*

X

"Molly", la nueva encarnación del MDMA

Por: pijamasurf - 06/24/2013

El MDMA (o Éxtasis) ha pasado de ser una droga de fiesta a una droga de convivencia social para la generación Starbucks; sin embargo, su nueva presentación como "Molly" no hace menos peligrosos sus efectos adversos.

molly

En el mundo de las sustancias ilegales y su relación con la investigación de la conciencia (o el simple entretenimiento y el simulacro de iluminación y comunidad que aportan), el nombre comercial de las sustancias juega un importante papel en la narrativa dentro de la cual se inscribe la sustancia y los usuarios. Los ravers de los 80 y 90 no andaban por ahí diciendo que toman 3,4-metilendioxi-N-metilanfetamina (MDMA) --tomaban "Éxtasis" o "M", al igual que en los 70 los hippies no buscaban dietilamida de ácido lisérgico, sino LSD.

La última reencarnación del MDMA se comercializa como "Molly", y su presentación ha variado también: el MDMA fue patentado por los laboratorios Merck en 1914 y no volvió a aparecer hasta los años 70, cuando se buscaron algunos usos psicoterapéuticos debido a la empatía que la sustancia produce en los usuarios. Euforia, cercanía y disminución de la ansiedad, el MDMA pasó de ser una droga de fiesta durante los 90 a ser una sustancia casi tan común como la cafeína en algunos círculos de la población neoyorkina, por ejemplo en los gestores de bolsa de Wall Street.

La leyenda negra del MDMA afirmó durante mucho tiempo que la sustancia producía Parkinson, depresión aguda y "agujeros en el cerebro". El psiquiatra de la universidad de Harvard, John Halpern, afirma que esto es falso, y que la FDA ha aprobado que se investiguen los beneficios del MDMA en pacientes con estrés post traumático y control de ansiedad en pacientes terminales. "Una droga que de hecho mata células del cerebro --lo que no hace el MDMA-- es el alcohol", afirma. Esto, sin embargo, no quiere decir que el MDMA, aún en su nueva encarnación de Molly, sea una droga inocua o que deba tomarse a la ligera.

molly2

Molly viene como un polvo cristalino, lo que le ha dado la impresión de ser una forma más pura de MDMA a algunas personas que nunca habían probado ningún tipo de drogas. Además "Molly" en el nombre mismo tiene algo de infantil, maternal y seguro, como "Mary Jane" para la cannabis o "Lucy" para el LSD. Así, Molly se abre paso a gran velocidad no en la escena de la fiesta y el baile como en los 90, sino en una generación de profesionales jóvenes que realizan cuidadosas decisiones de compra sobre su comida orgánica, su café hiperpersonalizado y su ropa libre de texturas sintéticas.

El peligro sigue siendo confiar en que la sustancia que se consume sea lo que efectivamente dice ser: nadie puede comprobar a primera vista la pureza de una sustancia, y nuevos compuestos son probados tanto para generar nuevos efectos como para comprometer la pureza de una sustancia (la cual, según una vieja ecuación, es menos pura mientras más lejos se encuentre de su fuente de producción, como la cocaína, cuya pureza es inversamente proporcional a la distancia del comprador con Colombia.)

Otros peligros propios del MDMA son efectos secundarios como rigidez en la mandíbula, deshidratación, ansiedad, insomnio, fiebre, pérdida de apetito, además de hipertermia, espasmos, alta presión sanguínea y depresión durante los días posteriores a su uso, debido a la caída en los niveles de serotonina del cerebro (que son llamados por algunos "Suicide Tuesdays", la resaca retrasada de la fiesta del fin de semana.) Por si sola, sin embargo, la sobredosis es poco común: sólo dos personas han muerto en Nueva York a causa del MDMA según un estudio en las salas de emergencia de Nueva York, entre 1997 y el 2000, aunque el uso de la sustancia se ha incrementado desde entonces.

Una dosis de Molly puede costar entre $20 y $50 dólares y es una droga de mayor aceptación social que la cocaína, puesto que no produce adicción física. La cocaína es sórdida, peligrosa y adictiva; la cannabis tiene un olor demasiado fuerte; Molly, en cambio, es una droga discreta, pero sería peligroso decir que es inocua: "Es cierto que [Molly] no es como la cocaína", afirma Car Marnell, una antigua usuaria, "y no hace que te raspe la nariz, pero a veces la tomas y no puedes dormir o te pones muy enfermo. Con todo, es una droga dura."

También en Pijama Surf: "Mitos psicoactivos: cómo las narrativas de las drogas alteran sus efectos en nuestra psique."

[NYTimes]

¿Eres un sociópata?

