un nuevo modelo.

Parece fácil y no lo es, lo sé. Pero cada día que pasa es peor. 

Twitter del autor: @dobertipablo

Sitio del autor: pablodoberti.com