*

X

Animación en 3D explica nueva teoría sobre la construcción de las Pirámides de Egipto (VIDEO)

Por: pijamasurf - 08/20/2013

 

Ya desde la época antigua las Pirámides de Egipto han estado rodeadas de un halo de misterio que han tenido pocas construcciones del mundo, lo mismo desde una perspectiva esotérica que desde otra más elemental: la pregunta por la manera en que fueron erigidas.

Recientemente el arquitecto de origen francés Jean-Pierre Houdin entró en debate con el egiptólogo Bob Brier a propósito de una nueva teoría que busca resolver esta interrogante.

Según sostiene Houdin, la parte inferior de las Pirámides fue construida gracias a una rampa externa, pero las partes superiores con ayuda de rampas internas (las cuales, además, todavía deben existir dentro del edificio). El arquitecto pasó cerca de 7 años elaborando modelos computacionales que prueben su hipótesis, enfocándose sobre todo en el caso de la Gran Pirámide de Guiza.

Brier por su parte desestimó esta idea en un artículo publicado en la revista Archeology del Instituto Arqueológico de Estados Unidos (el cual puede consultarse en este enlace), en el cual señala las dificultades técnicas que refutan la solución de Houdin.

Sea como fuere, en el video que compartimos se muestra una posible explicación a ese enigma que, al parecer, todavía permanecerá por varios años en el imaginario histórico del ser humano.

También en Pijama Surf: Rusos escalan ilegalmente la Pirámide de Giza, en Egipto, y toman estas increíbles fotos

[Open Culture]

La relación entre la ansiedad y la creatividad según Kierkegaard

Por: pijamasurf - 08/20/2013

El filósofo danés nos ofrece un valioso punto de vista acerca de cómo la ansiedad (esa cosa indefinida y aterratora) está estréchamente relacionada con la creatividad y por qué nuestra productividad depende de cómo nos relacionemos con ella.

black-smoke-artwork-HD-Wallpapers

Para Kierkegaard, la ansiedad es una fuerza dual que puede ser tanto destructiva como generativa, dependiendo de cómo lidiemos con ella. En su tratado El concepto de la ansiedad, el filósofo danés explica la ansiedad como el efecto mareador de la libertad y la inmensidad de la existencia humana: una posibilidad que o te paraliza o te invita a actuar. Escribe:

La ansiedad es completamente diferente al miedo y a conceptos similares que se refieren a algo definitivo; la ansiedad es la realidad de la libertad como la posibilidad de la posibilidad.

[…]

La ansiedad puede compararse al mareo. Aquél que por casualidad se encuentre mirando hacia el ancho abismo se mareará. Pero, ¿cuál es la razón para esto? Está tanto en su propio ojo como en el abismo, porque supón que no hubiera mirado hacia abajo. Es así como la ansiedad es el mareo de la libertad, que emerge cuando el espíritu quiere proponer la síntesis y la libertad se asoma al abismo hacía su propia posibilidad, echando mano de la finitud para soportarse a sí misma. La libertad se rinde ante el mareo. En ese preciso momento todo ha cambiado, y la libertad, cuando vuelve a surgir, se encuentra con culpa. Entre estos dos momentos está el salto, que ninguna ciencia ha explicado y que ninguna ciencia puede explicar. Aquél que se vuelve culposo en la ansiedad se vuelve tan ambiguamente culposo como es posible volverse.

Quizá sin tantos conceptos figurativos podamos entender que la ansiedad de la que habla Kierkegaard es esa parálisis ante lo indefinido. Estamos educados a actuar y tomar decisiones basados en lo limitado, lo finito, lo mesurable. O al menos eso creemos. Pero cuando estamos parados frente al acaso, entonces surge el mareo. Y el mareo es la ansiedad. Pero el filósofo lleva ese concepto un paso más allá diciendo que una vez que hemos sentido ese mareo y esa parálisis ante la libertad, cuando volvemos a sentirlo ya va cargado de culpa. Y la combinación de la culpa y la ansiedad, apunta, “es el peligro de caer; en otras palabras, el suicidio”.

Sin embargo, para Kierkegaard la ansiedad también es una gran educación para los hombres, y argumenta que el fracaso o la fecundidad dependen de cómo nos orientemos en la ansiedad. “Quien esté educado [en la posibilidad] se queda con ansiedad; no se permite a sí mismo ser engañado por su falsificación incontable y recuerda claramente el pasado. Así los ataques de ansiedad, incluso si son aterradores, no lo serán tanto como para que corra de ellos. Para él, la ansiedad se vuelve un espíritu de servicio que contra su voluntad lo lleva a donde realmente desea ir”.

Así, para Kierkegaard la relación entre la creatividad y la ansiedad es muy estrecha. Es precisamente porque es posible crear (crearnos a nosotros mismos, crear nuestras innumerables actividades diarias, escoger un camino y seguirlo) que uno siente ansiedad. Nadie sentiría ansiedad si no hubiera posibilidades. Y naturalmente crear significa destruir algo previo. La culpa de la que habla Kierkegaard tiene mucho que ver con defraudarnos a nosotros mismos al paralizarnos ante las posibilidades y no atrevernos a destruir y crear.  

[Brain Pickings]