*

X

Sistema de cableado que controla tu mente con puro placer

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/11/2013

“¿Qué pasaría si pudieras controlar los deseos de alguien más usando un aparato inalámbrico?”, postulan los científicos de la Universidad de Washington. De hecho, aunque parezca ciencia ficción, la ciencia para lograr esto ya existe.

 

k-bigpic
Los investigadores de la Universidad de Washington utilizaron un control remoto en ratones para estimular neuronas que liberan dopamina. Como resultado transformaron el comportamiento de los roedores, remotamente y en ausencia de cualquier recompensa tangible. Es decir, al momento que los ratones tocaban alguna parte específica de su cuerpo (como su nariz, por ejemplo) una descarga del químico dopamina los hacía sentir placer.

Esto lo lograron con optogenética, un campo emergente en el que neuronas vivas y otras células pueden ser manipuladas o controladas mediante tecnología óptica (normalmente con cables de fibra óptica). Aunque sólo ha sido tratado en animales no humanos como roedores y changos, los investigadores creen que eventualmente puede llegar a tratar parálisis, problemas del corazón, diabetes y, sobretodo, se podría utilizar para controlar el dolor de algunas enfermedades como el cáncer, o para la tratar la depresión y las adicciones. 

Su efectividad ha probado ser bastante prometedora; sin  embargo las implicaciones en cuanto al automatismo son evidentes (si se instituye, entonces seríamos controlados por algún extraño, como en el caso de los ratones). Lo que queda claro es que la dopamina está siendo explotada por la ciencia y que el futuro siempre será de los ratones primero.

[io9]

Un nuevo planeta azul (en el que llueve vidrios)

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/11/2013

Astrónomos encontraron un nuevo punto azul en el universo, sólo que aquí las tormentas de vidrio y los vientos hacen imposible que haya vida.

300px-Hd189733b_blue_planet_artUn planeta orbitando la estrella HD 189733, alrededor de 60 años luz de la Tierra, acaba de ser descubierto. Lo increíble es que se parece mucho a la imagen que el Voyager 2 mostró de la Tierra a finales de los años noventa. Es como un nuevo “pálido punto azul”, como escribió Carl Sagan, pero un poco menos hospitalario que  nuestro planeta.

Conocido como HD 189733b, este planeta es un mundo gigante y gaseoso que se parece a Júpiter, pero mucho más caliente. Con una temperatura ambiental de 980°C, tormentas de vidrio (sí, vidrio) y vientos que alcanzan 6,400 k/h, no es remotamente posible que albergue flora y fauna.

La medición de su color es un parteaguas para la exploración del Universo: proporciona claves importantes acerca de la composición de la atmósfera, lo cual podría informar a los científicos algo sobre los orígenes y la composición del planeta mismo. Y aunque con la tecnología actual no es posible hacer esto, observaciones como esta allanan el camino para estudios sobre verdaderas Tierras espejo.

 

 

[Time]