*

X

Sistema de cableado que controla tu mente con puro placer

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/11/2013

“¿Qué pasaría si pudieras controlar los deseos de alguien más usando un aparato inalámbrico?”, postulan los científicos de la Universidad de Washington. De hecho, aunque parezca ciencia ficción, la ciencia para lograr esto ya existe.

 

k-bigpic
Los investigadores de la Universidad de Washington utilizaron un control remoto en ratones para estimular neuronas que liberan dopamina. Como resultado transformaron el comportamiento de los roedores, remotamente y en ausencia de cualquier recompensa tangible. Es decir, al momento que los ratones tocaban alguna parte específica de su cuerpo (como su nariz, por ejemplo) una descarga del químico dopamina los hacía sentir placer.

Esto lo lograron con optogenética, un campo emergente en el que neuronas vivas y otras células pueden ser manipuladas o controladas mediante tecnología óptica (normalmente con cables de fibra óptica). Aunque sólo ha sido tratado en animales no humanos como roedores y changos, los investigadores creen que eventualmente puede llegar a tratar parálisis, problemas del corazón, diabetes y, sobretodo, se podría utilizar para controlar el dolor de algunas enfermedades como el cáncer, o para la tratar la depresión y las adicciones. 

Su efectividad ha probado ser bastante prometedora; sin  embargo las implicaciones en cuanto al automatismo son evidentes (si se instituye, entonces seríamos controlados por algún extraño, como en el caso de los ratones). Lo que queda claro es que la dopamina está siendo explotada por la ciencia y que el futuro siempre será de los ratones primero.

[io9]

Mar de nubes sobre el Mediterráneo: impresionante serie fotográfica de Jakob Wagner

Por: pijamasurf - 07/11/2013

Si en el universo es posible establecer la noción de correspondencia, probablemente uno de los ejemplos más elocuentes que existen al respecto se encuentra en el mar y en el cielo, ese doble espejo en el que uno y otro se asoman para mirarse mutuamente, ese “dolce color d'orïental zafiro” de Dante que a su vez encuentra reflejo en Góngora: “Que espejo de zafiro fue luciente”. El mar y el cielo que en el horizonte se confunden y se mezclan, un punto de unión que por inalcanzable se adivina simultáneamente inexistente pero posible.

En un ejercicio fotográfico que denota una persistente sensibilidad por estas cualidades poéticas intrínsecas a ambas potencias de la naturaleza, Jakob Wagner realizó recientemente una serie que tituló “Mar de nubes”, en la cual se observan las formaciones que coronan el Mediterráneo, sin duda uno de los cuerpos de agua más emblemáticos tanto del planeta mismo como de la historia de la humanidad.

Al final, la contemplación de estos paisajes sugiere que quizá el vínculo que da sentido a los fenómenos de nuestra realidad es esencialmente estético.

También en Pijama Surf:

7 increíbles formas de nubes (FOTOS)

Nubes que parecen cosas: una compilación de la sociedad de la apreciación de las nubes (FOTOS)

Imágenes vía My Modern Met