*

X

Potencial terapéutico del sueño lúcido: de la superación de la ansiedad a la aceptación del dolor

Por: pijamasurf - 06/28/2013

A pesar de que pasamos gran parte de nuestra vida durmiendo y en ensoñaciones de la vigilia, el sueño lúcido ofrece un potencial terapéutico aprovechable desde la comodidad de nuestra cama.

Lucid Dreaming Experiences

El potencial terapéutico del sueño lúcido es una de las ramas con más potencial y que más interés suscita en la comunidad de estudiosos profesionales de este fenómeno de conciencia, a la vez que una de las que menos atención ha recibido.

Esto es comprensible porque la gente cree que ya en sí mismo acceder al sueño lúcido es suficientemente difícil, y todo va cubierto de un halo mítico y misterioso que no permite tomar en cuenta la siguiente perspectiva: si nuestros miedos o padecimientos psicológicos están hechos de la misma materia que nuestro inconsciente, y a través de los sueños accedemos naturalmente (durante un tercio de nuestra vida) a la experiencia onírica, ¿por qué no permitirnos explorar su potencial terapéutico, incluso por el hecho de que de todas formas vamos a pasar muchos años de nuestra vida durmiendo?

Robert Waggoner es uno de los expertos en el sueño lúcido que se ha dado a la tarea de analizar este fenómeno con mayor detenimiento. Después de la publicación de su libro Lucid Dreaming: Gateway to the Inner Self, Waggoner comenzó a recibir correspondencia de personas que afirmaban haber superado padecimientos como estrés postraumático o ansiedad extrema utilizando sus sueños lúcidos como zona de pruebas o simulacros para superar los sentimientos destructivos y tomar el control de sus vidas en sus propias manos.

Según Waggoner, soldados que vuelven de la guerra así como personas que han experimentado terribles dolores físicos (como el trauma de la amputación de un miembro) han encontrado alivio al volver a ponerse en la situación traumática durante el sueño lúcido. Y es que la lucidez onírica no es accidental: va de la mano con la intención del onironauta, intención que debe ser perseguida en la vigilia.

Así, si alguien desea volver a vivir una situación angustiante para analizar sus reacciones y sentimientos puede hacerlo en la seguridad del sueño lúcido: cosas tan "simples" como reunir el valor para subirse a un vuelo comercial o presentar una tesis de doctorado pueden ser experimentadas sin salir de  nuestra cama. 

El potencial curativo del sueño lúcido es descrito en forma de una larga tirada de preguntas retóricas, a las que por descontado (y con diversos ejemplos contenidos en sus libros), Waggoner responde con un sonoro "sí":

"¿Podrías utilizar el sueño lúcido para curar otras enfermedades mentales y emocionales? ¿Podría el sueño lúcido resolver fobias de la vigilia, como el miedo a volar? ¿Podría el sueño lúcido ayudar a un adicto a mantenerse limpio y sobrio? ¿Podría el sueño lúcido resolver el sentimiento de vaga ansiedad de una persona que sufre de ella?"

A diferencia de aprendizajes tan poco costosos monetariamente como los libros, soñar no cuesta nada y puede ayudarnos a traspasar esos umbrales imaginarios, esas jaulas invisibles en las que nos hemos encerrado a nosotros mismos.

[Reality Sandwich]

JR

El 96% de los niños genio en México se diluye ante la falta de estímulos

Por: pijamasurf - 06/28/2013

La falta de cultura hace que este tipo de niños se sientan distintos, renuncien a su apetito por aprender, además de perder su autoestima

 imagesSegún el Departamento de Psicología del Centro de Atención al Talento (Cedat), el 96% de los niños mexicanos que tienen un Coeficiente Intelectual (CI o IQ) alto, pierden sus capacidades sobresalientes antes de convertirse en adultos.

Andrew Almazán Anaya, de 18 años y director del Cedat, afirma que lo anterior se debe a que estos niños pierden sus ganas por aprender, debido al bullying escolar, y a la falta de compresión de los adultos. Almazán advierte que, “Muchos profesores, por desconocimiento, llegan a catalogar a estos niños como “el criticón”o “el preguntón”, y esto es una autorización explícita para que los otros compañeros empiecen a burlarse”. Este tipo de niños además, tienden a ser más sensibles, y por lo tanto a darse cuenta tempranamente de las agresiones de su entorno, por lo que pueden presentar daños psicológicos, baja autoestima y depresión.

El 80% de los niños “sobredotados”, estudiados por el Cedat, declaró haber sufrido hostigamiento escolar o bullying , en algunos casos con la participación de los profesores. El perfil de los niños con coeficiente alto en México, según esta organización, cumpliría las siguientes características:

1. Hiperactividad, que disminuye al presentarse una tarea demandante o de interés para el niño

2. Aprendizaje rápido

3. Distraído (por la hipersensibilidad de los sentidos), aunque con la capacidad de aprendizaje sin prestar atención

4. Interviene en pláticas de adultos y puede comprenderlas

5. Continuamente arma objetos o estructuras

6. Quiere imponer sus reglas

7. Sensible en el área emocional

8. Tiene baja tolerancia a la frustración, lo que genera una búsqueda incansable por conseguir siempre sus objetivos

El sistema educativo mexicano está fallando en la ubicación e impulso de este tipo de mentes, además de fomentar su desaparición –sobre todo en el caso de profesores burlescos, evidenciando una pésima preparación pedagógica por parte del profesorado. Se trata de una continua pérdida de valioso capital humano, y comprueba además, una nociva cultura de descalificación hacia el aquel que es “distinto” 

* Con información CNN