Por: pijamasurf - 06/24/2013

Los sociópatas (o psicópatas, según el contexto) están entre nosotros, pero no todos cometen horribles crímenes; algunos de hecho pueden ser bastante encantadores y exitosos.

socio

Cuando pensamos en un sociópata o un psicópata (términos que muchas veces se utilizan como sinónimos según el contexto clínico o social) solemos pensar en Ted Bundy o algún notorio asesino serial: alguien capaz de torturar y manipular a la gente por el simple placer de hacerlo. Pero la sociopatía, de hecho, podría ser algo que se encuentra a bordo de mentes como la de los presidentes o los líderes de empresas, es decir, de gente que debe funcionar de manera perfecta en sociedad.

Se estima que 4% de los estadunidenses presentan conductas sociópatas en su vida diaria, e incluso presidentes como Theodor Roosevelt y John F. Kennedy han sido declarados sociópatas debido a lo que puede interpretarse como una necesidad de dominación y control absoluto.

La sociopatía es un desorden de personalidad que se manifiesta en el trato con uno mismo y los demás, y puede incluir conductas deshonestas y manipuladoras; para la literatura médica, los sociópatas son encantadores, narcisistas y carecen tanto de remordimientos como del control de sus propios impulsos. Robert Hare, psicólogo criminal, diseñó una prueba en 1980 para el diagnóstico de la psicopatía, el cuál es usado aún para determinar si un criminal puede salir bajo fianza o merece penas más severas. Hace unos años, Hare mismo afirmó que "es cuatro veces más probable hallar un psicópata en lo más alto de la escalera corporativa que encontrarlo en la oficina del conserje."

En el libro Confessions of a Sociopath ("Confesiones de una sociópata"), M.E. Thomas describe en primera persona el problema de ser una abogada con un curriculum prestigioso, profesora universitaria y sociópata de tiempo completo. Aunque es una persona "normal" por fuera, Thomas cuestiona los fundamentos mismos de la normalidad al confesar que fantasea constantemente con asesinar personas, se distancia de sus amigos cuando estos tienen problemas personales y dejan de parecerle divertidos, además de la lucha constante contra los periodos de autodestrucción.

Otra clase de sociópatas son los corredores de bolsa de Wall Street. Bernie Madoff, quien se encuentra en prisión por defraudar fiscalmente por $65 mil millones de dólares a accionistas y asociaciones caritativas alrededor del mundo (conflicto tan grave que incluso uno de sus hijos se suicidó a raíz del incidente), le preguntó a su terapeuta si creía que él era un sociópata. Ella respondió que no, puesto que Madoff tiene moral y puede sentir remordimientos: sabe que lo que hizo estuvo mal, aunque no pudiera controlar sus impulsos. Pero el que Madoff haya logrado manipular a tanta gente para hacerse con su dinero no permite hacer una barrera definitiva entre lo que es un sociópata y el que no lo es.

sociopata

Aunque Thomas afirmara que los sociópatas o psicópatas no suelen matar gente, confiesa que desde niña fantaseaba con matar a su padre con sus propias manos, además de estrangular gente que veía en su rutina escolar, o ahogar bebés en la piscina cuando era niña; aunque no lleven a cabo estas fantasías, los sociópatas se entretienen en ellas sin consecuencias. Un entretenimiento menos saludable, sin embargo, consiste en "arruinar a la gente"; en palabras de Thomas:

"Sé que mi corazón es más negro y más frío que el de la mayoría de la gente; tal vez por eso es que estoy tentado a romper los suyos."

¿Entonces es posible vivir funcionalmente en sociedad siendo un psicópata, y cómo podría hacer la sociedad para contener y aceptar a los psicópatas dentro del núcleo? Muchos investigadores se muestran reticentes a aceptar que la sociopatía y otras enfermedades mentales podrían ser catalogadas como formas de discapacidad en un futuro cercano, sobre todo por la dificultad de un diagnóstico preciso. John Edens, profesor de psicología de Texas A&M, quien además evaluó psicológicamente a Thomas y confirmó el diagnóstico de psicopatía, cree que "decir que alguien es o no psicópata es un poco como dibujar una línea arbitraria en la arena", pues mucha gente muestra rastros de conductas psicópatas de manera más o menos pronunciada que otras.

¿Qué hacer, pues, con los soldados que vuelven de la guerra con estrés post-traumático, con el cirujano que no tiene buen trato social pero que salva vidas con decisiones rápidas en la sala de urgencias, con los inversionistas de Wall Street que juegan y apuestan las fortunas de la gente por un rush parecido al de los apostadores de Las Vegas y con la gente que rebasa los semáforos en alto sin considerar la seguridad de los demás?

Para Thomas, la terapia simplemente no funciona, y en su caso acredita el dedicar tiempo a su blog sobre sociopatía y a la religión mormona por mantenerla relativamente estable. "Tengo una tendencia naturalmente manipuladora", dice Thomas, por lo que la doctrina mormona, con el énfasis en que todos pueden cambiar y las muchas actividades sociales que realizan, son una válvula de control para su comportamiento destructivo. Sin embargo, aún falta mucho tiempo y estudios comprender la naturaleza de trastornos de conducta como la psicopatía, por lo que no debería sorprendernos de convivir a diario con varios de ellos, tal vez más cerca de lo que nos imaginamos.