*

X

Michael Jackson pagó más de 35 millones de dólares por el silencio de más de 20 niños de los que abusó sexualmente

Por: pijamasurf - 07/01/2013

Archivos en posesión del FBI revelan que Michael Jackson pagó más de 35 millones y medio de dólares durante 15 años para comprar el silencio de las familias de más de 20 niños de los que abusó sexualmente.

michael-jacksonLa fama artística de Michael Jackson es quizá tan importante como los escándalos en los cuales se vio involucrado a lo largo de su vida, incluso desde su niñez y la singular relación que vivió con su padre.

De estos sin duda los que marcaron con mayor notoriedad la biografía del llamado “Rey del Pop” fueron los casos de abuso sexual a menores en los que se vio involucrado desde finales de los años 80.

Recientemente, como si esta polémica persiguiera a Jackson aun después de muerto, se hicieron públicos documentos en posesión del FBI según los cuales el hombre pagó poco más de 35 millones de dólares a las familias de más de 20 niños de los cuales abusó durante más de 15 años.

Los archivos incluyen investigaciones de detectives privados y transcripciones de conversaciones telefónicas y de otros tipos, con detalles como que en alguna ocasión una persona de su servicio doméstico lo sorprendió mirando películas pornográficas en compañía de un niño cuyos genitales tocaba. Curiosamente, ese mismo día la madre del menor se encontraba sentada a dos o tres filas en el cine privado de Jackson, al parecer sin que advirtiera lo que sucedía a sus espaldas.

En los documentos se citan los nombres de 17 niños, incluyendo 5 actores y 2 bailarines, de los que Jackson abusó. Asimismo hay alguno de origen europeo, los hijos de un guionista y otros.

Uno de los detectives involucrados en estas investigaciones fue Anthony Pellicano, quien actualmente cumple una sentencia de 15 años de prisión por grabar conversaciones ilegalmente.

[Mirror]

El escenario lingüístico alrededor del mundo está inmerso en una intensa transformación; en México 6 de cada 100 habitantes hablan una lengua indígena, mientras que 68 de ellas están por desaparecer.

lenguas

En el mundo, los países que albergan más diversidad de idiomas son Papúa Nueva Guinea, Indonesia, Nigeria, India, Camerún, Australia, Zaire, Brasil y México. En este último, por lo menos 6 millones 695 mil personas, habla alguna lengua indígena; las más practicadas son el náhuatl, el maya y las lenguas mixtecas.

Los lingüistas calculan que hace diez mil años, cuando habitaban el mundo entre 10 y 15 millones de personas, se hablaban unas 12 mil lenguas, hoy, según el proyecto The Endegered Laguages Proyect, se ejercen por lo menos 7 mil idiomas, de los cuales la mitad está por desaparecer. Se calcula que, de continuar esta tendencia, lo anterior se concretaría a finales de este siglo.

Hoy, el inglés es el idioma utilizado para mediar entre distintas sociedades. Existen más de mil millones de hablantes, ya sea como primera o como segunda lengua –cifra similar a los que practican el chino mandarín. Si bien resulta entendible que la actual interconexión mundial propicie el manejo de un idioma común, es importante preservar lenguas que albergan conocimientos milenarios y entendimientos sobre el mundo, únicos e irrepetibles. 

Según datos del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, en México existen 364  variantes, de 68 lenguas. Algunas de estas casi extintas, pues sus hablantes no llegan a una veintena. La iniciativa The Endangered Languages Project, ubica por zonas las lenguas que están por desparecer, y su número de hablantes. En México, por ejemplo, el mixteco del sureste de Puebla, únicamente es hablado por 1,330 personas, mientras que el maya yucateca es practicado por 16 individuos en todo el país.

Una lengua no es solamente un medio para comunicar ideas, cada palabra ideada, lleva consigo la manera en que un grupo concibe el mundo, y su propia identidad. La occidentalización, ha originado que “perdamos” perspectivas de otras culturas, para explicar la realidad. Recuperar y preservar las lenguas, debiera ser un compromiso para que las siguientes generaciones, accedan a otras perspectivas sobre esa búsqueda inacabable: entender la vida, y vivirla respecto a ello.

Twitter del autor: @anapauladelatd