*

X

Colonias de bacterias forman imágenes psicodélicas repletas de color (FOTOS)

Por: pijamasurf - 08/07/2013

A través de organismos microscópicos o gigantescos como galaxias, el ente móvil y orgánico que llamamos por comodidad Naturaleza parece replicar y reproducir sus formas: Eshel Ben-Jacob, físico biológico y artista de la Universidad de Tel Aviv, ha manipulado distintas clases de bacterias para formar intricadas y cautivadoras imágenes.

Uno no suele asociar una bacteria con algo artístico, pero ese es precisamente el trabajo de los artistas: enseñarnos a mirar. Einstein, Newton, Kepler, Mendel o Darwin nos enseñaron a mirar de un modo nuevo el mundo natural. Aunque salvando las distancias, el trabajo de manipulación bacteriológica de Ben-Jacob plantea una manera de acercarse a la contemplación del crecimiento de las bacterias desde una perspectiva que recuerda más a un viaje de LSD que a un libro de biología de secundaria.

En sus propias palabras, Ben-Jacob describe así su trabajo:

Las bacterias deben mantener un orden, pero también deben mantenerse flexibles; así, cuando las condiciones cambian, pueden adaptarse mejor al medio ambiente. Tenemos afinidad por cosas que combinan ambas, orden y desorden. Si analizas la música clásica es lo mismo. Las cosas que nos gustan y cautivan son las cosas que presentan esa mezcla. (...) Incluso sin saber nada [de bacterias] puedes sentir que hay algo dramático ocurriendo.

[Smithsonian]

¿Qué dicen de nosotros las bebidas que elegimos? Un brindis visual (FOTOS)

Por: pijamasurf - 08/07/2013

James Bond suele pedir su vodka martini "agitado, no revuelto", esto es, apenas con el movimiento suficiente en la coctelera para que los ingredientes se mezclen sin que la rudeza del cantinero deje desagradables anillos de espuma en la superficie. Sin embargo, la distinción cuando Bond pide un trago revela más sobre su propio carácter que el trago mismo.

El alcohol ha estado presente en las civilizaciones humanas desde los albores de esta; la fermentación permitió conservar el exceso de las cosechas, y las propiedades estimulantes de las bebidas promovieron el solaz de la embriaguez y el culto dionisiaco. Sobre todo, no bebemos lo mismo por las mismas razones: nuestras bebidas son una pantalla en la que proyectamos nuestros deseos y expectativas, y en el que, al menos en lo que dura la embriaguez, estos deseos y expectativas se materializan.

En la exposición fotográfica The Drinking Show, los curadores Sasha Wolf, Matthew Pillsbury y Peter Kayafas recorrieron diferentes galerías y archivos fotográficos para reunir en un mismo espacio imágenes de diferentes sujetos y sus bebidas. 

Desde la siempre glamourosa Marilyn Monroe hasta personajes montados en una escena de resaca, la bebida sirve como pararrayos y espejo: la bebida, ese lubricante social, aporta su presencia fantasmal a la escena, produciéndola a su vez para el fotógrafo y evidenciando al sujeto. Tal vez sea precisamente eso lo mejor y lo peor del alcohol: su capacidad para hacer que las máscaras caigan y los deseos --admitidos o no-- salgan a la superficie.

Por eso, mejor moderación.

Salud.

[Slate]